ISABEL ATIENZA LUCIO, cruelmente ASESINADA por delincuentes del requeté franquista en Sevilla en 1936

Isabel Atienza Lucio word pressIsabel Atienza Lucio era una anciana de 72 años de edad que vivía en una humilde casita del Barrio del Pumarejo, de clase social baja, situado al norte de Sevilla cercano a la Macarena, dentro de lo que posteriormente, se conoció como el Moscú Sevillano. Su pecado, ser la madre de Saturnino Barneto Atienza, destacado miembro del Partido Comunista de España en Sevilla. Al triunfar el golpe de estado fascista en Sevilla, Queipo de Llano ordenó el apresamiento y fusilamiento de todos los que habían colaborado con la legalidad Republicana, fundamentalmente los políticos de izquierdas.

Entre estos, figuraba Saturnino Barneto, considerable miembro del PCE de Sevilla. Este consiguió dar el “esquinazo” a las tropas de Queipo, fundamentalmente falangistas y requetés, que fueron los encargados de la “limpieza”, al escaparse por el laberinto de la desaparecida calle Andueza que estaba pegada a las murallas de la Macarena por su parte exterior. Tras varios meses, los fascistas seguían sin encontrar a Saturnino, según se ha sabido posteriormente se refugió en el barrio de San Jerónimo. Finalmente consiguió llegar al Madrid Republicano.

Como venganza hicieron prisionera a su madre Isabel, a su esposa Rosario Toreegrosa Amil, y a Ana, hermana de Barneto. La lucha por tener una vida digna llevó a la familia Barneto a estar en el punto de mira. Las tuvieron toda la guerra hacinadas en la comisaría de la calle Jesús y en la cárcel provincial en calidad de rehenes. Rosario tenía consigo a su hija menor, Rosa, un bebe de tan solo 6 meses, que cuando salio con su madre de la cárcel contaba ya con 6 años de vida. También fueron encarceladas la sobrina de Saturnino, Anita Ponce, y su suegra, casi acaban con todas las mujeres de la familia Barneto (testimonio de la biznieta de Isabel).

Las autoridades sublevadas se plantearon canjear a la familia de Barneto, junto con un hijo de Largo caballero, al que la guerra había sorprendido haciendo el servicio militar a las órdenes de los sublevados, por José Antonio Primo de Rivera, preso de los Republicanos en la cárcel de Alicante. Pero el intercambio no llegó a materializarse.

El otro delito de la madre de Barneto, Isabel Atienza Lucio, de 72 años había sido proteger a unas monjas del convento de la calle Aniceto Sáenz del acoso de un grupo de jóvenes comunistas. La mujer soportó intensos interrogatorios. Al no poder sacarles el escondite de su hijo, pues la verdad sea dicha, no lo sabían, decidieron cometer un crimen execrable. La noche del 8 al 9 de octubre la llevaron a contemplar un fusilamiento ante las tapias del cementerio y la anciana sufrió un ataque de nervios». Desde entonces, su final se precipitó.

En tal estado la condujeron en un camión a la plaza de Pumarejo, la hicieron bajar y le dijeron que la dejaban libre y la mandaron a su casa. Al llegar al centro de la plaza, le dispararon dos tiros en la nuca. Un carbonero vecino lo contempló todo desde una ventana. Los asesinos fueron 2 elementos del lumpen sevillano, maleantes del barrio, que justo días antes del golpe se afiliaron al requeté; este tipo de escoria era la columna vertebral del franquismo.

No contentos con el terrible crímen, la desnudaron y amenazaron a los vecinos con fusilar a quien se acercara a recogerla o taparla. Así, esta “peligrosa mujer” para el bando de Queipo permaneció durante 3 días, tendida, desnuda y muerta en mitad de la plaza de Pumarejo ante el miedo y asombro de toda la vecindad. Finalmente un yerno suyo llevó al juez para que levantara el cadáver. La defunción nunca fue inscrita en el Registro Civil.

Desde hace varios años, en la Plaza del Pumarejo existe una placa que recuerda a esta señora que había protegido a varios monjes de una conocida orden sevillana cuando fueron perseguidos por su barrio, porque la Sra. Isabel Atienza Lucio era una fervorosa católica.

¡Lo que es el odio y la maldad !


Documentos: A la luz de mi luna. Los horrores de la Guerra Civil: Testimonios y vivencias de los dos bandos. Escrito por José María Zavala. Eldiario.es (Montero Glez)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ