EL FUSILAMIENTO DE 17 VECINAS de Guillena (Sevilla) en 1937, por el delito de ser familiares de Republicanos

Rosas de Guillena word pressEn Guillena no hubo ninguna resistencia a los golpistas. La columna del gobernador Carranza entró en Guillena siendo recibido por la Guardia Civil. Los hombres cercanos al Frente Popular se fueron a Extremadura y de ahí a Madrid para inscribirse en el Ejército Republicano. Otros se quedaron en la sierra próxima a Guillena soportando el frío, el miedo, el hambre. Los que se presentaron confiados en que no habían cometido ningún delito fueron fusilados por aplicación del Bando de Guerra.

Las mujeres se quedaron cuidando de sus familias y de los hijos de sus familiares fusilados, conviviendo con el miedo, el hambre, la desesperación, la represión que desde los primeros momentos se instauró en Guillena, soportando la humillación constante de los franquistas. En Septiembre de 1937 fueron encarceladas 17 vecinas. Su único crimen era ser cónyuges, hijas, hermanas, viudas de Republicanos. Eran campesinas y jornaleras. No hubo más de lo que las pudieran acusar, porque tampoco hubo acusación ni consejo de guerra. No consiguieron de ellas ni un dato que les acercara a los hombres que buscaban “y por eso las mataron”.

Se las torturó, humilló, y se las paseó rapadas por el pueblo. Después un camión las trasladó como ganado a Gerena. Juan Palma, médico del pueblo, intentó salvarlas, explicó que muchas estaban enfermas, tenían niños, había embarazadas. Consiguió bajar a una que daba de mamar a su bebé y a “La Marcelina” cuyo niño se aferraba a su pecho. La crueldad fue ilimitada con las demás. Los vecinos de Gerena contaron que sus gritos resonaron en todo el pueblo. En Noviembre de 1937 las 17 mujeres fueron fusiladas. Una a una fueron cayendo ante los disparos del pelotón. Sus cuerpos, sin respeto alguno, fueron lanzados a una fosa común. Sus nombres eran:

Eulogia Alanis García, “la cunera”.
Ana María Fernández Ventura, “la lega”. Originaria del Portugalete sevillano, 29 años, 2 hijos, madre soltera.
Antonia Ferrer Moreno. Natural de Loja. Casada con Cristobal Barroso, 3 hijos.
Granada Garzón de la Hera, “la gitana”. Natural de Guillena, 41 años, 9 hijos, el mayor José y su marido Francisco Aguilar, asesinados. Denunciada por el cura del pueblo por no estar casada por la iglesia.
Granada Hidalgo Garzón. Viuda, 70 años. Sabía leer.
Natividad León Hidalgo, 52 años. Casada con Antonio León, 2 hijos.
Rosario León Hidalgo, 41 años. Casada con Francisco Prieto, 3 hijos.
Manuela Liánez González, “la esterona”. Casada con Eduardo Rodríguez, 2 hijas, detenida por no declarar el paradero de su marido.
Trinidad López Cabeza, 50 años, 8 hijos, detenida en su casa; su hija mayor se ofreció para ir en su lugar; no volvió a ver a su madre.
Ramona Manchón Merino, 44 años. Casada con Antonio Palacios (asesinado), 4 hijos.
Manuela Méndez Jiménez, 24 años. Casada con Manuel Domínguez (desaparecido), 2 hijos. Detenida por no revelar el paradero de su marido.
Ramona Navarro Ibáñez, 24 años. Casada con José María Macero, 2 hijas.
Dolores Palacios García, 46 años. Casada con Antonio Hidalgo, 9 hijos.
Josefa Peinado López, 55 años. Casada con Manuel Peinado, 2 hijos.
Tomasa Peinado López, 61 años. Casada con Antonio Fernández, 5 hijos.
Ramona Puntas Lorenzo, 52 años. Casada con German Franco (asesinado), una hija.
Manuela Sanchez Gandullo. 57 años. Casada con Emilio Valdivia, 3 hijos.

El jefe del Estado Mayor Cuesta Monereo, informó a Franco que fueron fusiladas “por tratarse de “sujetos peligrosísimos de filiación marxista que auxiliaban a los huidos proporcionándoles alimentos”. Los falangistas querían sacarles a estas mujeres el paradero de sus familiares, que estaban en el frente con el bando republicano o habían escapado a la sierra. En el libro Las víctimas de la represión militar en la provincia de Sevilla, José María García Márquez explica que las “matanzas de mujeres como en Gerena, El Real de la Jara, El Ronquillo o Guillena, eran exclusivamente operaciones de limpieza, para cortar de raíz las ayudas que los huidos en las sierras estaban recibiendo de los pueblos”. García Márquez tiene expedientes de más de 500 mujeres asesinadas en la provincia de Sevilla: “Más que 13, 17 o 25 rosas, hay una auténtica rosaleda de muerte”.

TESTIMONIOS:

“El Moña, el enterrador, vaya forma en que trató aquellos cuerpos muertos”…“Una de las muchachas venía embarazada, se escabulló y se escondió detrás de un nicho, y el Moña les dijo, Ehhh, aquí hay una, se volvieron todos y la mataron”…“aterrados vieron los relampagones de las descargas de los fusiles una y otra vez. Aún no era de día cuando comenzó la matanza”…“A las mujeres las mataron el comando de Falange de Gerena, compuesto por Pozo el empedrador el jefe de ellos, Carrillán el famoso, el Chato Panadero, el Popo, José el Calentitero el de los calentitos un elemento bueno, Juan Valderas El Pescadero que era cojo, Quito el Demonio que mató a un niño a chocazos contra una pared, Felipe el Caco, Arturo el de la Mariqui y Apache, Montero el Guardia Civil asesino de niños, que mató al niño del Polvorista”…”Estos asesinos viajaban a las aldeas del Castillo y a la sierra de Aznalcollar para fusilar Republicanos detenidos”…“Abusaron de una después de muerta, el Moña y el Maestro Empedrador le sacó con un puñal el niño del vientre a la que estaba embarazada eso fue terrible, tremendo”…“Cuando las mujeres trataban de esconderse en los nichos excavados en la tierra, El Moña las cogía por los pelos y las ponía para que las mataran”…”Ellos disparaban desde la cancela, eran 12 o 13 de Falange y 2 o 3 Guardias Civiles”.

En 2011 se inició la exhumación de la fosa común encontrando los cuerpos de 17 mujeres, una o dos embarazadas, de 24 a 70 años, esposas, hijas y hermanas de Republicanos. Además, se localizaron hasta 23 niños y bebés que murieron por la hambruna que hubo en España entre 1939 y 1950. Un análisis de ADN pudo poner nombre y apellido a cada hueso. Las 17 rosas de Guillena han regresado de Gerena a su pueblo, Guillena, a descansar en paz, 75 años después de su asesinato como heroínas y con la dignidad recuperada, en 2 coches fúnebres escoltadas durante todo el trayecto por las banderas tricolores de la 2ª República Española.


Documentos originales: Imagina65. armh19mujeres. El Mundo. Huffington Post (Carmen Rengel). El Plural. El País (Manuel Planelles). Los ojos de Hipátia (Arantxa Carceller).


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios

LA MASACRE DE MIEMBROS DE LA CORPORACIÓN MUNICIPAL de Vigo, y otros señalados SOCIALISTAS Y REPUBLICANOS, por los franquistas en 1936

Vigo word pressEl 20 de julio de 1936 el capitán Antonio Carreró declaró el Estado de Guerra en Vigo generando un sangriento episodio en Porta do Sol cuando abrieron fuego, y la tropa cargó contra la multitud ocasionando decenas de muertos. Inmediatamente los sublevados buscaron y encarcelaron a las figuras más destacadas del socialismo y del republicanismo local para escarmentar y aterrorizar a la población. Todos fueron detenidos en sus casas, todos se habían negado a armar al pueblo contra los sublevados, todos suponían que no tenían nada que temer.

Los golpistas les sometieron a un proceso judicial altamente irregular lleno de acusaciones falsas, colaboración en un reparto masivo de armas en la Casa do Pobo, confabular contra los militares. A la vista, celebrada el 22 de agosto, los procesados no pudieron asistir. Todos fueron condenados a muerte. El 27 de agosto, 10 hombres pagaron con su vida la lealtad a la República. De madrugada, un pelotón del ejército al mando del capitán Carreró, acompañado por el teniente de la Guardia Civil Francisco Rodríguez “El Rabioso”, obligó a empellones a los presos a subir a un autobús para llevarles hasta el cementerio de Pereiró. Les obligaron a situarse contra la tapia y descargaron contra ellos una ráfaga de balas.

El olor a azufre de la pólvora se elevó entre los mausoleos, lápidas y tumbas. Luego, el implacable manto de silencio. Quedaban a los pies de la tapia una “maraña” de cadáveres y balas. Y los vestigios de la democracia depuesta. Después fueron arrojados a una fosa común. No fue una matanza casual, su única responsabilidad era la de ser leales a la República, y por eso los mataron. No fueron los primeros ni los últimos. Centenares cayeron en episodios análogos y documentados en el alto de Puxeiros y en O Castro, y muchos más en cunetas de toponimia anodina. Los fusilados en Pereiró fueron:

Emilio Martínez Garrido, nacido en Lavadores (Vigo), tenia 50 años, era el alcalde de Vigo. Era industrial, socialista, intentó mantener la tranquilidad en la ciudad. No aceptó el ofrecimiento de la Guardia de Asalto ni de la CNT para defender el ayuntamiento y armar voluntarios, porque el comandante de la guarnición militar había dado su palabra de lealtad.
Enrique Heraclio Botana, nacido en Mourente, Pontevedra, en 1871, tipógrafo, fundador de la UGT y presidente de la Agrupación Socialista y de la Casa del Pueblo de Vigo, director del diario Solidaridad. En 1913 fue concejal de Vigo por el PSOE, y diputado por Pontevedra en 1931. Defensor de la alianza socialista con los sectores republicanos. Sus últimas palabras fueron, “Algún día se conocerá el crimen que se comete con nosotros”.
Ubaldo Gil Santóstegui, nació en Vigo en 1879, médico, el primero en establecer un gabinete de rayos X en la ciudad en 1913. Miembro del PSOE y de UGT, diputado provincial en 1921, elegido alcalde en Vigo en 1931.
Ignacio Fernández Seoane, nació en 1900 en Ribadavia. Era panadero, militó en UGT y PSOE. En 1936 fue elegido diputado en Pontevedra por el Frente Popular.
Apolinar López Torres, nació en Pontevedra en 1894. Era maestro nacional, fundador de la Asociación de Trabajadores de la Educación, y después sindicalista activo y presidente de la FETE y de la agrupación socialista de Vigo en 1936.
Antonio Bilbatúa Zubeldia, nació en Sarria, Lugo, en 1894, oficial de telégrafos, militante del PSOE, diputado del Frente Popular por Pontevedra en 1936.
Demetrio Bilbatúa Zubeldia, nació en Guipúzcoa en 1896, maestro nacional, presidente del PSOE de Vigo.
Ramón González Brunet, nació en Vigo en 1886, miembro de la UGT y del PSOE, funcionario de la Casa del Pueblo, concejal electo en 1931.
José Antela Conde, nació en Teis (Pontevedra), camarero, militante de UGT y del PSOE, alcalde de la población pontevedresa de Lavadores, donde hubo resistencia contra el golpe.
Manuel Rey Gómez, nació en Cambados en 1904, era sindicalista

Posteriormente, el 10 de diciembre de 1936, el primer alcalde de Vigo en la Segunda República, Enrique Blein Budiño, fue igualmente asesinado.

Tenemos que saber los nombres de los que sufrieron la represión en aquellos años oscuros, que llenen nuestra memoria de conocimiento histórico para transmitírselo a las nuevas generaciones. Por justicia, por una verdadera educación democrática, salud mental, dignidad, rigor histórico, merecemos saber la verdad.


Documentos originales: El País (Primitivo Carbajo). Faro de Vigo (Ana González Liste). Búscame en el Ciclo de la Vida (Antonio Giráldez, Maria Torres). Igualdad de derechos (Irene Paz Gomez). El Terror fascista en Galicia


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

ANTONIO MUÑOZ BENITEZ, maestro ácrata racionalista, asesinado por los franquistas en 1936

ANTONIO MUÑOZ BENITEZ word pressAntonio nació el 21 de abril de 1.879, en Arcos de la Frontera (Cádiz). Estaba dotado de excelentes condiciones para el estudio, pero sus orígenes campesinos no le permitieron nunca pasar de la enseñanza primaria. Recibió docencia, junto a Blas Infante Pérez, del maestro Racionalista José Sánchez Rosa. Empezó su labor de maestro Racionalista por la Serranía de Cádiz, Alcalá del Valle, Setenil de las Bodegas, Torre Alhaquime, Olvera, etc., donde conoció a los ácratas románticos Germinal Sola y Pompeyo Ojeda. Eludió el servicio militar marchando con el Doctor Pedro Vallina Martínez al Marruecos francés; aprendió francés y árabe e impartió enseñanza en las Kábilas cercanas a Casablanca. Cuando pudo volver, comenzó dando clase en pequeños pueblos y cortijadas cordobesas.

Estudió el pasado romano y árabe de Córdoba, pronunció conferencias sobre el Comunismo Libertario, y en 1914 se instaló en la sede de la CNT de Dos Hermanas, donde impartió clases diurnas y nocturnas a niños y obreros agrícolas. Se leían libros de Juan Grave, Carlos Malato, Elíseo Reclus, Vicente Blasco Ibañez, Francisco Ferrer Guardia, Luis Büchner y otros grandes pensadores. En cuestión de unos 5 años aprendieron a leer, escribir y las 4 reglas más de 2.000 obreros, también aprendieron cuales eran sus derechos laborales, todos eran ateos convencidos. La burguesía de Dos Hermanas le puso a Antonio el nombre de “El Laico”. Su labor de instrucción de las masas trabajadoras fue notable, no hay tajo agrícola en el que no tuviera alumnos.

Al proclamarse la II República, la reaccionaria patronal de Dos Hermanas no respetaba las leyes republicanas de jornada máxima legal de 8 horas y el descanso dominical, por lo que el 21 de julio de 1.931 organizó, con el Doctor Pedro Vallina Martínez, una huelga general revolucionaria. La huelga fue un éxito de participación en toda la provincia de Sevilla, hubo tiroteos entre los piquetes y la Guardia Civil en varios puntos de Dos Hermanas resultando muerto el militante de la CNT Manuel Alcoba Andrada.

El 2 de agosto de 1.932 la masa obrera de Dos Hermanas, por aclamación eligió como alcalde a Antonio, que tomó posesión de su cargo con estas palabras: “Siempre se ha dicho que con la gracia del espíritu santo se abre la sesión, hoy se abre en nombre del pueblo”. Durante su mandato puso un impuesto a las campanas de la Iglesia por molestar los oídos de los ciudadanos, sufragó los entierros y casamientos civiles y las murgas del Carnaval interpretaron canciones, compuestas por él mismo, alusivas al caciquismo local y a la sotana.

En las elecciones del 16 de febrero de 1.936 fue elegido Concejal de Instrucción Pública con la candidatura del Frente Popular. Con el golpe fascista, Dos Hermanas fue tomada por los rebeldes, que ametrallaron a muerte a varios obreros. El 30 de julio de 1.936, dos Guardia Civiles y dos falangistas detuvieron en su domicilio a Antonio y lo encerraron en la cárcel del pueblo, al día siguiente, por la mañana, fue llevado al cementerio por un pelotón de falangistas para ser asesinado, entonces hizo uso de su oratoria y fueron incapaces de disparar un sólo tiro diciéndole: “Don Antonio no hay razón, por nuestra parte, para matarlo, así que nos vamos otra vez al pueblo y ya decidiremos allí”. Trasladado al cercano Alcalá de Guadaira, el 31 de Julio de 1936, fue asesinado en la puerta del cementerio junto a Pedro Cano, un masón de dicho pueblo, al grito de ¡Viva la República y Viva la Humanidad!


Documentos originales: Orto (revista cultural de ideas ácratas). Año XXV. nº 136 enero-marzo 2005. Todos los nombres. Dos hermanas ardeMuñoz Benítez, epígono de la escuela racionalista (Ana Mª Montero).


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

RAFAEL PEDRAZA BELLIDO, Presidente de la Agrupación Local del PSOE de Montemayor, FUSILADO POR LOS FASCISTAS en Aguilar de la Frontera en 1936

Rafael Pedraza Bellido word pressRafael Pedraza Bellido nació en Montilla, el 6 de junio de 1897, hijo de Candelaria Bellido Repiso y Rafael Pedraza Luque. Era el mayor de cuatro hermanos, dos hermanas: Concha y Carmela y un hermano, el menor: Ángel Pedraza Bellido. Se casó en primeras nupcias con Carmen Uruguru y tuvo un hijo llamado Rafael Pedraza Uruguru, que falleció. Quedó viudo y se casó con mi abuela, Teresa Galán Llamas, el día 29 de diciembre de 1923. Residían en Montemayor en la calle Justo Moreno. Tuvo 3 hijas: Candelaria, Rafaelita y Josefina, y un hijo póstumo, Rafael Pedraza Galán.

Eran una familia muy feliz, mi tita Tere recuerda que se querían muchísimo, era un matrimonio con mucho amor. En la casa se respiraba dicha y alegría, su padre jugaba con sus niñas cuando llegaba de trabajar y tenía ocasión. Esto que ahora vemos muy común no era lo frecuente en los hombres de la época. Él se deshacía en halagos para su mujer y sus hijas. Trabajó de electricista, panadero, e incluso de camionero. Militaba en las filas del PSOE.

El 26 de julio de 1936 fusilaron a su hermano menor, Ángel Pedraza Bellido, en Paradas, provincia de Sevilla, con 26 años de edad. Allí trabajaba de electricista, aunque residía en Montemayor, provincia de Córdoba, junto a su esposa María Navarro Berna, matrona en el pueblo, su hijo Rafael y su hija Ana María. Su esposa falleció después por fiebres tifoideas y está enterrada en Córdoba. Sus hijos, al quedar huérfanos de padre y madre, fueron criados por sus tías paternas Carmela y Concha en Montilla, por separado.

Tras este asesinato, su mujer, Teresa, intentaba convencerle para que dejase el pueblo y evitar su fusilamiento. Él quedó muy afectado con el crimen cometido contra su hermano. Ángel vivió en su casa de Montemayor desde que contrajo su primer matrimonio. Se negaba a marcharse afirmando: «Yo no he hecho nada malo, Teresa, y no tengo que abandonar a mi familia». A lo que ella le contestaba: «Si no te quieres ir solo, vámonos todos». Rafael le decía: «Tú no tienes que pasar fatigas. Si tu eres una hermana de caridad, ¿Quién te va a querer hacer daño a ti?»

Su hija mayor recuerda que muchos días llegaba a su casa sin zapatos y cuando su mujer le preguntaba: «Rafael, ¿otra vez vienes sin zapatos?» Le contestaba: «A quien se los he dado le hacían más falta que a mí, Teresa». A los 21 días de haber fusilado a su hermano Ángel, cuando ya tenía pensado dejar su casa, con su equipaje preparado para marcharse, no tuvo opción. Salió a pasear el día 15 de agosto por ser fiesta y ya no regresó nunca más.

El día 16 de agosto de 1936 lo fusilaron en La Fuente de la Higuera, junto a sus amigos y compañeros de partido: Antonio Jiménez Jiménez, Juan Mª Moreno Díaz, Rafael Prieto Morales y José Mª Arroyo Llamas. Los arrojaron a la fosa nº 19 en el Cementerio Municipal de Aguilar de la Frontera, donde yacían 18 cuerpos. Tenía 39 años.​


Documento original de su nieta: Ana Cristina Pedraza Nadales en: Todos los nombres 


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

CARMEN MORA MARÍN, REPUBLICANA y socialista, fusilada por los franquistas en Cádiz en 1937

Carmen Mora word pressCarmen Mora Marín era natural de Málaga, tenía 22 años y era hija de Amador Mora Rojas, alcalde socialista de Tarifa que consiguió escapar de los golpistas. En diciembre de 1936 la policia franquista trasladó a a ella y a su hermana Antonia, de 16 años, a la comisaría para ser interrogadas. Antonia fue liberada. La Delegación de Orden Público de Cádiz pidió informaciones sobre los familiares de Carmen Mora, que fue considerada por el instructor “Peligrosa extremista. Que siga presa”.

El fiscal encargado del caso puso en marcha los nuevos Procedimientos Sumarísimos de Urgencia (PSU), ideados para menguar las garantías de los procesados y hacer más expeditiva aún la justicia sumarísima. El auto-resumen por el que la declaraba procesada y presa explicaba que Carmen Mora había pertenecido a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), había ejercido en Tarifa como tesorera del PSOE, había sido ferviente defensora y difusora de las ideas socialistas participando en actos por los campos, utilizando tonos violentos y exaltados. Tras el 18 de julio hacía apología de las “noticias y partes” marxistas, se declaraba enemiga del golpe y hablaba en términos despectivos de “sus Caudillos”. En consecuencia le achacaba una actuación calificable, con carácter de autora, de “inducción clara a la rebelión” ya que había participado en la “gestación de la actual subversión marxista”.

Las acusaciones sobre Carmen Mora se basaban en informes de la Guardia Civil y el Ayuntamiento. El policía que la había detenido declaró que había recibido la confidencia de una vecina cuyo nombre desconocía. Otra vecina afirmó que Carmen se había mostrado agresiva con los que llamaba fascistas. A ella misma, y a sus hijas, les tenía antipatía, les había dicho que era socialista y estaba dispuesta a morir por sus ideales. El propietario de la casa y un cabo de asalto confirmaron algunas de estas acusaciones, avalando a la vecina, “la única que no era extremista de toda la vecindad”.

Tenían prisa las autoridades golpistas por terminar con el caso. La sentencia ilustraba la “justicia al revés” y “justicia del terror” que realizaban los golpistas: Resultaba probado que pertenecía a las JSU, propagaba sus ideas “extremistas”, había “albergado” en su casa de Cádiz a 63 jóvenes tarifeños para asistir a un mitin extremista, no era favorable al golpe de estado. Era autora de de un delito de rebelión porque su propaganda activa y actos políticos habían favorecido la resistencia al golpe. Aunque no se le pudo acusar de haber utilizado armas, se la consideró uno de los elementos disolventes y en armas contra la Patria. Sobre Carmen Mora caían delitos contemplados en los bandos de guerra emitidos en el verano de 1936 y diversos artículos del código de justicia militar.

La reclusión perpetua no era suficiente, los tribunales de guerra estaban facultados para imponer las penas en “la extensión que consideren justa”. En el caso de Carmen Mora era condenada a muerte por un delito de “rebelión militar por adhesión” con agravante de significativa peligrosidad. La monstruosidad jurídica no se puede descontextualizar de la persecución a la familia Mora que se llevaba a cabo, la huida del padre, alcalde de Tarifa, exacerbó el hostigamiento al resto de la familia. Impartir “justicia” no era el objetivo de los golpistas, sino un medio para desembarazarse de sus opositores.

A las 6,30 de la mañana del 19 de abril de 1937 en el foso de la Puerta de Tierra, un piquete de guardias civiles fusiló a Carmen junto a 3 sindicalistas, Antonio Martín Román, José Ruiz Gallardo y Miguel García Tejero. El caso se asemejó mucho al de otra mujer asesinada por los golpistas, Milagros Rendón. La venganza se volvió hacia su familia. Su hermano Miguel, que estuvo defendiendo el Gobierno Civil, había sido asesinado en agosto de 1936, y un mes después su madre, Antonia Marín Muñoz, fue asesinada en Facinas. Su padre Amador murió combatiendo en el frente de Córdoba en 1937. La única superviviente de la familia fue la hermana menor, Antonia.


Documentos en Todos los nombres (José Luis Gutiérrez, Informe fosas comunes)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

LUIS LAVÍN GAUTIER, GOBERNADOR CIVIL DE VALLADOLID, y otras autoridades Republicanas, socialistas, sindicales, asesinados por los franquistas en los primeros años de la guerra

Luis Lavín word pressLavín nació en Santander en 1899. Casado con Emilia de Lama, en 1936 tenía 6 hijos. Era profesor mercantil en Santander y propietario de una fábrica de muebles y construcciones. Afiliado a Izquierda Republicana, estuvo destinado en Cuenca, Toledo y Zamora, desde donde fue destinado a Valladolid para resolver múltiples problemas de orden público, lo que realizó con éxito, tras reuniones, diversas medidas, requisa de armas, detenciones, visitas a pueblos, a los alcaldes, interés por los conflictos del campo, obras pendientes, aspiraciones de los vecinos, actitudes que esperanzaron a los ciudadanos. Pero los fascistas de Valladolid eran muy activos y peligrosos, asociados a las JONS de Onésimo Redondo, un peón en manos de la iglesia, que le había formado y becado en Alemania, de donde regresó con ideas nazis, y dispuesto a ponerlas en práctica por los medios que fuera.

La sublevación del 18 de Julio acabó con la legalidad abruptamente. Lavín ordenó que se recogieran las armas y se detuviese a los alborotadores. Algunos concejales, socialistas lúcidos como Eusebio González Suárez, José Garrote Tebar, el diputado Federico Landrove López y otros, insistieron del peligro real, pidieron a Lavín abrir los depósitos de armas para que el pueblo repeliera la rebelión, pero Lavín no hizo caso, enorme error. Luis Lavín, su secretario, Rodolfo Casanova, y todos sus interlocutores serían asesinados; más de 500 personas serían detenidas, muchas asesinadas, en la provincia cientos de autoridades municipales correrían la misma suerte. Fue responsablilidad de Luis Lavín, no confió en el pueblo, lo pagó caro él mismo, pero como autoridad le atañe una responsabilidad mucho mayor.

La toma de la Capitanía, la lucha, los tiroteos, el gentío, los gritos, hicieron comprender a Lavín y su secretario rápidamente que el golpe se estaba produciendo. Los sublevados tomaron el Gobierno Civil y la Capitanía, deteniendo a la máxima autoridad militar, Nicolás Molero Lobo. Lavín se presentó en el cuartel de la División para intentar reconducir la situación, pero fue conducido a la cárcel Nueva, acusado de rebelión, y condenado a muerte. Fue fusilado en las cascajeras de San Isidro el 18 de agosto junto a dirigentes estudiantiles como Félix Lefler; líderes sindicales, como Eliseo San José; concejales como Tomás González Cuevas, y diputados como José Maestro San José y Juan Lozano Ruiz. El señor Luis Lavín Gautier, quien conservó hasta el momento de su muerte una gran serenidad y una dignidad ejemplar.

El 10 de abril de 1937, un grupo de civiles armados transportó hasta un paraje cercano al lago de Laguna de Duero a Rodolfo Casanova, junto a un total de 10 Republicanos vallisoletanos como el delegado gubernativo Florentín Quemada, nombrado por Luis Lavín para investigar las irregularidades en las cuentas de varios consistorios de la provincia. Allí los asesinaron a tiros. Los cuerpos fueron enterrados en el cementerio de Laguna.

La mujer de Lavín, Emilia de Lama, estaba junto a él en aquella noche de los generales, fue también detenida y maltratada. Las autoridades republicanas lograron canjearla por otra señora. La familia de Lavín volvió a Santander, pero cuando la ciudad cayó en manos fascistas, los Republicanos tuvieron que exiliarse a Francia. A finales de los años 60 realizaron gestiones para rehabilitar la memoria de Luis Lavín, recuperar su cadáver (en una fosa común del Cementerio del Carmen de Valladolid) y solicitar la pensión de viudedad. Pero la sed de mal de los vencedores estaba en plena forma, negaron la existencia de un gobernador civil llamado Lavín Gautier y de su muerte, no había sido inscrito en el Registro Civil, la pensión fue denegada. La familia envió copias de la hemeroteca, noticias y fotografías de la época que recogían el nombramiento, pero el ministerio no les contestó.

La figura del que fuera último gobernador civil de Valladolid nombrado por la República, ha sido difuminada intencionadamente por las autoridades franquistas intentando hacerla desaparecer. Vano intento. La memoria de las víctimas será recuperada, y con ella la exigencia de verdad, justicia, y reparación.


Documentos originales. Represión franquista en Valladolid, excelente y muy recomendable artículo de Orosia Castán. El País (Martine Navarro-Lavín). Carta de despedida de Luis Lavín GautierIdeología e historia, Alberto Reig Tapia. El holocausto español, Paul Preston


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

LA NOCHE DE LOS 80. La matanza de Republicanos en Teba (Málaga) por las tropas franquistas en 1937

Teba, La Noche de los Ochenta word pressTeba es un municipio situado en el nordeste de Málaga, en la comarca de Guadalteba. Desde mediados del siglo XIX destacó por la importancia de su movimiento obrero. La desigualdad en la distribución de la tierra hizo que la actividad política y sindical fuera muy activa, especialmente durante la 2ª República. La presencia de la UGT y el PSOE fue relevante desde principios de siglo y durante la República se fue abriendo camino el PCE. Y fue precisamente en la revolución de octubre de 1934 cuando el pueblo alcanzó un gran protagonismo con el intento de asalto del cuartel de la Guardia Civil y la posterior represión, que supuso el procesamiento de más de 100 personas.

En las elecciones de febrero de 1936 los resultados fueron favorables al Frente Popular con el 84% de los votos, el centro y la derecha se quedaron en el 16%. El 20 de septiembre de 1936 entraron las tropas franquistas. Muchos tebeños habían huido, pero cuando cayó Málaga un gran número regresaron a Teba, creyendo el embuste de la propaganda franquista de que no habría represalias. De entre los que no volvieron a Teba, 7 terminaron colaborando con la Resistencia Francesa y fueron degollados por la locura de los campos de concentración nazis.

Según llegaban a Teba, gran parte de ellos fueron detenidos. La brutal represión comenzó en septiembre de 1936. Hubo un goteo constante de fusilamientos desde ese momento hasta un año después. El momento más duro de la represión fue en la madrugada del 24 de febrero de 1937, la “Noche de los Ochenta”, cuando fueron fusiladas 84 personas en grupos de 10, en las tapias del cementerio. Había 3 mujeres, una de 22 años, embarazada de 7 meses, que fue fusilada por haber portado la bandera republicana un 1º de Mayo. La mayoría de los fusilados no estaban señalados políticamente, ninguno tenía delitos de sangre. Los que habían tenido protagonismo habían huido.

Los vencedores arrojaron brutalmente a los fusilados, unos encima de otros, por prisas o por odio, a una inmensa fosa de 25 metros de longitud y 2 metros. Posteriormente fueron arrojadas más víctimas. Durante la exhumación de la fosa de Teba, gracias a la intervención de la Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica de Antequera y su Comarca, fueron hallados un total de 151 cuerpos, 141 varones, 7 mujeres y 4 indeterminados. Se han hallado numerosos objetos personales, mecheros, monedas, medallas de la Virgen del Rosario patrona de Teba. La mayoría eran campesinos jóvenes, se han identificado documentalmente 140 personas. Los restos de las víctimas descansan ya en un panteón conjunto en el cementerio de Teba. El espacio ha sido declarado Lugar de la Memoria Histórica de Andalucía.


Documentos originales: Búscame en el ciclo de la vida (María Torres). Diario de Ronda (Francisco Pimentel). Mar y Meseta (Jesús Mª Montero Barrado). La Opinión de Málaga (Lucas Martín, Mª Carmen Carmona). Unidad cívica por la República (Miguel Jiménez Campos). La Noche De Los Ochenta. Teba Málaga (Documental) [Anonymous España]


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ