Los CRÍMENES de los nazionales en Cantabria: “Sólo hay una forma de tratar a los ROJOS, matarlos.” 2, Las VÍCTIMAS

CRÍMENES de los nazionales en Cantabria, Parte 2, Las VÍCTIMAS word pressViene de Parte 1, LA REPRESIÓN

Desde la entrada en Cantabria del ejército nazional comenzaron a producirse los primeros “paseos”. En cada pueblo, en cada localidad, “rojo” que encontraban, “rojo” que fusilaban en las tapias del cementerio y valía también el hermano, la hermana o el pariente, si el “rojo” buscado estaba huido. En el cementerio de Ciriego de Santander yacen mas de 1.200 Republicanos identificados, como el socialista Ángel Martínez Ros, o José Lafuente López, acusado de defender la Legalidad Republicana.

Un monolito en el cementerio de Ciriego recuerda a los 21 antifascistas asesinados a garrote vil por los franquistas en la Prisión Provincial de Cantabria, entre ellos: Vicente León (36 años), Francisco García Gutiérrez (41), Eduardo Jordán (43), Ángel Herrera (26), Andrés Ruiz Asuero (45), Pedro Mediavilla (29), Esteban Obregón (37), Agustín Tejera (38), Maximino Gutiérrez González (23), Eloy García Gil, Jesús Gómez Sánchez (33), Eusebio Álvarez Hervia (32), José Muñoz López (20), Manuel Rueda (32), José Solar (52), Benito Palacios (35), Manuel Fernández Gómez (30). Tras la guerra agarrotaron a Amós Campano (31) y Manuel Obeso (33).

Más de 60 Republicanas cántabras, las “Rosas Rojas de Cantabria” fueron fusiladas por los franquistas en las tapias de Ciriego. En 1937, Obdulia Martínez, Eugenia Poo, Dolores Vega, Magdalena Vicente, Manuela García, Ernestina Enríquez, Pilar Benito, Guadalupe Fernández, Pilar González, Alejandra Bañuelos, Damiana Pérez, de 18 años, la menor de todas ellas, Manuela Pescador y otras 5 mujeres desconocidas; en 1938 Petronila Antonio, Hermenegilda Oria, Pilar Mijares, María González, Ricarda Uría, María Hoz y Justa Moreno a quien fusilaron después de dar a luz. En 1939 cayeron Felisa Revuelta, Severina Barreda y Encarnación Ochoa. En 1941 Rosa Pérez, y en 1942 María Otí, Balbina Fernández, Isabel Abascal, Teresa Ruiz y María Salas. En el cementerio de Liérganes yacen 2 jóvenes muchachas asesinadas por la guardia civil.

La antifascista Matilde Zapata, 32 años, la Pasionaria de la Montaña, fue fusilada en Ciriego en 1938. Con ella murieron 6 hombres . Pudo haber sido asesinada a garrote vil después de sufrir torturas. Daniela Revuelta, militante anarquista fue fusilada en 1939, en Ciriego junto con 14 hombres. La Republicana Fidela Díez Cuevas, 17 años, padeció tremendas aberraciones en la cárcel de Torrelavega por una manada de falangistas, murió enseguida. En el cementerio de Torrelavega fue fusilada Josefa Bezanilla. En el frontón de Reinosa Rosa García, Lidia Fernández, Felisa Lasuén, Teresa Ceballos, Felisa Barriuso y Asunción Castañeda. En Miera fue fusilada María Jesús Gutiérrez. Al menos 3 de esas mujeres estaban embarazadas, hubieron de esperar a dar a luz para sufrir la ejecución.

Mas de 50 Republicanas fallecieron en las prisiones franquistas de Cantabria, 7 de ellas eran bebés de menos de 3 meses nacidas en la prisión de Las Oblatas, en Santander. Otras 6 cántabras murieron en la cárcel vasca de Saturraran, algunas fusiladas como la sirvienta y activista Republicana Martina Iglesias Molinero. El alcalde de Potes Fernando Gómez Otero, 43 años, de Izquierda Republicana, fue fusilado en Ciriego en 1939. El estudiante Republicano Santiago Gil Santos, fue arrastrado hasta la muerte por un coche y enterrado junto con otros 12 en la cuneta de la carretera de Potes a León. En las tapias del cementerio fueron fusilados en dos tandas de 14 vecinos de la capital lebaniega.

El precio que tuvieron que pagar los militares que no se sumaron al Movimiento fue alto. Fueron fusilados en virtud de sentencia de los respectivos consejos de guerra, además del coronel José Pérez y García Argüelles y del coronel de la Guardia Civil Román Morales Martínez, el teniente coronel Antonio Gudín, el capitán José Bueno Quejo, el teniente Victorino Martín García, el alférez Manuel Barba del Barrio, el teniente de la Guardia Civil Emilio Ortíz Araus, el alférez de la Guardia Civil Ignacio Vecina Esteban, los brigadas Ricardo Fernández Rubinos, Vicente Carballido Gómez, Julio Lozano Torrado, Ángel de la Peña López, Felipe Avelleira Rojo, Ricardo Íñigo Portillo, Ángel García Linares, Sebastián Tabarés Safont, Luis Holguín Lobato, los brigadas de Carabineros Patricio González Redondo, Manuel Espronceda Cuevas e Ignacio Macías Hidalgo, el sargento Santiago Bañuelos Iglesias, el de la Guardia Civil, retirado, Eduardo Niza Vargas, el brigada Francisco Baldellón Cubero.

Los franquistas asesinaron a jefes de extracción miliciana: Fusilado el comandante de milicias ugetista Pedro Rioyo (31 años) y el comunista Arsenio Cieza Solana (34); agarrotados el socialista Mateo Pérez Rasilla “El Che” (47), y el comandante comunista de milicias Miguel Pacheco Blánquez (37). Otros asesinados fueron Olegario Elizondo Guerra (35), Leonardo Mesones de Félix (63), Eugenio Ortega Ruiz (23), Domingo Pozas Acebo y José Suárez Otero.


Documentos: Cuatro derroteros militares de la guerra civil en Cantabria, Jesús Gutiérrez Flores y Enrique Gudín de la Lama. Imagen Original de Antonio Saura


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ