En 1936, sicarios franquistas ASESINARON despiadadamente a 31 REPUBLICANOS de Morales de Toro (Zamora)

Morales de Toro word pressLa persecución comenzó el mismo día 18. Los franquistas tenían objetivos muy claros, exterminar completamente a todos los Republicanos, a los que detuvieron por decenas, torturaron con palizas espantosas, y asesinaron.

El 22 de julio de 1936 fueron apresados y asesinados en las afueras de Pedrosa del Rey, en el camino a Casasola: Rogelio García Martín, 55 años, casado con Mercedes Barbero Sánchez, tenían 7 hijos. Familia pobre, era comerciante de pescado y jornalero. Afiliado al Centro Obrero Socialista, con firmes convicciones políticas que compartía con su familia; Mariano de la Cruz Medina, 45 años, de Tordesillas, casado con Guadalupe García Lorenzo, con 2 hijos de 17 y 12 años. Era jornalero pobre. Afiliado al Centro Obrero Socialista. Los restos de ambos podrían encontrarse en la zona laica del cementerio de Pedrosa del Rey.

El 13 de agosto de 1936, los fascistas apresaron y asesinaron en Monte la Reina a: Fabián Andrés Bragado, 29 años. Afiliado al Centro Obrero Socialista, jornalero, casado con Catalina Sánchez López, familia pobre, con 4 hijos, el mayor de 4 años, Fabián nació un mes después del asesinato de su padre, murió sin cumplir el año por la penosa situación en que quedó la familia; Florián Gutiérrez Micharel, 28 años, jornalero, familia pobre, casado con Eloína Pinto Teso, con 2 hijas. La mayor tenía 4 años. Floriana, la 3ª, nació en enero de 1937. De buen carácter, le gustaba la cultura popular; Luis Matilla Saz, 29 años, jornalero, pobre, vivía con su madre viuda de 64 años, y su hermana; Nicomedes Sandoval González, 60 años, labrador medio, Afiliado al Centro Obrero Socialista. Casado con Nicereta Sandoval Cacho, tenían 5 hijos de 12 a 32 años. Le gustaba leer y manifestarse socialista. Su hijo Tarsicio fue fusilado en Zamora el 30 de diciembre de 1936. Los restos de los 4 podrían estar cerca del regato Adalia.

El 14 o 15 de Agosto de 1936 fue asesinado, alanceado con picas toreras en el camino de Villavendimio tras ir al encuentro de los falangistas, Jerónimo Sánchez Sánchez, jornalero corpulento de economía media, había estado en Cuba y vuelto con cierto dinero y vivía con su madre viuda. Sus restos posiblemente se encuentran en el cementerio de Villavendimio; por otra parte, los fascistas mataron y arrojaron al cementerio en agosto o septiembre de 1936 al señor Mendigo, un indigente empobrecido.

El 18 de septiembre de 1936, tras ser apresados el 27 de julio de 1936, fueron asesinados probablemente en la vaguada de Tejadillo: Evaristo Barbero Carmona, 32 años, labrador pobre, casado con Eusebia Lorenzo Villar, tenían 4 hijos de 1 a 8 años; Juan Manuel Casasola Fernandez, jornalero pobre y pastor, 36 años, casado con María Camuesco; Vitaliano López Lorenzo, 22 años, jornalero medio, buen cantaor flamenco. Afiliado al Centro Obrero Socialista. Vivía con su madre viuda y su hermana Elisa, casada con 3 hijos pequeños. Tras su asesinato, Elisa volvió a nombrar Vitaliano a su 4º hijo; Cecilio Petite Villar, 43 años, labrador medio, soltero. Vivía con su madre viuda y su hermana; Eleuterio Martinez Gamazo, 42 años, de Tordesillas, labrador medio, casado con Teresa Mateos Corbella, vivían con el padre de ella; Antonio Villar Rubio, 28 años, jornalero pobre, casado con Demetria Domínguez Domínguez, tenían una hija de 13 meses. Afiliado al Centro Obrero Socialista. Buena persona y trabajador. La vecina Nicereta le decía a su hija Emiliana: “Que padre perdiste”; Pablo Calleja Corbella, 20 años, de Villalbarba. Eran 4 hermanos huérfanos desde hacía 13 años. Jornalero pobre, dependiente de comercio. Afiliado al Centro Obrero Socialista. Fue apresado el 9 de septiembre de 1936. Los restos de todos ellos estarían en Tejadillo o en el cementerio de Morales.

Fueron juzgados el 18 de septiembre y fusilados 6 de octubre de 1936 en las tapias del cementerio de Zamora: Lázaro García Barbero, 19 años, casado con Agustina Fajardo Villar con una hija de un año. Jornalero pobre y vendedor de pescado con su padre Rogelio García Martín asesinado el 22 de julio. Afiliado al Centro Obrero Socialista. Fusilado con su hermano Belisario; Francisco de la Torre García, 46 años, viudo de Emerenciana Gamazo, labrador medio, tenía 2 hijas de 26 y 19 años. Trabajador, recto, culto, auténtico Republicano. Criticó la “violencia revolucionaria» de los sindicatos por lo que le expulsaron del centro socialista. Sus restos fueron trasladados en 1948 a Morales de Toro; Belisario García Barbero, 31 años, casado con Emérita Calleja Corbella, tenían 4 hijos de 1 a 7 años. Era jornalero modesto y comerciante de pescado con su padre. Afiliado al Centro Obrero Socialista y al PSOE. Alcalde republicano desde abril de 1933, destituido en 1934, repuesto en febrero de 1936, realizó importantes mejoras, dispensario médico, pozos para el riego, empleo municipal, mejora de salarios; Joaquín Salgado Matías, 46 años, de Pedrosa del Rey. Casado con Faustina Salgado López, tenían 3 hijos de 10 a 16 años. Era carpintero y regentaba el Café de la Libertad, lugar de personas de izquierdas en Morales. Fundador de la agrupación del PSOE de Morales, afiliado al Centro Obrero Socialista, y en el sindicato agrario de UGT en Morales aunque procedía de familia de derechas. Los restos de casi todos ellos podrían encontrarse en una fosa común del cementerio de Zamora, algunos en fosa común.

El 17 de septiembre fueron apresados, y asesinados el 17 de noviembre de 1936 en Zamora: Filemón Alonso Domínguez, 28 años, casado con Valentina Domínguez, pastor, familia pobre, afiliado al Centro Obrero Socialista así como sus hermanos Marcial, Constantino, Segundo y Daría; Marciano Gutiérrez Motrel, 23 años, argentino, vivía con su padre viudo, y 3 de sus hermanas: Manuela, Rosa y Adelina. Labrador medio. Honrado, caritativo afiliado al Centro Obrero Socialista desde 1933. Los restos de ambos podrían encontrarse en una fosa común del cementerio de Zamora.

Juzgados el 18 de septiembre y fusilados en Zamora el 30 de diciembre de 1936: Gervasio Domínguez Gamazo, 43 años, casado con Anastasia Rodríguez Carmona, tenían 7 hijos de 2 a 14 años. Labrador medio, afiliado al Centro Obrero Socialista y al PSOE, él y sus hermanos eran concienciados socialistas. Manuel Andrés Llanos, 24 años, vivía con sus padres y 3 hermanos. Soltero, jornalero pobre; Bernardo Domínguez Rubio, 23 años, soltero, jornalero pobre, una buena persona, su padre era ciego y tuvo que mendigar por los pueblos. Maximino Sánchez López, 25 años, vivía con sus padres y 4 hermanos. Jornalero pobre. Afiliado al Centro Obrero Socialista; Tarsicio Sandoval Sandoval, 21 años, vivía en con sus padres y sus 2 hermanas menores. Labrador medio. Simpatizante socialista, responsable, allegado a su familia y amigos, su padre Nicomedes había sido asesinado el 13 de Agosto; Jesús Calleja Corbella, 23 años, de Villalbarba, soltero. Carmelo y sus 2 hermanos estaban desde niños al cuidado de su hermana Emérita, mujer de Belisario; Ángel Gutierrez Vecino, 26 años, soltero, vivía con sus padres y su prima Natividad novia de Bernardo Domínguez. Era albañil, afiliado a UGT; Ismael González Gamazo, 22 años, soltero, vivía con su madre, Victoria La roja, viuda, y su hermana menor. Era jornalero pobre, con gusto por la cultura, participaba en obras de teatro; Agustín Domínguez Gil, 47 años, casado con Indalecia, hermana de Antonio Villar Rubio. Era jornalero y churrero, pobre. Los restos de todos ellos podrían encontrarse en una fosa común del cementerio de Zamora.

Isaías Carrasco Matilla, 43 años, casado con Jerónima Rubio Miguel, tenían 6 hijos de 3 a 16 años. Comerciante de ultramarinos, vendía por los pueblos. De familia de derechas, pero se afilió al Centro Obrero Socialista. Aficionado a comedias y carnavales. Murió el 18 de julio de 1938, por lesiones de la paliza que le propinaron los fascistas en julio de 1936. Hay que recordar a Victoria G, La pólvora, esposa de Ignacio del P que fue arrojada al suelo, los falangistas se sentaron sobre su tripa lo que le ocasionó el aborto de la criatura en gestación.


La documentación original procede del libro de Jose María Del Palacio Alonso: Secuelas de nuestras guerras y derrotas: De la República a la modélica Democracia, y a información facilitada directamente por el autor


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios

La SACA y ASESINATO de ELISEO CUADRAO, y otros REPUBLICANOS de la prisión de Burgos, el 3 de agosto de 1936 por elementos franquistas

Eliseo Cuadrao saca carcel Burgos word pressEn 1936 Eliseo Cuadrao García tenía 41 años de edad, era abogado, casado con un hijo y una brillante carrera política durante la República. Anteriormente había participado en círculos liberales o republicanos, fue secretario de la Diputación y teniente alcalde de Villarcayo. Publicaba “La Verdad” periódico decenal de la comarca. Su tradición política progresista era familiar desde el siglo XVIII en toda España. La familia Cuadrao estaba históricamente comprometida con la “cosa pública”, su abuelo Emeterio Cuadrao fue alcalde de la Villa en 1881, su padre Eliseo fue diputado provincial liberal en el distrito de Villarcayo – Miranda en 1913 y 17.

En las elecciones municipales de 1931 el Partido Republicano Radical Socialista en Villarcayo tuvo mayoría absoluta. Eliseo fue alcalde de forma intermitente. En la vida republicana colaboró el gobernador civil por Santander Gregorio Villarías López, que posteriormente se hizo cargo de la Columna leal que llevaba su nombre durante la guerra de España. El 6 de junio de 1933, Marcelino Domingo, ministro de Agricultura, nombró a Eliseo Cuadrao García presidente de la comisión mixta arbitral agrícola, instrumentos principal de la Reforma Agraria.

En los primeros años de democracia, la vida municipal de Villarcayo era tranquilidad y calma absoluta, con importante dedicación a la educación y a la sanidad. A raíz de la Revolución de Octubre, un delegado del gobierno destituyó al ayuntamiento en 1934. En 1936 se restituyeron los ediles de elección popular. Tras la victoria del Frente Popular los fascistas comenzaron a alterar el orden y la normalidad que se había mantenido hasta el momento de manera sustancial.

Eliseo Cuadrao fue elegido parlamentario en las elecciones de 1936. El 17 de Julio Eliseo se reunió con el gobernador civil Julián Fagoaga y el gobernador militar Domingo Batet, ambos intentaron convencer a Cuadrao que fuera a la sesión extraordinaria del Parlamento Madrid. Eliseo consideró más adecuado regresar a Villarcayo desde Burgos, a las fiestas de santa Marina en Villarcayo y así mostrar sosiego ante la barbarie e intentar normalizar la situación.

El golpe del 36 en Burgos fue terrible, la mayoría de las detenciones fueron en las primeras semanas y enseguida empezaron los asesinatos. La represión fue brutal y expeditiva buscando la eliminación del mayor numero de Republicanos. Los franquistas rodearon la vivienda de Eliseo con ametralladoras. Fue detenido y torturado, y el 28 de Julio ingresó en el centro penitenciario de Burgos. El 3 de agosto Fidel Dávila, Gobernador Civil de Burgos le entregado al Jefe falangista para su traslado a Pamplona.

En las sacas las ví­ctimas; se “sacaban” de las cárceles, con el pretexto de traslado a otro centro, y eran ejecutados en una tapia del cementerio, una cuneta, en pozos, puentes. Actuaban partidas de falangistas, apoyada por guardia civil con el amparo de los militares y el apoyo de la iglesia. La eliminación de los Republicanos en Burgos fue rápida, simultanea, general, no fue espontánea.

La orden de Dávila incluía, junto con Eliseo Cuadrao, que fueran “sacados”de la prisión de Burgos para su traslado a Pamplona los siguientes Republicanos burgaleses, luchadores de la libertad común, la justicia y los valores humanos:

Carlos Hernández Benito, militar retirado y fontanero de Burgos. Nacido en Salamanca en 1890. Afiliado al PSOE y UGT. Lo trasladaron a la cárcel de Burgos el 21 de julio
Pedro Llosas García presidente de Socorro Rojo Internacional inspector de correos, del PCE.
Julián Peñalver Hortelano. Nacido en Honrubia (Cuenca) en 1881. Viudo y con 4 hijos. Director de la Prisión Provincial. Militante de Unión Republicana. Venerable maestro de la Logia libertador de Valles de Burgos.
Pedro Eliseo Rodríguez Alvarez, nacido en León, en 1890. Casado con Dª Cesárea González Escarpizo, tenía 7 hijos. Era relojero, miembro del PSOE y de UGT, concejal de Burgos.
Enrique González Avellaneda. Nacido en Ceuta en 1886, casado, vivía en Burgos. Industrial y secretario del gobernador civil Julián Fagoaga Reus.Dirigente de Izquierda Republicana y masón. Detenido el 19 de Julio.
José Mingo Escolar, 45 años, casado sin hijos, médico en La Horra, Aranda de Duero, militante y diputado provincial de Izquierda Republicana y candidato en las elecciones de 1936 del Frente Popular por Izquierda Republicana. Ingresó en prisión el 28 de julio.

La conducción no llegó a su destino, fueron fusilados en el camino, presumiblemente en el alto de la Brújula, junto al Monasterio de Rodilla. Pudo haber sido en Galarde, en Montes de Oca, la Pedraja o en Estepar. Su paradero sigue desconocido.

El régimen franquista mintió obscenamente ocultando la feroz represión en Burgos, el asesinato de un número importante de convecinos. La guerra en el frente fue acompañada por una enorme dosis de represión en la retaguardia.


Documentos: Las merindades en la memoria (Carlos Rodríguez Gutiérrez y 2)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

CARMEN PESQUEIRA DOMÍNGUEZ,’A CAPIROTA’, la lavandera gallega ASESINADA por enfrentarse sola a la manada falangista

Carmen Pesqueira Domínguez word pressGalicia fue uno de los primeros territorios que cayó en manos golpistas. Los franquistas cometieron centenares de asesinatos, secuestros, violaciones, detenciones ilegales y juicios sumarísimos. Se paseaba y se asesinaba no sólo a políticos y autoridades, funcionarios, maestros, sindicalistas, líderes agrarios, escritores y escritoras, intelectuales, médicos, jueces y juezas, maestras…A cualquier persona que se hubiera significado a favor de la República, del Frente Popular o, sencillamente, de la democracia, los derechos de los trabajadores y la justicia social.

También a quien osara no bajar la voz y la mirada ante el fascismo, o lo desafiara negándose a alzar la mano y cantar el cara al sol. Sus cadáveres aparecían cada mañana en cunetas, playas, pozos, minas… Por las noches sonaban tiros de gracia en los montes, caminos, tapias de los cementerios. El bando franquista emprendió un plan sistemático para aterrorizar a la población, pero la reacción de Carmen ante la manada fascista tuvo un mérito inusual. Todos sabían que no esconderse del terror podía costarte la vida. Más aún si eras mujer y estabas sola.

Carmen Pesqueira Domínguez nació en A Mouta en 1907, hija del marinero Antonio Pesqueira Pérez y de Gumersinda Domínguez Pesqueira, una humilde familia de pescadores que no pudo proporcionarle más formación que la que la llevó a ser costurera y lavandera de ropa ajena. Solía lavar para los religiosos de un priorato cercano y para las familias pudientes de Marín. Con eso se ganaba la vida y mantenía a su hijo, era madre soltera, quien por entonces tenía 4 años. Otro estigma para una mujer en aquella negra Galicia del 36.

A Carmen no se le conocía filiación política. Tenía un punto contestatario, simpatizaba con quienes defendían los derechos de los humildes. Su trabajo de lavandera se desarrollaba en un sector donde no había un movimiento asociativo pujante con mujeres proletarias, como sí existía en la industria conservera, en los puertos, en la pesca y en la actividad agraria y campesina.

Carmen lavaba la ropa en un lavadero bajo un puente. Aquel día se topó con un grupo de falangistas que apaleaban a un hombre en la Rúa da Ponte, que se había quedado desierta ante la atemorizadora presencia de la manada, entre ellos el criminal nazi Bruno Schweiger, conocido como O Alemán, jefe de la Centuria de Zapadores de Falange en Marín y uno de los más temidos líderes de la represión en la comarca. Carmen tuvo la valentía y osadía, de llamarles criminales.

Los falangistas no lo consintieron, en el estado de terror que estaban generando, que alguien les llamase la atención, una mujer, madre soltera. Esa misma noche la capturaron, la molieron a golpes, fue vejada físicamente, violada y torturada,y asesinada a tiros en el Pozo da Revolta, Bagüí, parroquia de Mogor. Allí abandonaron su cadáver. La muerte de Carmen tenía que ser un ejemplo de lo que les sucedería a quienes se atrevieran a desafiarles, así que al amanecer cargaron el cadáver en un camión hasta Bueu exhibiéndolo por las calles para amedrentar a la población, hasta que tiraron sus restos en una de ellas. Su muerte fue anotada en el registro civil de Bueu el 19 de agosto de 1936, constando “herida en el corazón”. El paso del tiempo ha convertido la frase en poética metáfora de las secuelas del franquismo en Galicia.

Desde hace 10 años, un monumento recuerda en el Pozo da Revolta a todos los represaliados de la zona que, como Carmen, fueron paseados, ejecutados, secuestrados, torturados, encarcelados o sancionados por la manada. Marineros, pescadores, agricultoras, canteros, albañiles, obreras, maestras de escuela… Según el proyecto Nomes e Voces, que en el 2006 unió a las tres universidades gallegas con el Gobierno de la Xunta del PSOE y el BNG para investigar la represión franquista en Galicia, 156 vecinos de Marín la sufrieron en los primeros años de la guerra. En toda Galicia se contabilizan cerca de 15.000 víctimas.

La Asociación pola Recuperación da Memoria Histórica de la localidad los homenajea cada 18 de agosto, todos los años. Daniel Pereira Figueroa, Dolores Cea Montenegro, Dolores Macías González, José Barreiro Núñez, Elsa Omil Torres, Armando Iglesias Pérez, Adelina Otero Martínez, Ramona Otero Martínez, Eugenio Dopazo Calviño, Antonio Blanco Solla, Ramón Fondevila Martínez, Santiago Ramos Ramos, Elena Prol Peña, Manuel Sayar Orellano, Bernardino de la Torre Fernández.

La bisnieta de Carmen Pesqueira Domínguez ‘A Capirota’, Miriam Lorenzo, y la alcaldesa de Marín, María Ramallo, han descubierto una placa en una nueva plaza que ahora lleva el nombre de la “mujer valiente y luchadora por los derechos de los trabajadores”, como figura en la inscripción, que fue fusilada el 18 de agosto de 1936 en el Pozo da Revolta. “Hoy en día mi familia siente que mi bisabuela no quedó en el olvido”, afirmó Miriam Lorenzo.

Carmen Pesqueira fue una persona independiente, trabajadora y luchadora por los derechos de la mujer, que fue represaliada cobarde y vilmente por oponerse a que fueran golpeadas las personas mayores que no erguían el brazo al sonar el cara al sol. Su dignidad y humanidad no toleró lo que ocurría en esos días, con un acto de grandeza humana y de valentía que le costó la vida, en unos momentos en los que la sociedad aterrorizada callaba y miraba para otro lado. Ser mujer y madre soltera también pesó para cometer el crimen, un acto violencia machista. El gesto de Carmen Pesqueira llena de orgullo a todo el pueblo de Marín.

Su historia, de algún modo, sigue manchada, todavía hay quien ampara crímenes como el suyo negando su recuerdo, en la absurda creencia de que las víctimas de la injusticia están obligadas a confundir perdón con olvido, desmemoria con reconciliación.


Documentos: Público (Juan Oliver). BNG Marín. Nomes e Voces. El Correo Gallego. Faro de Vigo (F.M.)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

El ASESINATO en 1936, del alcalde SOCIALISTA de Aguilar de la Frontera (Córdoba), JOSÉ MARÍA LEÓN JIMÉNEZ, por mercenarios franquistas

José María León Jiménez word pressJosé María León Jiménez nació en Aguilar de la Frontera (Córdoba) en 1893, en una familia campesina, era el 2º de 3 hermanos. Contrajo matrimonio con Consuelo Lucena Pino, del cual nacieron 6 hijos: Manuel, Juan, Virginia, José, Consuelo y Rafael. Desde muy pequeño, su padre le enseño a leer y escribir, costumbre no muy usual en la época.

Paso su infancia y juventud, trabajando en el campo, donde a edad muy temprana se despertó en él la inquietud por las cuestiones políticas . Ello le hizo ingresar en el PSOE, era miembro de la UGT y afiliado a la AS de Aguilar de la Frontera (Córdoba) de la que fue presidente. En el año 1920 fue concejal socialista en Aguilar de la Frontera, junto con otros socialistas como Mariano Navarro Reina, Eduardo Varo Pino, Antonio Luque Jiménez y Antonio J. Luque Cuenca. Fue cesado por la dictadura de Primo de Rivera en 1923.

En las elecciones municipales de Abril de 1931 Aguilar otorgó la mayoría a la coalición republicana-socialista (13 concejales frente a 7 monárquicos). Fue elegido alcalde el republicano José Jiménez Carretero, y José Maria León Jiménez primer teniente de alcalde. A finales de Julio José Maria León se convirtió el primer alcalde socialista de Aguilar de la Frontera. En febrero de 1936 José María León, fue nombrado de nuevo alcalde de Aguilar de la Frontera.

El 18 de Julio de 1936, el teniente de la guardia civil, aseguró al alcalde fidelidad al gobierno legitimo de la República. No fue así, el día 19 de Julio, la guardia civil publicó el bando de guerra, y se incautó del Ayuntamiento. José Maria León, permaneció oculto, mientras le buscaban los refuerzos de guardias civiles que se concentraron en Aguilar procedentes de Lucena, Monturque y Cabra, batiendo el pueblo y tomando gran numero de detenidos. El 25 de julio Jose María León se acercó de noche a su domicilio para ver a su mujer y sus hijos. Pero su casa estaba sometida a estrecha vigilancia, por lo que fue capturado y encarcelado en la prisión de Aguilar de la Frontera.

La madrugada del día 2 de agosto de 1936, un camión transportó maniatados con alambres a José Maria León, a varios hombres y a una mujer, a algún lugar donde fueron fusilados. José María León fue enterrado en lugar desconocido, posiblemente en Puente Genil o en el Camino de Las Vigas, aunque figura inscrito en el registro civil de Aguilar de la Frontera. Fue una de las 132 personas fusiladas o desaparecidas en la localidad con la represión franquista, y una de las 11 fusiladas el mismo día en la provincia de Córdoba: 2 de agosto de 1936.

Mataron a un hombre íntegro en sus ideales, socialista, de izquierdas, que representó por muchos años las ideas y esperanzas de liberación de un pueblo que quiso la libertad y la democracia. Oculto su cadáver no se sabe donde, intentaron durante largo tiempo silenciar su existencia, su nombre y su vida. Una democracia que olvida a los que tanto lucharon por ella y por la libertad, es una democracia incompleta y desagradecida. Tenemos una deuda pendiente con las personas que entregaron sus vidas sin pedir nada a cambio. Que fueron asesinados y enterrados sin dignidad y en el mas absoluto de los olvidos.


Artículos originales: Todos los nombres. Fundación Pablo Iglesias. Aguilar Digital (Rafael Espino Navarro). Wikipedia


Viva la RepúblicaFIRMAD por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE

Los franquistas ASESINARON a mas de un centenar de REPUBLICANOS en las localidades zaragozanas de Pomer, Jarque y Aranda de Moncayo

Moncayos word press

Memorial en el cementerio de Aranda de Moncayo (Zaragoza)

En Pómer los sublevados exterminaron a 21 vecinos. El 5 de agosto, en las tapias de su cementerio fueron fusilados 5 Republicanos, y otro de Aranda, acusados todos de haber participado en la defensa de la República en los primeros días de la Guerra de España. Un mes después, el 7 de septiembre, eran asesinados en Aranda de Moncayo otros 4 vecinos, entre ellos Cipriano Muñoz, dirigente provincial del PCE y teniente de alcalde de Pómer, junto con Pedro y Victoriano Lezcano y Jonás Horno. Y 2 días después, el 9, comenzaba la 3ª saca, en la que murieron otros 11 vecinos.

De las 3 “sacas” franquistas en Pomer, han aparecido fosas con 4 y 6 vecinos, pero 11 víctimas de los sublevados estarían por localizar. La fosa de 6 cuerpos se correspondería con el enterramiento de las víctimas de la 1ª de esas ejecuciones, pero son necesarias pruebas de DNA para determinar si los 4 cadáveres hallados en otra corresponden a los fusilados por los franquistas en Aranda de Moncayo, o a una parte de los 11 que murieron a manos de los sublevados unos días después.

Las ayudas concedidas por la Diputación Provincial de Zaragoza para financiar la recuperación de los cuerpos de los represaliados en Pómer no se recibieron, por complicaciones administrativas, explicó Miguel Ángel Capape, presidente de la entidad memorialista ARICO (Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido). Se han recogido fondos, con una “respuesta muy buena”, permitiendo financiar la exhumación, el estudio antropológico y la extracción de DNA de las 10 víctimas de Pómer para identificar los restos. Hay donantes particulares como el alcalde Santisteve (3.400 euros), la vicealcaldesa Luisa Broto (1.100) y los concejales Teresa Artigas (1.100), Elena Giner (1.100) y Fernando Rivarés (1.500); y entidades como Mhuel (Movimiento Hacia Un Estado Laico) y Amical Mathausen.

En el cementerio de Jarque de Moncayo existen 2 fosas comunes bien delimitadas. En la 1ª reposan los restos de hasta 30 víctimas de los casi 80 Republicanos de Aranda de Moncayo asesinados por los rebeldes, así como algún vecino de Jarque de Moncayo. La 2ª fosa contiene los restos de entre 9 y 11 vecinos de Gotor asesinados en Jarque. Fue cubierta hace bastantes años con una plancha de cemento rodeada de cadenas, sin nombres, fechas ni causa de la muerte.

Ya no hay fosas en Aranda de Moncayo, pues una gran fosa que contenía los restos de numerosos vecinos de la localidad, probablemente 36, fue levantada hace unos años y los restos fueron introducidos en un nicho cedido por el Ayuntamiento del pueblo. Parece ser que también se recuperaron los restos de algunos vecinos de Pomer y de Jarque que reposaban en el mismo lugar. El lugar de los enterramientos era el recinto del antiguo cementerio civil. Muy cerca del lugar donde se hallaba la fosa se alza un monumento que recoge los nombres de los 72 vecinos de Aranda de Moncayo asesinados por los rebeldes. La mayoría de ellos fueron masacrados en una orgía de sangre que duró apenas 48 horas.

“En las Tres Cruces, no muy lejos del cementerio, mataron a 13 hombres del pueblo. Los pusieron allí en fila a todos y les dispararon. Iban atados así por las muñecas, y había un padre que estaba atado con su hijo y cuando les tiraron, el padre cayó y el hijo se hizo el muerto. Total que luego se escapó y cuando lo vieron por los montes los mismos del pueblo lo emprendieron a tiros. ¡Los mismos del pueblo!

El chaval se fue por la huerta, por la vega, y al final lo cogieron, o se entregó allí en la fuente de la Calera. No sé si se llamaba Ricardo Pérez. El padre, desde luego, se llamaba Ricardo. Tendría unos 17 o 18 años. El caso es que lo trajeron aquí al cementerio y estaban cavando las fosas. ¡Para los que no habían matao aún, estaban haciendo las fosas! Y cogen y le dicen al que estaba al frente de los que estaban cavando las fosas…”¿Dónde matamos a éste?” Y dice. “¡Lleváoslo dónde queráis, no lo matéis aquí!” Que también podría haber dicho..”Oye..¿qué es eso de matar? De matar nada, llevarlo al Ayuntamiento.” O a dónde fuera, ¿no?

Total que lo mataron al chico. El cuartel de la guardia civil estaba en Jarque, y el día del movimiento, de aquí bajaron y desarmaron al cuartel. Y la guardia civil se vengó y hizo una escabechina. Los que se salvaron de los que bajaron a Jarque fue porque tuvieron padrinos, si no se hubieran salvado. ¡Si no, el doble! ¡Muchos, toda la izquierda! A mi padre no lo mataron, pero siempre decía que prefería morir antes que volver a pasa un día como aquel.

Los fueron buscando y los llevaron a la plaza del Ayuntamiento y los hicieron pasar por entre dos filas, dándoles leña, cascándoles y haciéndoles gritar “¡Viva España!”, y “¡Muera el comunismo!” y cosas de esas… A algunas mujeres les cortaron el pelo y a una la mataron en el balcón de su casas, abrazada a su padre. Dorita, se llamaba. Y su padre Tomás. El peor fue un guardia civil que se llamaba Roque. A ese, uno de los de ellos, de aquí, le dijo: ‘Chico..¡ya vale, que has matao a 4 primos hermanos!’. Luego, años después, dijeron que había acabado mal por Zaragoza..” (Testimonio anónimo)


Documentos originales: ARICO. Mapa fosas Aragón. Calcenada (Alberto Casañal). Público (Eduardo Bayona). Y la obra de Julián Casanova, El pasado oculto: fascismo y violencia en Aragón (1936-1939)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

La MATANZA franquista de REPUBLICANOS en Illueca (Zaragoza)

Illueca word pressJarque de Moncayo es un pueblo perteneciente a la Comarca del Aranda. A pesar de ser la Comarca y el propio Jarque, zona obrera, agrícola y de izquierdas, nada se pudo hacer ante la sublevación de la guardia civil que controló rápidamente, con apoyo de fascistas locales, toda la Comarca. Solo hubo resistencia “importante” en 3 pueblos: Pomer, Aranda y Jarque.

Fue en este último donde los vecindarios de Pómer, Aranda y Jarque, en todos los cuales habían vencido en febrero las candidaturas del Frente Popular, tomaron el 22 de julio, sin causar víctimas, el cuartel de la Guardia Civil de Jarque con la intención de liberar a otras poblaciones cercanas y presentar resistencia a los sublevados. La oposición fue breve por la superioridad militar del Ejército y Guardia Civil, apoyados por falangistas, ante lo que parte de los Republicanos, principalmente los de esa población, optó por irse a la sierra mientras otros decidían regresar a sus casas de Pómer y Aranda, en las que los sublevados entrarían poco después llegados de otras zonas.

La represión fascista no se hizo esperar, los Republicanos fueron objeto de una brutal represión en el verano y el otoño de 1936, siendo asesinados 37 vecinos y vecinas. “A veces el silencio es la peor mentira” decía Unamuno. El silencio sobre los asesinatos de vecinos de Jarque de Moncayo en agosto de 1936, ha sido una mentira atroz. Uno de los primeros en morir fue el médico. Al atardecer, guardia civil y falangistas subieron a un camión a 18 Republicanos, previamente torturados.

Entre la muchedumbre horrorizada, un niño de 7 años vio que su padre era empujado hasta el camión. No entendía lo que pasaba, no podía quitarle la vista y el miedo le impedía pensar. El camión puso en marcha el motor, su padre lo descubrió entre la gente, su mirada de dolor se quedó clavada para siempre en el recuerdo del niño. Toda su vida, ha estado marcada por el adiós definitivo de aquella mirada fugaz de su padre.

Los 18 “sacados” fueron trasladados al vecino pueblo de Illueca donde, el 18 de agosto de 1936, los tirotearon en la tapia del cementerio, para luego enterrarlos bajo cal viva en una fosa común. Entre las personas asesinadas había 2 mujeres, una de ellas de 70 años, y un joven de 19 años que ocupó voluntariamente el lugar destinado a su padre en la “saca”. Tuvieron que pasar años para que los familiares pudieran acercarse a ella clandestinamente a colocar flores, y muchos más años para recuperar públicamente la memoria.

Los restos de los 18 asesinados de la fosa de Illueca fueron desenterrados en noviembre de 2007 e identificados mediante análisis del ADN. Los restos han sido devueltos a sus familiares, que los han podido enterrar con dignidad y cariño. Un sencillo homenaje con un breve recordatorio de lo sufrido por las víctimas, algunos de los familiares han recordado a los suyos, han denunciado la injusticia de lo ocurrido, no olvidar la historia, evitar que se repita, que el fascismo vuelva a actuar impunemente. Los restos de las 18 Republicanos descansan ahora en una única tumba sellada con una gran losa de mármol negro con sus nombres. Otra placa recuerda que son víctimas del fascismo, y unos breves versos del presidente de la República Azaña.

Por la memoria de los asesinados: Gregorio Gracian Magdalena, Sixto Felipe Marquina Liarte, Cipriano Aznar Navarro, Josefa Franco Baetón, Plácido Franco Cardiel, Gregorio Gaspar Becerril, Jesús Marco Artieda, Enrique Muñoz Marín, Antonio Zapata Gregorio, José Gregorio Becerril, Pedro Asín Expósito, Bárbara Sebastián Vela, Marcos Benedí García, Joaquín Forcen Becerril, Daniel Becerril Martínez, Valeriano Sancho Sebastián, Aurelio García SánchezÁngel Sancho García.

Remover a los muertos no es remover odios, miserias, revanchas. Al contrario, se trata de identificarlos para recuperar su memoria, para que sigan vivos en nuestras vidas. ¿Qué riesgo tiene conocer la verdad y hablar de lo que ocurrió? Según Martín Garzo: “Los que fueron enterrados sin amor ni lágrimas fueron deshumanizados por este acto, y  es devolverles la humanidad que se les negó”. Decía George Steiner, “si lo que sucedió no se reconoce, entonces no tiene más remedio que seguir ocurriendo siempre, en un eterno retorno”.


Documentos originales: Arainfo ( Enrike García Francés, autor de: Suelas de Caucho, República y represión en la Comarca del Aranda). ARICO. Mapa fosas Aragón. Calcenada (Alberto Casañal). El periódico de Aragón (Miguel Lorente). Y la obra de Julián Casanova, El pasado oculto: fascismo y violencia en Aragón (1936-1939)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

En 1941, agentes franquistas FUSILARON a 7 jornaleros de las familias REPUBLICANAS ESCRIBANO y DEL ALAMO, en Fontanosas (Ciudad Real)

Fontanosas word pressEn abril de 2004, Emilio Valiente Jiménez, alcalde pedáneo de Fontanosas recibió una carta anónima y apenada en la que se relataba que “..El 1 de Julio de 1941, nuestra sección militar realizó la execrable ejecución de 7 personas, entre ellas un menor de 15 años, tras lo cual fueron enterrados en una fosa del cementerio..”

Durante la República y hasta el estallido de la Guerra Civil, Fontanosas era un pueblo de jornaleros humildes, la mayoría del pueblo subsistía con lo poco que daba la tierra. Durante los 3 años de guerra hubo incidentes relacionados con el anticlericalismo y la colectivización de tierras. Cuando los franquistas tomaron el pueblo, ejercieron una tremenda represión sobre los Republicanos de Fontanosas debido a su activismo político durante la República y la Guerra participación en ocupaciones de fincas, ocupación de cargos políticos durante la República y la guerra, haberse alistado como miliciano en la guerra, haber militado en algún sindicato o participación en actos antireligiosos.

En abril de 1941 se elaboró una lista sobre desafectos al régimen de Franco en Fontanosas. Para esa fecha ya habían sido fusilados los 5 primeros Republicanos en el cementerio de Almodóvar: Tomás Aragón Carrilero (24-10-1940), Bonifacio Minguillán Moreno, Samuel Gómez del Olmo, Simón Solana del Olmo (10-12-1940,) y Grazeliano Ruiz Escribano (15-02-1941, cementerio de Ciudad Real). Fusilados 13, muertos en prisión 2, otros asesinatos por razones políticas 2. El 1 de Julio de 1941 los fascistas habían segado como mínimo, la vida de 19 inocentes.

Los maquis estuvieron activos en torno a Fontanosas entre 1942 y 1944. Con la intención de detener a miembros del maquis, y aterrorizar a posibles cómplices y disuadir sus apoyos, los franquistas arrestaron a varios miembros de las familias Escribano y del Álamo, que trabajaban en ganadería, labranza, huerta, carbón, caza, también eran jornaleros cuando eran requeridos por los terratenientes. Todos ellos fueron acusados de haber participado en una pequeña sustracción de víveres en el Cortijo del Cerro de los Santos, de donde se habrían llevado dos costales de garbanzos, una manta, una chaqueta, unas tijeras, una corneta de metal, dos ovillos de hilo, seis calcetines, media docena de pañuelos y 10 pesetas. El supuesto les costó la vida.

Fueron trasladados a una quebrada de Fontanosas que se encuentra a unos 200 metros de la entrada del pueblo por la carretera de Caracollera. Allí los fusilaron de madrugada. Luego fueron trasladados por algunos vecinos del pueblo y arrojados a 2 fosas paralelas al muro del cementerio. El fusilamiento en Fontanosas el 1 de julio de 1941 se convirtió en el icono más contundente de la represión franquista, con todo el pueblo en vela a las 5 de la mañana escuchando las balas que resonarían durante mucho tiempo. Las víctimas eran:

Mateo Escribano Cardeñosa, casado con Eufemia Mansilla López, tenía 8 hijos con edades entre 1 a 21 años. Francisco (también fusilado), Nemesio, Justiniano, Aquilino, Inocente, José “Joselillo”, Mateo y Victoria. Tras los asesinatos, la familia vivía de la caridad y de pocos jornales, vivieron varios años un chozo de paja. Francisco Escribano Mansilla, hijo de Mateo Escribano Cardeñosa fue el más joven de los 7 fusilados. Estaba soltero. Manuel Escribano Cardeñosa, casado con Mª Cruz Leñador Hinojosas, tenía 6 hijos de entre 13 y 31 años: Aniceta, Angeles, Ramón, Carmen y Aurelia. Ramón Escribano Cardeñosa, casado con Leocadia Resa Culebras y se quedó viudo antes de la guerra. Se casó de segundas nupcias con Eugenia de Abenojar. No tuvo descendencia. Félix Polo Gavilán, casado con Rosina Serena Fernández, tenía un hijo con 7 meses, Félix Polo Serena, cuyo hijo Cándido Polo Serena vive en Puertollano.

Leoncio Del Alamo Turro, casado con Eloisa Vargas Sánchez, tenía 4 hijas: Libertad, Florencia, Matea y Leonidas de entre 3 y 9 años, que tras el asesinato del padre terminaron emigrando definitivamente a Barcelona. Julián Del Alamo Turro, casado con Priscila del Olmo García, tenía una hija, Juliana.

La exhumación realizada en febrero de 2006 recuperó los restos de las 7 víctimas, poniendo de manifiesto que fueron inhumados boca abajo, practica humillante habitual ordenada por la iglesia para que los fusilados rojos no pudieran alcanzar el cielo. Todos presentan fracturas en el cráneo, vértebras o mandíbula a consecuencia de disparos por arma de fuego. No se constatan otras lesiones por arma de fuego en áreas distintas del cráneo y cuello.

Una vez identificados, los restos regresaron nuevamente al pueblo que los vio morir a manos del régimen franquista, para ser entregados a sus familiares. Se les enterró a todos juntos, tal y como habían estado esas decenas de años, y se les puso un monolito con la inscripción “Victimas de la Injusticia y el Terror, Testimonios para la Paz”.


Documentación: Crónicas a pie de fosa (Jesús Pablo Domínguez Varona y Aiyoa Arroita Lafuente). El País (Carlos E. Cué). Y la obra Fontanosas, 1941-2006. Memoria de carne y hueso de Julián López García y Francisco Ferrándiz.


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ