LAS 5 “NIÑAS” DE FUENTES, DE 16 a 22 AÑOS, raptadas, violadas, asesinadas y arrojados a un pozo en el Aguaucho (Sevilla), por una horda de señoritos franquistas. Ocurrió en 1936

AGUACHO word press“Se llevaron a las más nuevas, a las más jóvenes”. En voz baja, envuelta en oscuridad y miedo, esta frase se ha repetido durante décadas entre los más viejos del lugar.

Fuentes de Andalucía cayó en manos fascistas sin resistencia al día siguiente del golpe de estado. No hubo guerra, ni víctimas de derechas, ni se atentó contra la vida de nadie, ni hubo “dominio rojo”. Las camisas azules de los falangistas y sus colaboracionistas tomaron las calles. Las esquinas se llenaron de pistolas, escopetas, órdenes, gritos, pólvora, calor, tapias, miedo, terror..Se fusilaron a 116 fontaniegos, 27 eran mujeres entre ellas las 5 chicas: María León Becerril de 22 años, María Jesús Caro González, Joaquina Lora Muñoz y Josefa García Lora tenían 18 años, y la hermana Coral García Lora con solo 16 años y unos ojos incrédulos. Una hermana de las 2 últimas había sido fusilada 10 días antes.

El delito de las hermanas García Lora era haber confeccionado una bandera republicana y haberse señalado en la gran manifestación que recorrió el pueblo el 1º de Mayo del 36. Todas las asesinadas eran sirvientas en casas de señoritos y habían dejado de acudir al trabajo cuando sus señores decidieron boicotear la recolección de las cosechas para tensionar la República. Aquel 27 de agosto de 1936 por la mañana los señoritos quisieron dar un escarmiento ejemplar. Las secuestraron, las subieron a una camioneta y las llevaron a la finca “El Aguaucho”. Paró el motor, gritaron los hombres, las mujeres bajaron del camión. Las obligaron a hacerles de comer, cantar y bailar, los captores las insultaban, amenazaban, se emborrachaban…Después la humillación, el mancillamiento, el crímen, la degradación. A la caída de la tarde, los asesinos volvieron al pueblo en estado de embriaguez. La pandilla de héroes se paseó exhibiendo los trofeos de caza, ensartada en la punta de los fusiles, como banderas macabras, la ropa interior de las mujeres violadas y asesinadas.

Los nombres y apellidos de los autores de los crímenes de Fuentes de Andalucía no se han publicado, aunque están en la mente de muchos. Virtudes Ávila no olvida que cuando tenía año y medio los golpistas fusilaron a su padre Francisco, comunista y teniente de alcalde, y 2 meses después hicieron lo mismo con su madre embarazada de 8 meses. No sólo se llevaron sus vidas, “la casa se la quedó entera el criminal más grande que había en el pueblo”, dice Virtudes sin mentar su nombre. La internaron en un convento, las monjas le cambiaron el nombre, “me enseñaron a coser, a rezar y a pedir dinero”, no como a las alumnas de pago, educadas para ser señoritas. Las huérfanas de los rojos sólo podían ser sirvientas.

“La represión a las mujeres fue doble”, explica García Márquez, “de una parte a todas aquellas que se significaron política o sindicalmente y, por otra, muchas fueron asesinadas solo por ser mujer, madre, hija o novia de izquierdistas que no capturaron. Hubo asesinatos por represalias directas, como en Guillena, o abusos sexuales seguidos de crímenes, caso de Brenes o Fuentes”.

Los seres humanos tienen pocos consuelos cuando la barbarie les cae encima, la futura memoria, el deseo de que la injusticia sea recordada no evita la tragedia, pero la intuición del porvenir ofrece una modesta compañía en la soledad de la miseria. Por eso las mujeres de Fuentes de Andalucía conservaron a lo largo de los 40 años de dictadura el recuerdo de sus vecinas asesinadas, y contaron en voz baja a sus hijos los detalles de la desgracia. Nadie desaparece del todo mientras se mantiene viva la llama de su historia.


Originales: Público (Rafael Guerrero  y María Serrano) , Eldiario.es (Juan Miguel Baquero), El País (Luis García Montero), Las víctimas de la represión militar en la provincia de Sevilla (1936-1963) por José María García Márquez


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

LA HORA DE LA BESTIA, En 1936 los franquistas arrastraron JEREZ a un abismo de lágrimas, aflicción y muerte

JEREZ word pressEl 18 de julio el Comandante Militar de Jerez, Salvador Arizón, junto a varios oficiales, los capitanes Enrique Guillén, José Hernández, Pedro Ardila, José Gil y Juan Arizón acuartelaron 75 soldados a los que se unió la guardia civil y declararon el estado de guerra. El 20 de julio llegaron los legionarios y se organizó la represión en la comarca y la provincia. Arrancó el terror.

Jerez, una ciudad en la que ninguna persona de “orden”, derechista, propietario, religioso, había sufrido la menor violencia, cayó sin resistencia en manos de los golpistas. Ejército, falangistas, tradicionalistas, fascistas, traidores al gobierno republicano legítimamente constituido, sembraron la muerte entre muchos inocentes, fue una carnicería, asesinaron a cerca de 600 personas, alcaldes, concejales, líderes políticos y sindicales, intelectuales, militares republicanos, funcionarios municipales, maestros, afiliados a partidos o sindicatos, articulistas de izquierda. La violenta represión aún continuaría durante muchos años. Miles de personas serían depuradas con pérdidas de sus trabajos, sus bienes, severas penas de cárcel, trabajos forzados.

Los republicanos fueron cruelmente maltratados, amontonados en calabozos, golpeados, uno fue fusilado con el ojo colgando. En las cunetas de la Trocha y en el puente del ferrocarril, disparaban a medio metro de la boca, los muertos caían barandal abajo, si aún se agitaban se les tiroteaba desde arriba. Se fusilaba de madrugada, en el muro de la plaza de Toros, las tapias del Estadio Domecq, el cementerio de Santo Domingo, las carreteras de El Puerto, Trebujena y Sanlúcar, en el Alcázar. Los fusileros después tomaban copas en los puestos de churros. Al mismo tiempo las matanzas se generalizaban en otros pueblos y ciudades de la Bahía, la costa, Arcos, la serranía.

Fusilaron al alcalde Antonio Oliver de Izquierda Republicana. También a tenientes de alcalde republicanos y socialistas, defensores de los trabajadores, intelectuales, escritores, ateneístas, profesionales, a Diego Gómez, al prestigioso químico Rafael Apolo, a Francisco Retamero, Rafael Orge, Juan Taboada, Sebastián Romero, Vicente Castilla, Eduardo Díaz, Manuel López, Carlos Cueva, Agustín Pérez, Miguel Pedregal, Francisco Infante, Juan Durán, Ramón Fernández, Manuel García, Francisco Bernal. Líderes sindicales, trabajadores, detenidos y fusilados: Sebastián Oliva, José Arantave y su hijo, Armando Abollado, Diego Martínez, Juan Vaca, Manuel y Francisco Pérez, Miguel García, Juan Máximo, litógrafo, Francisco Guerra, escritor, el vidriero Antonio Romero, Antonio Narbona, el jornalero Manuel Varela y su hermano José, bombero.

Igualmente fusilados los maestros nacionales Teófilo Azabal, Antonio Gálvez, Cristóbal Castillo, Juan Jiménez, Carmen Hombre que estaba embarazada, Juan Antonio Marín, Juan Arzoz, Domingo Gómez, José Gómez. Fusilados el jefe de la guardia municipal Antonio Chacón, el practicante Salvador Rasero, Rafael Fernández, Manuel Rodríguez, el prestigioso médico José Díaz, Andrés Bonilla, el sastre Juan José Azurmendi y su mujer, el practicante Edmundo Masero, el guardia municipal Fernando Couto, el forestal Mateo Rosado, el oficinista José Carrión, el interventor José Gómez, el auxiliar Francisco Acosta, el relojero Antonio Villanueva, su relojería requisada, como ocurrió con los bienes de muchos fusilados y detenidos, y con los bienes de las organizaciones obreras y políticas.

Los cadáveres fueron apilados como leña muerta en cajas de camiones descubiertos, transportados a lugares ignotos y enterrados en secreto. Nadie saben dónde están sus restos. arrojados a fosas desconocidas, la mayoría siguen ocultos, nunca aparecieron. Pero en Jerez, en España, no se podía preguntar ni cuestionar, no era posible disentir


Referencias en: Todos los rostros, Todos los nombres (1, 2, 3), Jerez en la historia, Las cifras de la represión en Jerez


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

EN LA CAMPIÑA GADITANA LOS FRANQUISTAS HUMILLARON, VIOLARON, Y ASESINARON a una extraordinaria generación de VALIENTES Y ORGULLOSAS LIBERTARIAS que osaron levantar su rostro, su alma rebelde y su cuerpo contra la injusticia y la esclavitud

María Silva Cruz word press 2Los golpistas de julio de 1936 exterminaron a quienes pretendían modificar la situación económico-social existente, fueran moderados, liberales, republicanos, socialistas o anarcosindicalistas. Todos eran “rojos”, que pensaban en un mundo diferente. Criadas, jornaleras, trabajadoras, habían realizado una declaración de principios, convivían al margen de la iglesia y el Estado, sin pasar por vicaría ni registro civil. Su unión libre, cuestionaba a la iglesia católica, la única con derecho para dictar norma moral, y que llevaba siglos regulando el ciclo vital de los españoles. Las “rojas” habían perdido el respeto a los amos, ocupado espacios públicos que no les correspondían, abandonado las labores propias de su sexo. Su castigo debía ser doble, por revoltosas, díscolas, desnaturalizadas.

Las mujeres sufrieron represalias ideológicas y de sexo, sometimiento a la autoridad militar y eclesial, asesinatos, cárcel, violaciones, purgas, rapas. Un castigo ejemplarizante las devolvió a la invisibilidad de la que nunca debieron salir. Habían transgredido las líneas sociales y morales, cuestionado su papel tradicional, su condición subalterna. Sus cuerpos eran botín de guerra: Exposición pública, rapadas, vejadas, degradadas tras la ingesta forzada de purgantes, restituidas a su condición de esclavas económicas y sexuales, secuestrados sus hijos. Su condición femenina destruida, afectó por igual a burguesas que a obreras.

“Toda la tragedia de Andalucía, arrastrada durante siglos, estallaba ahora, como una tormenta, en torno a la triste belleza de María..sus grandes ojos miraban cara a cara a los verdugos..una descarga sonó. María sintió las balas penetrar en su carne. Una última imagen: Miguel, su madre, su hijo. Después nada..”

Los asesinatos de mujeres comenzaron en el verano del 36 bajo la cobertura de los bandos de guerra, sus muertes cumplían el papel de aviso y castigo: María Silva, “La Libertaria”, referente de Casas Viejas, compañera del anarcosindicalista Miguel Pérez Cordón, posteriormente también asesinado. Igualmente Catalina Sevillano, compañera del militante obrero Francisco Vega, también asesinado. María Arias “La Cuina”, casada con Francisco Rodríguez, detenida, humillada, vejada, rapada, asesinada en la laguna de La Janda. Antonia Moreno, “La Florera”, también asesinada, estaba casada con José Barroso, hermano de Miguel “Lagares”, otro destacado cenetista, asesinado.

Los sublevados realizaron acciones expeluznantes, Victoria Macías fue fusilada embarazada y su cadáver violado. Ana Castejón pasó un calvario como botín de guerra, en el cuartel de la Falange la raparon salvo dos moñitos con cintas con colores monárquico y falangista, la obligaron a ingerir medio litro de ricino, la pasearon por las calles bajo los gritos de los vecinos, el párroco la exorcizó, vuelta a encerrar, consejo de guerra, condenada a prisión. Ana Ramírez, mujer de José Vega de la CNT, padres de varios hijos, también fueron asesinados en la Laguna de Medina junto a otros vecinos

Una vez madres y padres eliminados, huidos, desaparecidos, los hijos padecieron las consecuencias, fueron capturados, bautizados, cambiados sus nombres, “normalizados”. Las mujeres pagaron una aterradora contribución de sangre, como la población española en general. Decenas de miles de muertos y vidas destrozadas. Ni las mínimas reformas republicanas fueron aceptadas. A sangre y fuego se impuso el movimiento que, cosas de la física, no se movía.


Documentos originales: Historia mujeresportal oacatodos los nombres, cgt andaluciaauschwitz la crueldad humana, dialnet 


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

MANUEL RUIZ MAYA, ILUSTRE TERTULIANO, EXCELENTE MÉDICO Y CIENTÍFICO CORDOBÉS, ASESINADO POR LOS FRANQUISTAS de un disparo en la nuca en 1936

Manuel Ruiz Maya word pressMédico cordobés doctorado en medicina legal, y Maestro Nacional. Tradujo obras científicas de neuropsiquiatría, fue escritor de 2 novelas y relatos breves y ensayos. Trabajó para la Compañía Minera de Cerro Muriano, donde se solidarizó y vinculó con los mineros al conocer su terrible situación de trabajo, especialmente cuando el aumentó de la plantilla de trabajadores empeoró las condiciones laborales y sanitarias. En el ámbito político y sindical perteneció al Partido Republicano Radical Socialista, trabó conocimiento con Blas Infante, Álvaro Albornoz y Marcelino Domingo, entre otros. Dirigió la revista el Ideal Médico y publicó más de 200 trabajos sobre estudios de la psiquiatría, algunos de gran repercusión.

Ruiz Maya impulsó medidas para mejorar las condiciones higiénicas generales y de salud de los reclusos, profilaxis, desinsección, desratización, higiene laboral en talleres, etc.. Insistió en el proyecto republicano de un papel racionalizador y generalizador de la medicina en el progreso de la sociedad, extendiendo los derechos a todos los ciudadanos, incluidos los reclusos. Definió un desarrollo independiente de la psiquiatría del marco jurídico-legal, en la organización científica y docente de los manicomios, la creación de clínicas y dispensarios psiquiátricos, la reforma de la legislación sobre alienados, el control de la sífilis, alcohol, tóxicos mentales, otras causas de locura, educación de los anormales, deficientes, etc., etc.. Planteó que el estudio y tratamiento de la peligrosidad social debería configurarse como un cometido nuclear de la medicina en el mantenimiento y explicación del orden social.

Fue miembro de la Asociación española de Neuropsiquiatría, de su junta, y de la Liga española de Higiene mental. Fue Primer Director del Hospital Psiquiátrico de Córdoba, que él había alentado a crear, Director General de Prisiones en 1933, médico de la Beneficencia en Córdoba, Director del Servicio de Puericultura, jefe clínico del Servicio de Alienados, miembro de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba, y Gobernador Civil de Almería en 1931. También fue miembro del equipo ministerial que redactó el Reglamento de Prisiones junto a Victoria Kent y Luis Jiménez de Asúa. Fue Director general de Sanidad en el Gobierno Lerroux del 35,

Detenido por los sublevados tras el golpe de Estado, fue apresado en su casa el 14 de agosto de 1936 en presencia de uno de sus hijos. Interrogado por el comandante Zurdo, fue asesinado de un disparo en la nuca en la Cuesta de los Visos al día siguiente.


Documentos: Cordobapedia, Generaciones de Plata 


FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

NUNCA OS OLVIDAREMOS

Nunca os olvidaremos

En memoria de todos los hombres y mujeres que entregaron su vida y su espíritu en la orgullosa, digna, valiente defensa de los valores democráticos, de libertad, solidaridad, progreso de la 2ª REPÚBLICA ESPAÑOLA


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

FRANCO ERA UN CORRUPTO, UN CORRUPTOR Y UN EMBUSTERO, megalómano, narcisista y camaleónico

franco corrupto camaleón word press 2 word pressFranco se aferró al poder mediante una leal guardia pretoriana a su alrededor a la que corrompió con beneficios y dinero. Era un corrupto y un corruptor nato. Franco hizo caja aceptando regalos o donativos destinados a la reconstrucción del país. La corrupción económica acompañó al régimen desde su inicio y sigue vigente hasta hoy. La corrupción en el franquismo se materializó ya que la victoria militar y política debía servir para extraer frutos hasta la última gota. Lo hizo Franco directamente y también próximos a él.

El franquismo era una dictadura claramente fascista. Franco admiraba a Hitler, y como él no es que estuviera por encima de la ley, es que él era la ley para hacer lo que le venía en gana porque ser fuente de Derecho en clara influencia nazi. Era un dictador camaleónico, se hizo nazi cuando tocaba, y luego se acercó a los norteamericanos con su anticomunismo. Con la guerra fría, se declaró «centinela de Occidente» y cultivó el mito de haberse alzado en armas contra los comunistas. A los norteamericanos les daba igual esa historia, solo les interesaba España por su situación geoestratégica. Los últimos años del franquismo no fueron una dictablanda, la represión siguió siendo muy dura hasta el final.

El franquismo no está cerrado. España no ha puesto aún en su sitio a Franco, ni ha ajustado las cuentas con la dictadura, que fue más sangrienta de lo que sostiene el discurso oficial. La historiografía está descubriendo esta realidad, pero un sector de la sociedad española se resiste por motivos históricos y políticos, sentimentales y de mala conciencia. La sombra de Franco es alargada, aún proyecta su influencia sobre muchos españoles. También la sombra de Hitler es alargada en Alemania, pero allí nadie mínimamente decente propone rehabilitarle. Ni el partido popular ni la iglesia católica condenan al fanquismo, que sigue muy presente reverberando sobre la vida pública del país. Esta cuenta pendiente tendrá que resolverse algún día, porque con los mitos no se construye la historia.

La visión beatífica de Franco y del franquismo de algunos historiadores no se corresponde con la realidad. Son mitos muy extendidos la necesidad de la sublevación militar de 1936 contra la República, la predestinación de Franco a la victoria, el supuesto mérito en mantener la neutralidad en la 2ª Guerra Mundial, y el milagro económico. Como una parte de la derecha española no acepta el pasado, han construido estructuras periodísticas y culturales que legitiman su relato. Muchos historiadores se prestan al juego, como Payne, Suárez, que son unos manipuladores. Por eso varios sociólogos, historiadores y juristas estamos poniendo al descubierto vetas ocultas, desfiguradas y manipuladas. Otros como Pío Moa no merecen ni mención, carecen de mínima calidad.


Documentos en Eldiario.es (Salvador Martínez), y en entrevistas a Ángel Viñas: El Plural, elPeriódico, El Confidencial, tiempos canallasAnterior documento 


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

 

EL HORROR Y EL ESPANTO FRANQUISTA ASOLARON LAS CINCO VILLAS

cinco villas word pressLas Cinco Villas de Zaragoza emprendieron su camino republicano mediante una ley de reforma agraria y liberación de los montes comunales, “Declaración de los alcaldes socialistas de las Cinco Villas exigiendo el rescate de los bienes comunales usurpados, dirigida al Ministro de Agricultura, Marzo de 1933”, promovida por Antonio Plano Aznárez (Alcalde de Uncastillo y Vicepresidente de la Diputación Provincial de Zaragoza), y amparada por los alcaldes de otros 24 pueblos como: Ejea de los Caballeros, Sos del Rey Católico, Sádaba, Farasdués o Remolinos. Fueron fusilados prácticamente todos durante la guerra civil.

La ley del deslinde comunal que arrebató a los terratenientes las tierras que ellos anteriormente habían usurpado provocó una represión atroz, innombrable, en las Cinco Villas. Los franquistas sacaban a la gente de su casa para matarlos. En Ejea los falangistas entraron atropellando y fusilando, daban brutales palizas a presos colgados de los pies. Los ediles pagaron con su muerte la osadía de haber ganado unas elecciones. En Sádaba se asesinó a la totalidad de la corporación municipal republicana. Un teniente fascista se encaprichó de una niña de Uncastillo, muerto el padre en el frente republicano, fusilaron a la madre por “roja”, y la niña fue adoptada como huérfana. En Uncastillo fueron asesinados 44 vecinos durante el verano de 1936 y los meses siguientes. Un camión se llevó a mujeres del pueblo y otras localidades, para matarlas en Farasdués. Más adelante otras 17 mujeres fueron fusiladas en Uncastillo.

La familia Pueyo fue masacrada. La abuela Magdalena Prat Pueyo se mantuvo siempre firme. Fusilaron a sus 3 hijos, Francisca, Jesús y Pío, y sus 2 nietas Rosario y Lourdes fueron violadas, asesinadas y quemadas, cuentan que el cuerpo de la pequeña, Lourdes no ardía. Eran costureras, de las Juventudes Socialistas, habían bordado orgullosas la bandera Republicana. El padre de las chicas, Francisco Malón, asesinadas su mujer e hijas, murió agotado de dolor. Nunca tuvieron sepultura digna, los cuerpos fueron a parar a fosas desconocidas. A Pío, concejal socialista, se lo llevaron a fusilar con su tío Ignacio Maisterra. A Jesús, 4 falangistas se lo llevaron al cuartel con otros detenidos. Cuando los sacaron de los calabozos, los subieron en un camión como animales, todos estaban ensangrentados, habían sido golpeados con saña, el carpintero Maza, tenía un ojo salido. El camión salió hacia Luesia, fueron fusilados a las puertas del cementerio de aquel pueblo.

Las ejecuciones eran públicas y de obligada asistencia. Después había que terminar la obra, quitar las ideas socialistas de hijos y familiares a través de la iglesia, obligados a confesar, imponiendo la religión a la fuerza. En la memoria permanece imborrable la imagen de curas con pistola al cinto saliendo en camiones al monte a «cazar» a los huidos. Como la familia Pueyo, muchas otras fueron castigadas, sin poder manifestar dolor ni rabia, y debiendo obligadamente pensar únicamente en sobrevivir.


Documentos: Dispuestos a intervenir en política (Víctor Lucea),  Tercera información (Natalia Salvo)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ