La “saca” franquista y FUSILAMIENTO de REPUBLICANOS del 24 de Febrero de 1940 en el cementerio de Guadalajara

saca 24 de febrero 1940 guadalajara word pressTras la ocupación militar de Guadalajara, el 29 de marzo de 1939, la maquinaria represiva franquista inició inmediatamente la persecución contra los Republicanos que se enfrentaron al golpe de Estado. Los asesinatos estaban previamente programados, la guerra solo los retrasó. Cientos de ciudadanos fueron detenidos juzgados y condenados en consejos de guerra sumarísimos sin ninguna garantía jurídica. En el cementerio municipal hubo 822 ejecutados entre 1939 y 1944. El 30 de abril de 1939 se realizaron las primeras ejecuciones, Mariano Almendros Montero y Francisco Lacerda Jiménez Rojo, a los que les fue aplicada la “ley de fugas”. En realidad murieron torturados en la propia cárcel. No fueron las únicas víctimas de torturas o de las terribles condiciones de las prisiones de la ciudad.

El 24 de febrero de 1940 tuvo lugar una de las primeras matanzas masivas en el camposanto, llevada a cabo por el regimiento mixto de infantería de maquinas de acompañamiento nº 85, un médico que redactaba el parte de defunción, 2 sacerdotes y 2 miembros de la archicofradía religiosa “Paz y Caridad” para que los reos se confesaran, con lo que les permitían redactar unas líneas a sus familiares, y eran enterrados en el “cementerio católico”. Las ejecuciones se produjeron a las 6:45 horas y los asesinados fueron inhumados en el Patio 4º Fosas nº 2 y 3 del Cementerio Civil. El piquete ejecutor estaba compuesto de 1 oficial, 2 sargentos, 4 cabos y 48 soldados.

Los asesinados en esa “saca” del día 24 de febrero fueron los siguientes:

Valentín Alcantarilla Mercado, 28 años, jornalero natural de Sacedón.
Julio de Amil Rodrigo, 27 años, albañil natural de Renera y residente en Loranca de Tajuña, militante del PCE y de UGT. Otros miembros de su familia también asesinados fueron Conrado de Amil Pérez, 48 años, fusilado el 03/05/40 y Francisco de Amil Rodrigo de UGT, fusilado el 05/12/40.
Ángel Ardiz Gil, 47 años, natural de Sacedón.
Pantaleón Ballesteros Alique, 48 años, natural de Sacedón. Tratante de ganado, militante de IR y UGT. Su hermano Telesforo, alcalde del PSOE de Sacedón y dueño de un bar en el pueblo, fue fusilado el 03/04/40.
Jesús Barriopedro Santamaría, 22 años, albañil natural de Mondejar. Militante del PCE . Durante la guerra fue Comisario Delegado de Guerra.
José Burgos Portero, 58 años, jornalero, natural de Madrid residente de Loranca de Tajuña, militante del PCE y UGT.
Emiliano Cobos Moreno, 33 años, jornalero natural de Moratilla de los Meleros, residente en Loranca de Tajuña donde fue presidente de la UGT local. Militante de UGT.
Alejandro de Pedro Ureta, 30 años, jornalero natural de Bujalaro. Militante del PCE.
Ciriaco Ecija Buendía, 34 años, natural de Sacedón. Militante del PCE y UGT. Su hermano Domingo, de 41 años y militante de UGT fue asesinado en la “saca” del 30/05/40.
Manuel Fernández Vázquez, 63 años, labrador natural de Loranca de Tajuña de donde fue alcalde. Militante del PCE y UGT.
Patricio Gaona Díaz, 45 años, jornalero natural de Loranca de Tajuña, Militante del PCE y UGT.
Ildefonso García Alcalde, 42 años, jornalero natural de Budia, militante del PCE y UGT. Presidente de la Casa del Pueblo y miembro de la junta directiva de la Colectividad de Monte Membrive. Colaboró activamente en la protección del patrimonio histórico religioso local.
Martina García Alcalde, 30 años, hermana del anterior; su otro hermano Pablo de 43 años, jornalero, había sido asesinado en Budia por unos falangistas el 20/07/36 tras tomar el cuartel de la Guardia civil y requisar las armas.
Ricardo Martínez López, de 38 años, jornalero natural de Loranca de Tajuña, militante de PCE y UGT. Su hermano Quiterio fue fusilado el 26/10/40.
José Rodríguez García, 44 años, jornalero natural de Pezuela de las Torres (Madrid), residente en Loranca de Tajuña, militante de PCE y UGT.
Tomás Vicente Lorente, 27 años, jornalero natural de Auñón, militante de UGT, fue presidente de las JSU y secretario de la Casa del Pueblo. Durante la guerra fue teniente de zapadores de la 43ª Brigada Mixta y Comisario delegado de guerra del 17ª Batallón. Organizó las milicias en su pueblo para su autodefensa. Al menos un vecino de Auñón se prestó voluntario para su ejecución, algo relativamente frecuente.

Muchos de ellos fueron presuntamente exhumados en 2016 sin que hasta el momento se conozca el paradero de sus restos.


Extracto del documento original publicado por Xulio García y Óscar de Marcos, del Foro por la Memoria de Guadalajara (FMGU), en Memoria Guadalajara


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ