HIGINIO CARROCERA, EL MILICIANO ANARQUISTA QUE NUNCA RECULABA, condecorado por su heroica defensa de El Mazucu, fusilado por los fascistas el 8 de mayo de 1938

Higinio Carrocera word pressHiginio nació en Barros (Langreo) en una familia obrera, trabajó en el campo y como metalúrgico en Duro Felguera afiliándose a la CNT. La Felguera y Gijón, eran bastiones anarcosindicalistas en cuyo ambiente se formó Higinio. Participó activamente en todas las luchas sociales, siendo detenido muchas veces, desde los años 1930, y después con la República.

Al comenzar la Guerra Civil participó con la CNT y la FAI en la toma del cuartel de la guardia civil de La Felguera, y el 20 de julio, con 400 anarcosindicalistas, tomaron Gijón y sus 3 bastiones facciosos, la fábrica de gas, el cuartel de la guardia civil, y el fuerte del cerro de Santa Catalinael. El 21 de agosto, tras combates encarnizados, encabezó la captura del cuartel de zapadores de El Coto y Simancas. El arrojo de Higinio fue vital y evitó una masacre, ordenando a gritos acabar con la matanza, ya que debían salvar a militares republicanos presos en el interior del cuartel. Higinio Carrocera se convirtió en un miliciano intrépido cuya leyenda le precedía, por su capacidad para la dirección de la batalla, su empeño en evitar represalias entre los enemigos capturados, la captura de preciado armamento, su habilidad para moverse con agilidad por todos los frentes. Fue el responsable de la voladura del puente sobre el Nalón entre Muros y Soto que detuvo el avance franquista por el Occidente.

En Langreo formó un batallón de unos 500 combatientes, el 24 de agosto en Salas frenó a las columnas franquistas que avanzaban desde la costa gallega por Malleza y Mallecina, y con astucia, dinamita y coraje las hicieron retroceder hasta San Martín de Luiña. Después en Villafría fue herido de gravedad, pero se recuperó y se unió a los esfuerzos por parar a las columnas que se dirigían a Oviedo, Fue destinado 6 meses a Belmonte poniendo en graves aprietos las comunicaciones de los facciosos.

En septiembre de 1937 los franquistas arremetían con fuerza tras tomar Santander. Higinio y la 192 brigada móvil a su mando les hicieron frente. El día 8 las brigadas fascistaa avanzaban desde Llanes tratando de forzar las posiciones leales del desfiladero del Mazucu. Los franquistas disponían de 33.000 hombres apoyados por los bombardeos del Almirante Cervera, y por un impresionante número de aviones de la Legión Cóndor, cazas y bombarderos Heikel 46. Su ímpetu fue frenado en seco por las fuerzas republicanas, que aunque no superaron nunca los 6.000 efectivos, derrocharon coraje y heroísmo conteniendo durante 15 durísimos días la poderosa maquinaria de guerra fascista y retardando la caída del frente Norte. El papel de Higinio Carrocera fue decisivo, los que lucharon a sus órdenes lo bautizaron como ‘El héroe del Mazucu’. En octubre seguían combatiendo en Cangas de Onís.

El 3 de octubre se concedió a Higinio Carrocera la Medalla de la Libertad, pero no acudió a recogerla, comunicó por teléfono que las medallas “están en las trincheras”. Pero la resistencia era imposible, el frente del Norté cayó, era la desbandada. Higinio decidió embarcar el último, siendo capturado, conducido a La Coruña y a la cárcel de Oviedo. Acusado de “rebelión militar” los franquistas quisieron aprovechar su valor y capacidad militar, y trataron infructuosamente de captarlo para sus filas. Fue condenado a muerte en una farsa de juicio.

Higinio escribió a sus compañeros: “Me ha correspondido La Filomena en el Consejo de Guerra, pero no me importa, es un orgullo morir por la libertad, una causa justa y noble”. Se arrancó 4 piezas de oro de su dentadura para que se las hicieran llegar a su madre. Delante del pelotón Higinio arengó a los soldados exculpándoles “del acto criminal que vais a cometer, los oficiales son los únicos responsables, quizás algún día tengáis que enfilar vuestros fusiles contra ellos. ¡¡Viva la CNT, viva la libertad!!”. En esa misma jornada fueron ejecutados 30 prisioneros de un total de 259 cuyos asesinatos se fueron dosificando durante esos días. A las 5:30 de la mañana del 8 de mayo de 1938 los franquistas fusilaron en el cementerio civil de Oviedo a un hombre extraordinario, el anarcosindicalista Higinio Carrocera Mortera, tenía 30 años.


Documentos originales: El Comercio, (M. Gutiérrez), La Marea (Félix Población), Atlántica, Jesús Aller, Antón Saavedra. Agradecimiento muy especial a Fernando Romero, periodista ovetense que ha rescatado la figura del Héroe del Mazucu en su libro Caerán bajo la espada. Higinio Carrocera, la lucha de un anarquista, publicado por la Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

LA MATANZA DE ENFERMERAS Y TRABAJADORES REPUBLICANOS DEL HOSPITAL DE VALDEDIÓS, al menos 12 mujeres y 5 hombres, ellas violadas, TODOS ASESINADOS POR TROPAS FRANQUISTAS EN 1937

valdedios word pressEl comandante Emilio Molina que mandaba a los soldados navarros de la 6ª Brigada Navarra carlista, ordenó liquidar a bayonetazos a 70 prisioneros republicanos  en Caravidales el 19 de octubre de 1937. La tarde del 22 de octubre, estos asesinos encontraron al personal del Hospital Psiquiátrico ovetense de La Cadellada evacuados en el monasterio de Valdediós (Asturias): Enfermos, médicos, enfermeras, mantenedores, cocineros y limpiadoras, todos, o casi, afiliados a sindicatos y colaboradores del Socorro Rojo.

Al caer la noche, los militares se descontrolaron, forzaron a las mujeres del Hospital a cocinar una macabra cena, a bailar contra su voluntad, y durante la cena sus instintos se desmandaron en orgía de alcohol y abusos sexuales. Tras golpear y violar a las mujeres, los franquistas las condujeron, y a varios hombres, a rastras hasta un bosquecillo de castaños. El cura castrense, lejos de paralizar la matanza, bendijo la barbarie y ofreció confesión a las víctimas que, obligadas a cavar varias fosas, fueron fusiladas y reventados sus cráneos a balazos por sus verdugos. Una niña de 15 años y 14 enfermeras fueron violadas y asesinadas, así como 4 celadores del hospital. Antonio Lorenzo, hijo de la enfermera Conchita Moslares, asegura: ”..se llevarían sobre 33 personas, las obligaron a excavar fosas, acostarse en el fondo, y así los mataron. Después de eso los perros andaban desenterrando restos humanos y alguien los enterró mejor”.

La Sociedad Cientifica Aranzadi, los voluntarios que con ella colaboraron y los memorialistas asturianos de Todos los Nombres Asturias lograron exhumar 17 cuerpos en el año 2003. Hay 14 con el cráneo fracturado por disparos en la proximidad del oído, lesiones calificadas de violencia homicida. Son 12 mujeres y 5 hombres, 8 de ellos pertenecen con total certeza a las enfermeras Rosa Flórez y Oliva Fernández; a los enfermeros Urbano Menéndez, Emilio Montoto y Antonio Piedrafita muerto éste último de un tiro en la espalda mientras intentaba la fuga; a las limpiadoras Claudia Alonso y Soledad Arias y a la ayudante de cocina Luz Álvarez Flórez.

Aquel día desaparecieron para siempre otras 13 personas, las cuales deben estar en otra fosa aún por localizar. Eran las enfermeras Julita Menéndez, María Teresa Martínez, Marian Solís y Pilar Quirós; los enfermeros David Cueva, Antonio González, Manuel Vallina, Antolín González y Casimiro García; la limpiadora Soledad Méndez; la lavandera Felicidad Álvarez; la planchadora y costurera Consuelo Iglesias; y la cocinera Francisca Vázquez. Es probable que los restos de otros trabajadores del hospital de los que a partir de entonces no se volvió a tener noticia, estén entre los que se hallen cuando pueda encontrarse la 2ª fosa, de paradero ignoto.


Documentos: Público (Alejandro Torrús), Todos los Rostros, El cielu por asaltu (Mazhuku), El País (Javier Cuartas), UPV/EHU: Pedro de la Rubia, José Antonio Landera, Manuel Solórzano, Jesús Rubio, y agradecimiento especial al Doctor Francisco Etxeberría (1 y 2)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

RAFAEL MONTORI, ALCALDE REPUBLICANO DE LOPORZANO, asesinado y decapitado por los fascistas en 1936

RAFAEL MONTORI 2 word pressRafael Montori quería ser abogado, su padre le pidió que dirigiera la hacienda familiar como hijo mayor que era, finalmente Rafael se instaló en Huesca, donde abrió una pensión y un bar en el número 31 de la calle San Orencio, mientras su hermano se ocupaba de las tierras de la familia. Su esposa Luisa Bravo Abad tomó las riendas del negocio de la hospedería, mientras nacían las hijas del matrimonio: Orosia, Antonia, Presentación y Ángeles, un personaje muy reconocido en el mundo de la jota aragonesa.

Rafael era un convencido republicano de ideas socializantes, ganó las elecciones municipales en Loporzano y amplió la ley de reforma agraria, estableciendo lotes de tierras en dominios comunales para que los jornaleros más pobres tuvieran alguna oportunidad de salir adelante dignamente; pero contemporizaba con tradiciones religiosas conviviendo en paz con las tendencias laicas. El 19 de julio de 1936 Rafael fue detenido por elementos fascistas en Huesca, depuesto en la alcaldía e ingresado en prisión. También iba a ser detenida su hija Orosia, al enfrentarse a uno de los militares que dirigían la operación contra Rafael, siendo encarcelada el 23 de julio.

Cada día su otra hija Presentación les llevaba la comida a la cárcel en una cesta y los militares le devolvían vacía la cesta del día anterior. Un día la cesta que le devolvieron pesaba más de lo habitual. Al mirar dentro la hija encontró la cabeza cortada de su padre. A Presentación Montori le dió un ataque de nervios allí mismo y su salud mental quedó afectada para el resto de su vida. Murió con 22 años. La cabeza del alcalde republicano fue exhibida en la centrica Plaza de Zaragoza como trofeo y como amenaza para que los vecinos vieran de lo que eran capaces.

El daño ocasionado fue de tal naturaleza que ni la familia del hacendado Montori ni la memoria colectiva han podido revelar este hecho ignominioso, desterrado al más oscuro rincón de la conciencia. El testimonio de la niña Josefina Olivar, hija del tipógrafo fusilado Andrés Ramón Olivar, corrobora la veracidad de tamaña vileza. Josefina nunca pudo olvidar semejante escena. Tampoco la familia de Baltasar Villacampa, vecinos en la calle San Orencio y conocedores del inhumano capítulo de la represión fascista en Huesca.


Documentos. Todos los nombres (facebook), Sergi_SN, Todos los nombres. Víctimas y victimarios (Huesca, 1936-1945)». Víctor Pardo Lancina y Raúl Mateo Otal. Huesca, ed. autor, 2016


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

EN RECUERDO DE MERCEDES ROMERO ABELLA, MAESTRA GALLEGA, que fue violada, sus pechos cortados, y asesinada por criminales franquistas en 1936

mercedes_romero_abellaMercedes Romero Abella, nació en Cee (A Coruña) el 27 de junio de 1907, su padre Manuel Romero Castro trabajaba como fotógrafo. Mercedes estudió magisterio en la Coruña desde 1922 a 1926. Vivió su juventud en Corcubión y en 1936 ya ejercía de maestra en Monelos (A Coruña). Residía en la Plaza de Santo Domingo en la Coruña. Era miembro del Sindicato Provincial de Maestros (FETE-UGT) de La Coruña, del cual fue presidente, y aunque no hay constancia de que tuviera alguna actividad política o sindical durante la II República, como otras represaliadas, había ejercido como apoderada de la candidatura del Frente Popular en las elecciones de 1936.

En 1931 se casó con Francisco Mazariegos, trabajador y sindicalista de la UGT empleado de banca en el Banco Pastor. La pareja tuvo dos hijos, Marisa en 1932 y Enrique, en 1933. Francisco Mazariegos participó en la resistencia al golpe militar en el gobierno civil de la ciudad de la Coruña y fue por ello detenido, condenado a muerte y asesinado el 31 de agosto de 1936, con 32 años.

Tras la muerte de su marido Mercedes solicitó el pasaporte para embarcar hacia América, y cuando intentaba hacer gestiones fue detenida por falangistas cerca del domicilio de su suegra en la plaza de Santo Domingo. La ejecutaron en la Cuesta de la Sal. Antes de acribillarla a balazos fue violada y le cortaron los pechos. La encontraron en el pozo del Puente de la Castellana de Aranga, cerca de la carretera de Ferrol. Se ignoraba cuanto tiempo llevaba muerta, iba vestida con bata de casa y fue inscrita en el libro de defunciones del Registro Civil de Aranga con fecha 19 de noviembre de 1936 como desconocida. Posteriormente, el 12 de febrero de 1937, fue identificada y enterrada en una fosa común en Vilarraso, la fosa común más grande de Galicia.


Documentos originales: Búscame en el ciclo de la vida, Fundación Pablo IglesiasNomes e voces, ARDF Desaparecidos 


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

CIENTOS DE MUJERES FUERON VEJADAS, MALTRATADAS Y ASESINADAS por los franquistas en la prisión de Zamora

Pilar Fidalgo word pressPilar Fidalgo Carasa, 32 años en 1936, vivía en Benavente (Zamora) con su esposo, el socialista José Almoina, pertenecía al Grupo Obrero Femenino. Fue encarcelada con su hija recién nacida el 6 de octubre. El testimonio de Pilar es espantoso: “..A la pequeña celda subí aturdida por una escalera estrecha, 40 detenidas, 2 bancos, suelo de cemento para dormir a 5 bajo cero. Se vaciaban los 3 orinales en el caldero de lavar la ropa, la sopa repugnante, nuestro estado espantoso. Sin ropas, colchón, abrigo, para mí ni mi hija, su cara y manitas se amorataban, caí enferma con hemorragias por el reciente parto, sin leche para amamantar, conseguí para mi pequeña un poco de leche de cabra, pero enfermó de disentería y bronquitis. TODAS LAS NOCHES, cuando los carceleros leían los nombres de las que llamaban para fusilar, éstas estrechaban, cubrían desgarradoramente de besos a sus hijos, que les eran arrancados a la fuerza..”.

Las primeras mujeres asesinadas en la prisión de Zamora fueron Engracia del Río, 27 años, maestra, fusilada el 27 de septiembre, Graciliana Calvo Toledo, 26 años, Carmen Iglesias, 17 años y muy bella, María Salgado, modista de 23 años de Zamora, con un hijo de 7 años, asesinadas el día 29. Los “señoritos” falangistas llevaron a las 2 últimas al cementerio, y riéndose las persiguieron a tiros como piezas de caza. Presas del pánico, desangrándose, cayeron por fin muertas.

María Garea del Grupo Obrero Femenino fue fusilada el 7 de octubre. Herminia de San Lázaro, 25 años, de gran belleza, acusada de lanzar al río la estatua de un inquisidor, torturada y arrojada a la celda con convulsiones, asesinada en el cementerio. A Amparo Barayon, esposa de Ramón J. Sénder, le arrancaron a su hijita Andreíta de 8 meses, Amparo se debatía en llanto enloquecido, por la noche la condujeron al cementerio, fue asesinada al amanecer del 12 de octubre. Los carceleros sacaron a las hermanas Flechoso, que dormían juntitas en el suelo de la celda, a la mañana siguiente supimos que las habían asesinado abrazadas, era el 30 de noviembre, tenían 15 y 17 años. El 9 de Septiembre fueron asesinadas la madre y las dos hijas de la familia Carnero. Sebastiana Tobal, mujer del sastre Isaac Silva fue asesinada el 20 de Octubre, Juana Ramos el 12 de noviembre, y su hija Tránsito Álvarez el 17 de noviembre. Hay innumerables citas de familias completamente aniquiladas.

A la muerte fueron conducidas Julia Cifuentes con 27 años, su madre, Baldomera Veledo, y Matea Luna. Las 3 mujeres fueron traídas en camión por falangistas que las ultrajaron y quisieron violarlas, era de lo más frecuente, botín de guerra, los excesos eran espantosos. Eugenia Sebastián fue detenida por Segundo Viloria y Gómez Vilaboa, abogado del partido conservador que molió a golpes a la desdichada y la violó, como hizo con centenares de mujeres; al entrar en nuestra celda tenía el cuerpo negro, la ropa interior pegada a las heridas. En la prisión el monstruo repitió sus hazañas, después condujo a Eugenia al cementerio y la asesinó.

Teresa Adán, de 34 años, fuerte, inteligente, educada, cultivada, casada con el periodista Ignacio Alvarado, conservó perfectamente la compostura cuando fue asesinada el 17 de noviembre. Igualmente asesinadas Presentación Parra Fernández y Visitación Prieto Pajares del Grupo Obrero Femenino, esta última esposa del concejal Olegario de Castro, Leonor Martínez Robles, que había sido candidata a las Cortes, y también todas las mujeres, de la familia Flechas de Zamora, entre ellas Tránsito, la hermana del industrial Cesáreo Alonso. Los franquistas asesinaron en la provincia de Zamora a unas 600 mujeres. Pilar Fidalgo fue canjeada en junio de 1937 junto con sus tres hijos y su madre por una familia conservadora que había quedado en la zona leal. Una vez en París dejó constancia escrita de aquellos terribles meses.


Referencias: La opinión de Zamora (J. A. G), Foro Memoria Castilla y León conteniendo el texto de Una joven madre en las prisiones de Franco (Une jeune mère dans les prisons de Franco), París, Editions des Archives Espagnoles, 1939, Pilar Fidalgo. Una versión abreviada y titulada “Nueve meses en poder de los facciosos: testimonio personal”, fue publicada en el diario El Socialista en mayo de 1937.


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

 

EN MEMORIA DE MI ABUELO JOSÉ MIRANDA LARA ASESINADO EN LAS TAPIAS DEL CEMENTERIO DE GRANADA LA MADRUGADA DEL 7 DE AGOSTO DE 1936

Jose Daniel Ezequiel Miranda Lara word pressOtras 52 personas compartieron con él esa trágica madrugada, de 17 de ellos ni siquiera conocemos sus nombres. Mi bisabuelo Pepe Miranda y 3 mujeres de la familia también fueron asesinados en la tapia del cementerio de Loja 4 meses después. La madrugada del 7 de agosto a muchas personas se le rompieron de golpe sus sueños, sus proyectos, sus ilusiones, empezó la etapa más trágica y negra de la historia de este país. El silencio cayó como una losa sobre la vida y muerte de muchos hombres y mujeres en un intento de ocultar y olvidar a los que fueron auténticos héroes leales a la República, que pagaron con su vida sus ansias de libertad, su deseo de un mundo mejor, más justo, solidario e igualitario. Después de tantos años este país sigue sin saldar con ellos una deuda de gratitud y de justicia. QUE SUS NOMBRES NO SE BORREN NUNCA DE LA HISTORIA.

Mi abuelo tenía 40 años, era un empresario honesto, político de vocación, respetuoso con todo el mundo. Era Presidente de la Casa del Pueblo de Padul, donde había sido Concejal, y secretario general de la Agrupación Socialista de Padul, miembro fundador de la Sociedad Obrera “La Alianza” cuyos estatutos son una lección de socialismo real y pragmático, y cuyo objetivo era proteger a los trabajadores de los abusos de los propietarios del Centro Agrario, y fomentar la educación y el progreso social y económico de ellos y sus hijos.

Nunca tuvo miedo de enfrentarse a la derecha. Denunció los escandalosos pucherazos electorales, los impedimentos para ejercer el derecho al voto, las persecuciones, apaleamientos a muchos socialistas. Para la derecha era una amenaza y un riesgo, veían como crecía el número de personas en las que calaba el mensaje de libertad, justicia, igualdad, derechos, que acudían a reuniones de los partidos de izquierdas en la Casa del pueblo para hablar de educación, cooperativas de trabajo, acabar con las injusticias, la explotación laboral, la marginación, el analfabetismo, la miseria, el fatalismo de aceptar lo inevitable.

No quiso escapar y dejar desamparada a su familia, pero solo 10 días después del golpe de Estado fueron detenidos mi abuelo, el último alcalde socialista de Padul Nicolás Duarte, y otros miembros de la Agrupación local. El 1 de agosto pasaron a la cárcel de Granada y de ahí a la tapia del cementerio. La Guardia Civil impidió que su familia acudiera a llorarle. A mi abuela le dejo 5 niños y una pena negra que le duró toda su vida, entró en una existencia de miedo y dificultades, todos sus bienes confiscados, cada día tenía que buscarse la vida para sacar adelante a sus hijos, pero los convirtió en personas integras, trabajadoras, generosas y honestas, incapaces de sentir odio o rencor hacia nadie.

Los familiares aún seguimos buscando sus restos para que reposaran junto a mi abuela por toda la eternidad, reclamando el reconocimiento de su heroísmo y la dignificación de su memoria, cumpliendo la voluntad de mi bisabuelo, que en una libreta en medio de muchas fechas y datos de nacimientos, bautizos, casamientos, dejo camuflado el relato de la detención y asesinato de su hijo, para que la familia nunca lo olvidara. Pero algo tan sencillo como querer enterrar a tus muertos no es posible en Granada, no fue suficiente fusilar a miles de republicanos, borraron cualquier rastro de su existencia, sus restos fueron quemados, destruidos, escondidos. PERO JAMÁS CONSEGUIRÁN QUE SE BORRE SU MEMORIA.


Documentos originales de Pepa Miranda: (1, 23, y Búscame en el ciclo de la vida)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

EN ZARAGOZA, MAS DE 3.500 REPUBLICANOS FUERON ATROZMENTE EXTERMINADOS por agentes al servicio del franquismo

Zaragoza word pressEl 18 y 19 de julio de 1936, la guarnición militar de Zaragoza, fuertemente armada, secundó decididamente la rebelión fascista. El gobierno civil dudó en armar a los trabajadores, imposibilitando la defensa republicana de la ciudad. El general rebelde Cabanellas engañó a las autoridades manifestando lealtad a la República, mientras que detenían al general leal Núñez de Prado. Guardia civil, de Asalto, ejército, falange, carlistas se unieron a la agresión, la delegación de gobierno fue ocupada y la ciudad cayó en manos fascistas. Empezó la matanza.

La religión y el patriotismo ampararon el asesinato de varios miles de ciudadanos en Zaragoza durante la Guerra Civil y la posguerra por pertenecer o ser miembros de familias republicanas. Desde julio de 1936 hasta agosto de 1946 fueron fusiladas unas 3.543 personas en las tapias del cementerio de Torrero, 3.096 durante la contienda y 447 en la posguerra; alcanzaron a menores, mujeres y ancianos, familias enteras. Hay 607 víctimas sin identificar. Al principio los cadáveres se abandonaban a orillas del canal Imperial, en los descampados de Valdespartera, en los barrios rurales. Después se apilaron en dos grandes zanjas al pie de las tapias, desperdigando sus objetos personales. Cientos nunca fueron inscritos, otros muchos aparecieron sin identificar. El terror no necesitó garantías previas, sólo 27 de las 2.598 víctimas registradas en 1936 pasaron por las pantomimas de los consejos de guerra.

El fraile capuchino Gumersindo de Estella asistió a los fusilados en la cárcel de Torrero: A las 5 de la mañana entraban los presos en capilla, algunos aceptaban auxilio espiritual, otros no. “No me invite a practicar la religión, las derechas están matando y hacen la guerra en nombre de una religión tan cruel”. Después, atarles las manos, traslado en camioneta a las tapias del cementerio, allí en fila mirando a la tapia, derribados por los tiros del pelotón de fusilamiento, absolución y extremaunción, y el teniente les descargaba “dos o tres tiros de pistola en la cabeza”. El padre Gumersindo “sentía repugnancia, no podía aprobar una actitud de religiosos, que se entregaban a un regocijo extraordinario, aprobaban cuanto ocurría, aplaudían y prorrumpían en vivas con frecuencia”.

El terror y la violencia, la venganza, humillación, ajustes de cuentas eran habituales con el bando vencido. Las bandas de fascistas, pistola en mano, sembraban el terror por todas partes. Se pasó de los asesinatos sin juicio previo, efectuado en muchas ocasiones por bandas paramilitares fascistas, a la institucionalización del crimen por parte del estado franquista, con la colaboración del ejército y las fuerzas de seguridad. Las denuncias y represión sobre los acusados procedían del nuevo triángulo de poder, eclesiástico, fuerza pública y falange.

Los fusilados permanecieron enterrados en fosas comunes durante la dictadura de Franco. En 1941 se construyó en el cementerio una capilla para los “caídos de la Cruzada de liberación”, en 1992 se trasladó a la entrada principal del cementerio un gran “monumento a los héroes y mártires de nuestra gloriosa Cruzada” que estaba desde 1953 en la plaza del Pilar. Por fin, en 2010 se instalaron 3.543 placas con los nombres de las víctimas del franquismo, y en 2016, el ayuntamiento descubrió una placa de homenaje a los 30 trabajadores municipales y los 15 ediles republicanos asesinados por los fascistas. Entre estos, en Agosto del 36, Bernardo Aladrén, Manuel Pérez-Lizano, Antonio Ruiz, Jenaro Sánchez, Alfonso Sarría; un mes después Antonio Aramendia y Mariano Serra, en octubre Mariano Augusto, Casimiro Sarría y Joaquín Uriarte. Y los 5 alcaldes pedáneos Pablo Gabasa (San Juan de Mozarrífar), Felipe Hernández (Movera), Mariano Lozano (Casetas), Vicente Martín (La Cartuja) y Paulino Navarro (Garrapinillos).


Documentos originales: Enciclopedia aragonesa (1 y 2), El País (Julián Casanova), Wikipedia, Heraldo (Marín Chivite), Público (Eduardo Bayona)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ