En Trebujena, Cádiz, fueron ASESINADOS mas de un Centenar de REPUBLICANOS por agentes franquistas

Trebujena word pressLos obreros de Trebujena estaban agrupados en CNT o UGT, debido a la condición miserable al borde de la hambruna, de la mayoría de la población trebujenera. A los pocos días del golpe de estado, en Trebujena, en el arroyo de La Tolla, los obreros del pueblo armados con escopetas se enfrentaron con guardias civiles venidos de Sanlúcar que fueron rechazados. Al poco entró la tropa por la carretera de Jerez. Como habían hecho en Sanlúcar días atrás, los moros venían a Trebujena para violar a las mujeres y matar a los hombres por lo que Republicanos y sindicalistas se alejaron a la campiña trebujenera.

El Ejército y Guardia Civil destituyeron al Alcalde, enseguida Antonio Pulido Marín fue el primer alcalde de la nueva corporación municipal franquista. La Falange se encargó del derramamiento de sangre, a pesar de que en Trebujena las milicias obreras armadas no habían cometido atentado alguno contra los trebujeneros derechistas. Los 3 primeros trebujeneros asesinados el 31 de julio de 1936, fueron Antonio Cañadas Salcedo, uno de los 2 médicos de la localidad, Juan Garrido Moreno y José Silva Ruiz.

A partir de ese momento la locura homicida se desbocó hasta límites inimaginables. Empezó la matanza. Entre mediados de agosto y septiembre se produjeron atrocidades, como detenciones ilegales, palizas, purgas con ricino, rapados, exposición pública de reos, fusilamientos de paisanos del pueblo o de localidades cercanas. En la primera semana de agosto, fueron fusilados 5 o 6 trebujeneros en la Cuesta de Casarejos.

El 11 de agosto los alcaldes republicanos Juan Galán Barba, José Guerra Caro, y el socialista José Campos Salazar fueron conducidos a las cercanías de Lebrija para quitarles la vida. Al tiempo asesinaron en masa en la pared de la bodega de “Penita Negra” a 15 jornaleros a los que habían maltratado duramente. El matrimonio de Juana Aguilar Pazos “La Moricha”, de 72 años, y José Cordero Chamorro, recién apaleado, fueron acribillados en su propia cama. Juana, aún habiendo recibido tiro de gracia, no perdería la vida, y escapó de la fosa una vez enterrada, pero su hijo Manuel fue asesinado.

Ese mismo día los terroristas franquistas acabaron con el líder anarquista “Juanito Luna” y su compañero “Panao”, cerca del cortijo de Monesterejos. En septiembre fueron ejecutados otros 16 hombres en La Peña del Toro, en la carretera de Sanlúcar. Después de la fechoría los fusileros bebieron y comieron para festejarlo en el cortijo de Cabeza Alcaide. En esas fechas aniquilaron en las cercanías de Espera a fugitivos que acompañaban al anarcosindicalista “El Zarandaó”, cuando intentaban huir a territorio Republicano en la sierra gaditana.

Los homicidios continuaron en Octubre, hasta concluir el 28 de diciembre de 1936 con el asesinato del trebujenero José Caballero Robles, hijo de “Manzana”. Entre el 31 de julio y el 28 de diciembre de aquel año perdieron la vida como la mitad de los hombres de Trebujena. Otros trebujeneros que lograron eludir los fusiles de los fascistas del pueblo perdieron la vida luchando en el ejército republicano como José Chamorro Hedrera, o luchando contra el fascismo internacional durante la 2ª Guerra Mundial, o en el campo de concentración nazi de Gusen como ocurrió a Diego Pazos Pazos.

En septiembre comenzaron las depuraciones profesionales, la expulsión de personas sospechosas de izquierda del funcionariado público, la imposición de una economía de guerra, requisa de productos estratégicos, racionamiento, encarecimiento de los productos alimenticios de primera necesidad. Igualmente fueron víctimas los familiares de los asesinados, viudas y huérfanos, trebujeneros que sufrieron la represión del nuevo régimen franquista. En Trebujena hubo auténtico genocidio, la eliminación física y sistemática de Republicanos. De donde sacaron tanto odio en tan poco tiempo? ¿Porqué el cura les siguió dando la comunión a sabiendas que cada noche atentaban contra el pilar más importante de la filosofía cristiana?

El número total de asesinatos violentos de trebujeneros o forasteros vinculados al pueblo fue de 103. De esas muertes violentas, 4 fallecieron en oscuras circunstancias en cárceles franquistas como “Formalito”, Paco “el Conde”, Rafael “de la Pericona” y “El Feito”. Vecinos muy conocidos del pueblo igualmente ejecutados, Juanito Onofre, El Curita, Joselillo el Vazque, El Boyero. Hay un desaparecido, Antonio Silva Ruiz, “El Congo”. La falange de Rota asesinó a José Garrido Moreno y a Francisco Silva Báez,y la de Sanlucar a Juan Antonio Domínguez García, y José M.ª Valderas García “Chibiliqui”, y en Casarejos se fusilaron a Nicolás, Besteiro o Anselmo de la Pericona, Pilistri, El Mundo, Los Gatato, El Valentón. El ejército franquista fusiló a “Capachita” y a Rafael del Águila Marín. Entre los asesinados hay 10 personas naturalizadas en Trebujena, José Reyes “El Bollero”, Antonio Fernández “El Latero”, Jacinto Rueda “El Ingeniero”, Cristóbal “ El Electricista”, Justo Galera, el pastor de Monesterejos, Antonio Cañadas de “El Brene”, o Rafael Carrasco el de “La Briola”.

Después de muchos años de constitucionalidad democrática, no se ha hecho nada por dignificar a las víctimas Republicanas. El poder judicial sigue imperturbable ante la agresión sufrida por las víctimas del franquismo en las carnes de Baltasar Garzón.


Documentos originales: Pepe Chamorro en la presentación de la obra de Luis Caro: Trebujena: 1936. Historias de la represión. Trebujena. El río de Efeso (Bartolomé Benítez). El País (José Manuel Rodríguez). Imagen original de Helios Gómez


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidadosFIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios