En Guillena, Sevilla, 17 vecinas fueron FUSILADAS en 1937, acusadas de pertenecer a familias REPUBLICANAS

Rosas de Guillena word pressEn Guillena no hubo ninguna resistencia a los golpistas. La columna del gobernador Carranza entró en Guillena siendo recibido por la Guardia Civil. Los hombres cercanos al Frente Popular se fueron a Extremadura y de ahí a Madrid para inscribirse en el Ejército Republicano. Otros se quedaron en la sierra próxima a Guillena soportando el frío, el miedo, el hambre. Los que se presentaron confiados en que no habían cometido ningún delito fueron fusilados por aplicación del Bando de Guerra.

Las mujeres se quedaron cuidando de sus familias y de los hijos de sus familiares fusilados, conviviendo con el miedo, el hambre, la desesperación, la represión que desde los primeros momentos se instauró en Guillena, soportando la humillación constante de los franquistas. En Septiembre de 1937 fueron encarceladas 17 vecinas. Su único crimen era ser cónyuges, hijas, hermanas, viudas de Republicanos. Eran campesinas y jornaleras. No hubo más de lo que las pudieran acusar, porque tampoco hubo acusación ni consejo de guerra. No consiguieron de ellas ni un dato que les acercara a los hombres que buscaban “y por eso las mataron”.

Se las torturó, humilló, y se las paseó rapadas por el pueblo. Después un camión las trasladó como ganado a Gerena. Juan Palma, médico del pueblo, intentó salvarlas, explicó que muchas estaban enfermas, tenían niños, había embarazadas. Consiguió bajar a una que daba de mamar a su bebé y a “La Marcelina” cuyo niño se aferraba a su pecho. La crueldad fue ilimitada con las demás. Los vecinos de Gerena contaron que sus gritos resonaron en todo el pueblo. En Noviembre de 1937 las 17 mujeres fueron fusiladas. Una a una fueron cayendo ante los disparos del pelotón. Sus cuerpos, sin respeto alguno, fueron lanzados a una fosa común. Sus nombres eran:

Eulogia Alanis García, “la cunera”.
Ana María Fernández Ventura, “la lega”. Originaria del Portugalete sevillano, 29 años, 2 hijos, madre soltera.
Antonia Ferrer Moreno. Natural de Loja. Casada con Cristobal Barroso, 3 hijos.
Granada Garzón de la Hera, “la gitana”. Natural de Guillena, 41 años, 9 hijos, el mayor José y su marido Francisco Aguilar, asesinados. Denunciada por el cura del pueblo por no estar casada por la iglesia.
Granada Hidalgo Garzón. Viuda, 70 años. Sabía leer.
Natividad León Hidalgo, 52 años. Casada con Antonio León, 2 hijos.
Rosario León Hidalgo, 41 años. Casada con Francisco Prieto, 3 hijos.
Manuela Liánez González, “la esterona”. Casada con Eduardo Rodríguez, 2 hijas, detenida por no declarar el paradero de su marido.
Trinidad López Cabeza, 50 años, 8 hijos, detenida en su casa; su hija mayor se ofreció para ir en su lugar; no volvió a ver a su madre.
Ramona Manchón Merino, 44 años. Casada con Antonio Palacios (asesinado), 4 hijos.
Manuela Méndez Jiménez, 24 años. Casada con Manuel Domínguez (desaparecido), 2 hijos. Detenida por no revelar el paradero de su marido.
Ramona Navarro Ibáñez, 24 años. Casada con José María Macero, 2 hijas.
Dolores Palacios García, 46 años. Casada con Antonio Hidalgo, 9 hijos.
Josefa Peinado López, 55 años. Casada con Manuel Peinado, 2 hijos.
Tomasa Peinado López, 61 años. Casada con Antonio Fernández, 5 hijos.
Ramona Puntas Lorenzo, 52 años. Casada con German Franco (asesinado), una hija.
Manuela Sanchez Gandullo. 57 años. Casada con Emilio Valdivia, 3 hijos.

El jefe del Estado Mayor Cuesta Monereo, informó a Franco que fueron fusiladas “por tratarse de “sujetos peligrosísimos de filiación marxista que auxiliaban a los huidos proporcionándoles alimentos”. Los falangistas querían sacarles a estas mujeres el paradero de sus familiares, que estaban en el frente con el bando republicano o habían escapado a la sierra. En el libro Las víctimas de la represión militar en la provincia de Sevilla, José María García Márquez explica que las “matanzas de mujeres como en Gerena, El Real de la Jara, El Ronquillo o Guillena, eran exclusivamente operaciones de limpieza, para cortar de raíz las ayudas que los huidos en las sierras estaban recibiendo de los pueblos”. En Andalucía hubo casos de venganza y sadismo, como en ZufreGrazalemaEl Aguaucho. García Márquez tiene expedientes de más de 500 mujeres asesinadas en la provincia de Sevilla: “Más que 13, 17 o 25 rosas, hay una auténtica rosaleda de muerte”.

TESTIMONIOS:

“El Moña, el enterrador, vaya forma en que trató aquellos cuerpos muertos”…“Una de las muchachas venía embarazada, se escabulló y se escondió detrás de un nicho, y el Moña les dijo, Ehhh, aquí hay una, se volvieron todos y la mataron”…“aterrados vieron los relampagones de las descargas de los fusiles una y otra vez. Aún no era de día cuando comenzó la matanza”…“A las mujeres las mataron el comando de Falange de Gerena, compuesto por Pozo el empedrador el jefe de ellos, Carrillán el famoso, el Chato Panadero, el Popo, José el Calentitero el de los calentitos un elemento bueno, Juan Valderas El Pescadero que era cojo, Quito el Demonio que mató a un niño a chocazos contra una pared, Felipe el Caco, Arturo el de la Mariqui y Apache, Montero el Guardia Civil asesino de niños, que mató al niño del Polvorista”…”Estos asesinos viajaban a las aldeas del Castillo y a la sierra de Aznalcollar para fusilar Republicanos detenidos”…“Abusaron de una después de muerta, el Moña y el Maestro Empedrador le sacó con un puñal el niño del vientre a la que estaba embarazada eso fue terrible, tremendo”…“Cuando las mujeres trataban de esconderse en los nichos excavados en la tierra, El Moña las cogía por los pelos y las ponía para que las mataran”…”Ellos disparaban desde la cancela, eran 12 o 13 de Falange y 2 o 3 Guardias Civiles”.

En 2011 se inició la exhumación de la fosa común encontrando los cuerpos de 17 mujeres, una o dos embarazadas, de 24 a 70 años, esposas, hijas y hermanas de Republicanos. Además, se localizaron hasta 23 niños y bebés que murieron por la hambruna que hubo en España entre 1939 y 1950. Un análisis de ADN pudo poner nombre y apellido a cada hueso. Las 17 rosas de Guillena han regresado de Gerena a su pueblo, Guillena, a descansar en paz, 75 años después de su asesinato como heroínas y con la dignidad recuperada, en 2 coches fúnebres escoltadas durante todo el trayecto por las banderas tricolores de la 2ª República Española.


Documentos originales: Imagina65. armh19mujeres. El Mundo. Huffington Post (Carmen Rengel). El Plural. El País (Manuel Planelles). Los ojos de Hipátia (Arantxa Carceller).


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

Anuncios