AUGUSTO VIVERO RODRÍGUEZ DE TUDELA, librepensador y periodista REPUBLICANO, FUSILADO por los franquistas en las tapias del Cementerio del Este de Madrid en 1939.

augusto vivero rodriguez de tudela word pressAugusto Vivero Rodríguez de Tudela fue un escritor y periodista representante de la edad de Plata de la Cultura española, un movimiento de personalidades que intentaron, a través de su pluma generar opinión pública, inquietud por la lucha en favor de las libertades. Por defender estas ideas fueron considerados conspiradores y perseguidos, lo que les les condujo a su peor destino. Augusto nació en 1882 en La Habana (Cuba). Era hijo del teniente coronel Benigno Vivero y de Juana Rodríguez de Tudela, cuyas familias eran oriundas de Lugo y La Coruña respectivamente; tuvo 4 hermanos. Tras la pérdida de Cuba la familia volvió a Murcia. Estaba casado con Dolores Precioso Córdoba, con la que tuvo 4 hijos: Augusto, Celso, Óscar y Alicia.

En Murcia Augusto se inició en el periodismo llegando a dirigir El Heraldo de Murcia. Después fue redactor del Diario Universal y colaborador de El Liberal. Desde 1905 hasta 1911 fue redactor jefe de Nueva España y en ese mismo año fundó y fue director del periódico España Libre, que José Canalejas consiguió cerrar en 1912. Es destacable su faceta como traductor, tradujo del francés las Reflexiones sobre la violencia (1915) de Georges Sorel. En 1913 pasó a desempeñar el cargo de redactor de El Imparcial, del que al poco tiempo se convirtió en redactor jefe.

Como apasionado africanista y defensor de los derechos de España en la cuestión de Tánger frente a Francia e Inglaterra y sobre todo gran detractor de la colonización alemana, fue fundador y director de África Española (1913-1917),órgano oficial de la Liga Africanista Española (1913) con el militar Fernando Gillis Mercet. Vivero desarrolló en esta revista los artículos España y Francia en Marruecos, la cuestión de Tánger, los Alemanes en África, el derrumbamiento, la verdad sobre el desastre del Rif. Una línea de literatura que abordó las relaciones entre España y sus colonias africana en la que sobresalieron los nombres de Pedro Antonio de Alarcón, José Díaz Fernández y Ramón J. Sender.

Más tarde ostentó cargos de dirección en los periódicos El Mundo (1917) e Informaciones (1929). A finales de los años veinte vivía en Madrid (en cuya Universidad Central se había licenciado en Filosofía y Letras) y capitaneaba una heterogénea tertulia política de nombre de los Salesianos, en el célebre café de las Salesas, que reunía a gente ideológicamente tan diversa como el comunista Marino García, el socialista Eduardo Ortega y Gasset y el derechista Francisco Olías. En 1931 dirigió una activísima Izquierda Republicana Anticlerical (IRA) con Daniel Ruiz Baena, José Nakens, Eduardo Barriobero y Carmen de Burgos entre otros.

Se hizo comunista y dirigió la revista atea y anticlerical “Sin Dios”, inspirada en el diario soviético Bezbozhnik que encabezaba la Liga de los Militantes Ateos, y que a través de publicaciones como como Bezbojnik y Bezbiojnik ou Stanka lideró campañas para sustituir las fiestas religiosas por otras del hombre y la civilización; escribió y editó 24 folletos anticlericales y ateos, la “Biblioteca de los Sin Dios”, de los cuales 4 fueron denunciados. La literatura anticlerical de Vivero se inscribía en una tradición que criticaba el poder de la Iglesia Española y estaba a favor de una estricta separación entre Iglesia y Estado. Iniciada la Guerra civil pasó a dirigir el rebautizado ABC Republicano incautado por la República, pero su estilo radical provocó su cese en agosto de 1936. Participó activamente en el Asalto al Cuartel de la Montaña y más tarde fue Comandante y Comisario Político del Ejército Republicano.

Vivero fue uno de los periodistas más relevantes de la República que permaneció en Madrid hasta su asesinato. Fue perseguido desde el mismo momento en que terminó la guerra. Sometido el 5 de mayo de 1939 a consejo de guerra por el tribunal regional de responsabilidades políticas de Madrid, y por el tribunal especial de la represión de la masonería y el comunismo, resultó condenado a pena de muerte por adhesión directa y voluntaria a la rebelión con los agravantes de perversidad y trascendencia. En su causa no hay rastro de ninguna prueba documental. Fue fusilado por los fascistas junto a las tapias del Cementerio del Este de Madrid el 26 de mayo de 1939.

Los procesos judiciales franquistas contra periodistas Republicanos fueron ilegales, solo contemplaban su depuración sistemática. La presunción de inocencia era una utopía, no hubo posibilidad de defensa por parte de los acusados. Las condenas fueron arbitrarias y desmesuradas al no existir pruebas reales de comisión de delitos, en un gran número de casos no hubo denuncias ni informes pertinentes. La estrategia franquista para la sumisión se culminó con éxito: La libertad de información fue mutilada, quedando acalladas las voces discrepantes, el miedo se instaló entre los vencidos.


Documentos. Negritas y cursivas. Quienes eran. Wikipedia. Revistas UCM, Augusto Vivero, un periodista represaliado por el franquismo (Almudena Sánchez Camacho)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

Anuncios