El franquismo asesinó a más de 70 Alcaldes Republicanos en Valladolid. Parte 2, Mitad Sur de la provincia

Alcaldes Valladolid Sur word pressLos asesinados tras el golpe contra la legalidad Republicana lo fueron por sus ideas, por su activismo y por su pertenencia a partidos, sindicatos y organizaciones de izquierdas. A los pocos días o semanas del golpe, los rebeldes fascistas asesinaron en Valladolid a autoridades, dirigentes, militantes y simpatizantes Republicanos. Muchas otros fueron represaliados por antipatías o venganzas personales. Los franquistas exterminaron a cientos de concejales, cargos municipales y al menos a 70 Alcaldes Republicanos de Valladolid. En la mitad Sur de la provincia asesinaron a los regidores:

Antonio Losada Martín, 25 años, alcalde de Alaejos. Detenido el 20 de julio de 1936, fue encarcelado en Nava del Rey. El 1 de agosto fue “sacado” hacia Valladolid y asesinado en el camino.
Juan Herrero Vadillo, obrero agrícola, 38 años, alcalde de Alcazarén, fusilado en Valladolid.
Jacinto González Noriega, alcalde de Aldea de San Miguel, excarcelado para morir.
Germán Cea Prieto, alcalde de Castronuño, 58 años, labrador, murió en la cárcel de Valladolid a causa de las torturas.
Lucio Garrido Pericacho, alcalde de Cervillegos de la Cruz, barbero, 26 años. Asesinado en las tapias del cementerio el 4 de Agosto de 1936 junto a sus hermanos Leónides, sastre, 28 años, y Octaciano, mulero, 21 años.
Ángel Sotillo Franco, alcalde de Cigales. Unos falangistas lo arrastraron, maltrataron, patearon y fusilaron. Su esposa, Teófila Lara, madre de 5 hijos, fue encarcelada durante 5 años en la Cárcel Vieja de Valladolid, sin pasar por juicio.
Ángel Sancho Valdés, alcalde de Corcos.
Ricardo Conde Borge, alcalde de Fontihoyuelo, 31 años, asesinado en los montes Torozos.
Gerardo Cabañas Fernández, alcalde de Laguna de Duero, 37 años, cantinero. Condenado a muerte por oponerse a la rebelión y organizar la resistencia el 18 de julio en Laguna. Fusilado junto a 14 Republicanos de Laguna en Valladolid el 27 y 28 de Enero de 1937.
Demetrio González Sanz, alcalde de La Parrilla, de gran calidad humana, empeñado en mejorar el pueblo. El 25 Julio de 1936 fue sacado del calabozo, conducido hasta las Cuestas de La Parrilla, apaleado, vejado, arrojado por un terraplén y tiroteado hasta la muerte; los asesinos le colgaron de un pino.
Wenceslao Paniagua Guerra, alcalde de Lomoviejo, 45 años, industrial de comercio, asesinado en Montuenga.
Francisco Arranz García, alcalde de Mojados, 40 años, jornalero, miembro de UGT. Participó en la defensa contra el golpe fascista. Condenado a muerte en consejo de guerra, fue asesinado el 29 de Diciembre de 1936.
Patricio Calzada Fernández, alcalde de Monasterio de Vega, 47 años, albañil, asesinado y desaparecido.
Jesús Alonso Sacristán, alcalde de Mota del Marqués 39 años, maestro, fue “paseado” o murió en la cárcel.
Baldomero Redondo Mintegui, alcalde de Mucientes, 39 años, jornalero.
Teodoro Gozalo Sacristán, alcalde de Peñaflor de Hornija.
Casimiro Maestro Calvo, alcalde de Renedo de Esgueva, 39 años, obrero en una mina de yeso, “paseado” en su pueblo.
Marcos Pérez Prieto, alcalde de Rodilana, 36 años. “Paseado” en Medina del Campo, tirado a un pozo y arrojado a una fosa.
Alejandro Benito San Pedro, alcalde en funciones de Rueda.
Baudelio Urueña Pérez, alcalde en funciones de San Cebrián de Mazote.
Isaac Berzosa Sanz, alcalde de Santibáñez de Valcorba, 53 años, hombre acomodado, afiliado a Izquierda Republicana, defendía la igualdad, la solidaridad y la libertad. Fue detenido en Santibáñez y encarcelado en Valladolid, en cuya prisión murió en 1943.
Gregorio Álvarez Rafael, alcalde de Santibáñez de Valcorba, 42 años, jornalero.
Mariano Juárez Salgado, alcalde de Torrecilla de la Abadesa, 32 años, “paseado” y arrojado a una fosa en El Montico.
Celestino Muñoz del Castillo, alcalde en funciones en Torrecilla de la Orden, 28 años, propietario de un bar. Encarcelado en Torrecilla, el 18 de Agosto de 1936 fue “sacado” junto a Fausto Vaquero, salvajemente apaleados, asesinados y enterrados en un majuelo.
Doroteo Rodrigo Santaolalla, alcalde de Traspinedo, 42 años, labrador y comerciante de piensos, tenía 6 hijos. Fue “sacado” de su casa junto a otros Republicanos, el teniente de alcalde Francisco Esteban, 3 hijos; Telesfora Peñas, 4 hijos; Daniel Pelillo, 3 hijas; y Gerardo Arribas, molinero de 32 años. Los fascistas los asesinaron y enterraron lejos del pueblo.
Pablo Arranz Sanz, alcalde socialista de Tudela de Duero, hortelano, músico de la Banda Municipal, miembro de UGT. No pudo conocer a su último hijo, fue encarcelado en Valladolid y sometido a consejo de guerra junto a otros 13 vecinos. Condenados a muerte, todos fueron asesinados el 2 de marzo de 1937 y arrojados a una fosa común en el cementerio de Valladolid.
Teófilo Fadrique Puras, alcalde de Valdestillas, 38 años, era un próspero agricultor, pertenecía a la Casa del Pueblo de Valdestillas. Se lo llevaron junto a otros 8 Republicanos a Meneses de Campos, donde los mataron en una cuneta el 22 de octubre de 1936.
Antonio García Quintana, alcalde socialista de Valladolid Hombre de férreos principios morales, colaboró en el desarrollo de la Casa del Pueblo. Su objetivo era claro: la educación, en 8 meses se planificaron 25 escuelas en Valladolid. El golpe de 1936 le obligó a refugiarse en casa de su hermana, pero fue delatado y detenido. Un consejo de guerra lo condenó a muerte siendo fusilado en Valladolid el 8 de octubre de 1937.
Gaudencio Cantalapiedra Ventosa, alcalde de Ventosa de la Cuesta, 42 años, labrador, asesinado en Valladolid el 5 de agosto de 1936.
Antolín Díaz Miguel, alcalde de Viana de Cega, 56 años, asesinado en Valladolid.

Sigue en Mitad Norte de la provincia


Documentación original: Alcaldes Asesinados Provincia de Valladolid (fuente: Orosia Castán para Último Cero, listado en Cirilo Moro. Represión franquista en Valladolid (Orosia Castán). En Recuerdo de. Fundación Pablo Iglesias


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española