Alfredo Suárez Ferrín, alcalde REPUBLICANO de A Coruña, ASESINADO por los franquistas en el Campo da Rata en 1936

Alfredo Suarez Ferrin word pressAlfredo Suárez Ferrín nació en La Coruña en 1881 en una familia de profesionales liberales. Estudió química, profesorado mercantil, abrió una ferretería con su hermano Julio y una fábrica de caldos concentrados. Se casó con Sofía Chacón Winter. Tenían 3 hijos, que en el año 1936 tenían, Elisa 24 años, Sofía 22 y y Luis 20. Su militancia republicana conectaba con una ciudad que en el primer tercio del siglo XX fue un faro de progreso en todo el Estado.

En las elecciones municipales que dieron lugar a la II República, fue elegido concejal por el Partido Republicano Radical Socialista. En 1934 fue elegido alcalde de La Coruña pero fue cesado como represalia por la revolución de 1934. Al crearse Unión Republicana en 1934 pasó a formar parte de dicho partido. Fue vocal de la Liga de Derechos del Hombre y socio del Casino Republicano. Con la victoria del Frente Popular en las elecciones de 1936, fue repuesto en al cargo de alcalde. Alfredo era amigo personal de Casares Quiroga, y miembro de la Liga de Derechos Humanos. En más de una ocasión, demostró su buena fe, intercediendo a favor del Coronel Martín Alonso y Nevado de Bouza cuando estos fueron acusados de estafadores.

Al producirse el golpe de Estado fue detenido por unos días, puesto en libertad y detenido de nuevo horas después. Fue juzgado en consejo de guerra el 26 y 27 de agosto junto otros 10 Republicanos acusados de rebelión militar, 6 de los cuales fueron condenados a muerte, Alfredo Suárez Ferrín, el diputado Manuel Guzmán García, el funcionario municipal Francisco Prego, Joaquín Martín Martínez, periodista y educador, y los socialistas Maseda y Mazariegos.

Sus hijas, Elisa y Sofía, pidieron perdón y los coroneles Martín Alonso y Nevado de Bouza intercedieron por el hombre que una vez los había defendido. Unas horas antes de la ejecución llegó de la Junta de Defensa Nacional de Burgos el esperado indulto, pero alguien, o algunos, demoraron premeditadamente su aplicación, los generales de la Coruña decidieron no aplicar, y finalmente no hubo intercesión ni suerte para Alfredo Suárez Ferrín. Todos ellos fueron asesinados el 31 de julio de 1936 en el Campo de la Rata de La Coruña. Los fusileros intencionalmente fallaron el tiro varias veces, así que el mismo teniente que mandaba el pelotón de fusilamiento le dió un tiro de gracia, y le remató con un disparo a bocajarro.

Soy Alfredo Suarez, nieto de Alfredo Suarez Ferrín, me siento orgulloso de serlo. Después del asesinato de mi abuelo mi familia quedó desolada, en la ruina emocional y económicamente. Sus activos fueron saqueados e incautados, les embargaron todo lo que pudieron, hasta los muebles, les dejaron solamente los colchones. Salieron adelante gracias a la ayuda de familiares y amigos y al trabajo de todos los miembros de la familia. Su mujer y sus hijos adoraban a su padre y tuvo que ser tremendo el dolor de perder al esposo y padre de aquella manera tan trágica.

Desde aquí rindo un homenaje a mi querida abuela, fue la que peor lo pasó. Después de la muerte de su marido, no volvió a salir de casa hasta su fallecimiento en el año 59. Solo se relacionaba con la familia. La recuerdo siempre de luto, triste y con temor. Todos quedaron marcados para toda su vida, hijos y nietos fueron silenciados, vivieron con dolor y temor. Los nietos conocimos poco de las penas que tuvieron que sufrir. Supimos lo que había sucedido con nuestro abuelo, pero contado a retazos, procurando no extenderse mucho por el temor con que vivieron.

Quedan muchas cosas pendientes que hay que hacer en favor de los represaliados del 36, tienen que devolverles su dignidad y honor. Ni fueron “traidores a la patria ” ni participaron en ninguna “rebelión militar”. Todo lo contrario, defendieron con la palabra sus ideales y la legitimidad vigente en ese momento. Una amnistía es un perdón que nadie ha pedido. Hay que anular los juicios y las sentencias y “ellos” tiene que pedir perdón, pero parece ser que por motivos legales no se puede hacer ¡qué pena!

Alfredo Suárez Ferrín está enterrado en el cementerio civil de A Coruña. Hay que agradecer al Ayuntamiento de A Coruña las distinciones que le hicieron a Alfredo Suarez Ferrín, como la colocación de su retrato en el Ayuntamiento, el busto que le colocaron en los jardines del Méndez Núñez, y la calle que le dedicaron en Los Rosales.


Documentos: Memoria do Carcere (Alfredo Surez). La voz de Galicia (Carlos Fernández). Historia de Galicia (Injou Mouzo Riobó). Wikipedia. Imágenes de menhires de Wikipedia (Diego Delso), y de La historia en la memoria (Flickr)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ