PILAR SALVO GIMÉNEZ, Maestra REPUBLICANA, comprometida con los derechos de la mujer. Cruelmente ASESINADA por anormales franquistas en Zaragoza en 1936

Pilar Salvo Gimenez word pressPilar Salvo Giménez nació en 1888 en Sádaba (Zaragoza). Aprobó las oposiciones de Magisterio en 1914 y estuvo en la última selección de profesores del colegio de Cervantes de la Institución Libre de Enseñanza en 1920, de la que se escogieron sólo 2 entre las últimas 8 maestras. Ejerció en Pamplona. Se trasladó después a Zaragoza En 1929 tomó posesión de la plaza de maestra de la escuela del grupo de Gimeno Rodrigo, conocida vulgarmente por las escuelas al aire libre de El Castillo en Zaragoza.

Casada con el industrial, Mariano Gimeno Estoril, en 1930 dio a luz a un niño. Pilar Salvo fue presidenta de la Asociación Pro Infancia Obrera, origen de la futura Asociación de Mujeres Antifascistas, y miembro de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE). También era militante del partido Radical Socialista. Con el advenimiento de la República, comenzó una etapa de activismo en la que destacó su compromiso con los valores Republicanos, la denuncia de la oligarquía y de las fuerzas antidemocráticas, y la defensa de la educación para las clases sociales desfavorecidas.

Era una brillante oradora, articulista y política, luchadora en defensa del laicismo en la escuela, de los derechos de la mujer y de la necesidad de consolidar las bibliotecas escolares. Durante la República daba conferencias a las mujeres del barrio sobre República, Socialismo, Comunismo, Religión, en su aspecto social y en sus relaciones con el Estado. Defendía rotundamente que hombres y mujeres debían tener los mismos derechos, y que era necesario que la mujer estuviera al lado del hombre.

En 1932 creó una biblioteca escolar en la escuelas de «Gimeno Rodrigo» con el nombre de Pedro Forns. Pilar destacó también en su defensa del derecho al divorcio. El 4 de mayo de 1933, en el Casino del Arrabal (Zaragoza), impartió una conferencia bajo el título “Consideraciones sobre los derechos ciudadanos que la mujer ha recibido de la República”.

Ese año, Pilar escribía en la revista del Partido Socialista, “Vida Nueva” la siguiente reflexión: “La aristocracia y la Iglesia, en consorcio incontestable, van con su dinero tras la conquista de la ignorancia, haciendo uso en sus propagandas de un lenguaje procaz y relajado, propio tan sólo de quien carece hasta del sentimiento de la propia estimación. Acumulan en ellas verdaderas monstruosidades y amenazas, errores y falsías, y con su audaz mala fe pretender producir el rebajamiento de la grandeza del actual régimen”.

La carroña franquista no perdonó la denuncia que Pilar realizaba sobre las fuerzas reaccionarias. Tras el golpe de Estado de 1936, fue detenida en Sádaba donde se encontraba veraneando y trasladada a Zaragoza, donde fue fusilada el 22 de agosto de 1936. A Pilar le descargaron varios tiros en la cabeza como cruel venganza por su dedicación intelectual y a la enseñanza, y por su leal compromiso con el ideal Republicano. Al final la frase que mejor reflejó la situación fue la de la maestra Socialista y Diputada durante la República María Lejárraga, “La República nació en paz y murió a mano armada”.


Documentos: Parque de la Memoria. Vida Nueva. Wikipedia. Treballadors


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española

Anuncio publicitario