La EJECUCIÓN de MATEA LUNA y otros vecinos de Villalpando por elementos franquistas en 1936

Matea Luna Alarma word press 2Matea Luna Alarma, nació en 1879, era vecina de Villalpando (Zamora), casada con Tomás Mansilla, madre de 6 hijos. Era la hermana mayor de Salvador Luna Alarma, presidente del Radio Comunista de Villalpando y candidato por el PCE en las elecciones generales de 1933. Ella y muchas mujeres de clase obrera protestaron en 1933 porque las Hijas de la Caridad detentaban un colegio que ocupaba un local de propiedad municipal, mientras que la escuela pública se encontraba en un estado deplorable, sin capacidad para atender a las necesidades educativas.

El 30 de marzo de 1936 la gestora municipal obligó a las hermanas a desocupar el hospital-escuela, lo que el párroco Luis Calvo Lozano cobraría cuando llegara el momento de echar una mano a Dios en la tarea de “herir profundamente el corazón” de quienes vivían al margen de la Iglesia y “desbaratar los planes” de las organizaciones obreras.

Matea fue detenida en agosto por los golpistas, junto a otras 5 personas: Su hermano Salvador, de 50 años; Gabriel José Gallego Granado, de 59 años, vocal de la gestora municipal del Frente Popular y primer secretario de la agrupación socialista; Froilán Veledo Gañán, esterero y jornalero de 50 años; Julia Cifuentes Veledo, de 30 años; Dimas Infestas Infestas, recaudador municipal de tasas, de 29 años y afiliado a la CNT.

La detención fue llevada a cabo por Juan Valera Nieves, “sargento Veneno”, y sus ayudantes, enviados por el gobernador civil Hernández Comes, que había autorizado la “detención de los individuos que se hubieran destacado por extremistas y contrarios al Movimiento” y para que “todos aquellos que hubieran tomado armas en contra de la Guardia Civil o fuerza armada fuesen dejados muertos en el cementerio de la referida localidad”. Ninguno de los detenidos había “tomado armas”. Los detenidos fueron trasladados a Zamora.

Al día siguiente de su detención fue asesinado, en el cementerio de Zamora, Gabriel José Gallego. Tres días más tarde, el 28 de agosto, Salvador Luna, Froilán Veledo y Dimas infestas. Matea Luna fue asesinada el 27 de octubre, tras haber sido sacada, supuestamente, para ser trasladada a Bermillo. De los 6 detenidos el 24 de agosto, la última en ser asesinada -el 21 de noviembre- fue la joven Julia Cifuentes, que pasó sus últimas semanas de vida en la cárcel en compañía de su madre Baldomera Veledo (encarceladas el 24 de agosto), y cuya historia fue publicada por su sobrina Yolanda Allende Cifuentes en el artículo En memoria de Julia”. 


Documento original, Foro por la Memoria de Zamora


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española