El antifascista de Euskadiko Ezkerra, JESÚS MARÍA ZUBIKARAI BADIOLA, fue ASESINADO por mercenarios franquistas en Ondárroa (Vizcaya) en 1980. Tenía 22 años

Jesus Maria Zubikarai Badiola word pressJesús María Zubikarai Badiola, conocido como Jhisa, nació en 1958 en Ondarroa (Vizcaya), era soltero, simpatizante de Euskadiko Ezkerra. Ya había sido detenido un par de veces, por lo que podríamos decir que lo suyo fue la “crónica de una muerte anunciada”, ya que la última vez, al salir del cuartel un guardia le avisó de que iban a por él. Y no mentía. El joven había cenado en la noche del viernes en su domicilio de Ondárroa y salió a las 12h a buscar a su novia. Después de tomar unas copas con sus amigos y su novia se despidió de ellos, eran las 05:30 de la mañana. Jesús maría se dirigió a su domicilio, iba solo, era el 2 de febrero de 1980.

El día anterior, 1 de febrero de 1980, criminales franquistas asesinaron a Yolanda González Martín. Pero los fascistas se habían quedado con ganas, querían más sangre. Cuando Jesús María iba hacia su domicilio, fue asaltado y secuestrado por un grupo de desconocidos, que se lo llevaron a un camino forestal en las cercanías de Ondárroa. Allí le golpearon insistentemente y le dispararon un total de 5 veces en el vientre, para que sufriera. Cuando la agonía ya había durado suficiente le dispararon 4 veces más en la cabeza. Los propios agresores le trasladaron después hasta la cercana población de Éibar. Jesús María Zubikarai Badiola.

Jesús María fue encontrado muerto en el barrio de Aginaga de Eibar, tirado a un costado de la carretera. En una llamada al diario Deia, un desconocido dijo que la matanza fue perpetrada por el grupo franquista “batallón vasco español”. La policía dijo que un desconocido llamó al cuartel de la guardia civil de Gernika para denunciar el asesinato. El mismo día, el batallón vasco español reivindicó el asesinato de Yolanda González Martín.

En Ondarroa (Vizcaya) se realizaron multitudinarias movilizaciones para homenajear a Zubikarai y condenar el asesinato. El cabildo realizó una Asamblea Extraordinaria. A las 5 de la tarde partía hacia la iglesia de Santa María de la misma localidad, la comitiva de amigos y simpatizantes portando el féretro, cubierto por una ikurriña, con el cuerpo de Jesús María Zubikarai para celebrar su funeral al que asistieron 1.500 personas. El 7 de febrero se realizó una huelga general en la localidad, en medio de las provocaciones de muchos policías.

Un comunicado, firmado por Euskadiko Ezkerra, PNV, LKI, Partido Carlista, Herri Batasuna, CCOO y gestoras proamnistía de Ondárroa, acusó a a bandas parapolicíales del asesinato de Jesús María Zubikarai. Euskadiko Ezkerra (EE) calificó su muerte como «un salvaje atentado terrorista en el que la derecha enfurecida amenaza con represalias mortales a toda la población civil. El atentado es fruto de un intencionado plan de provocar a las fuerzas políticas vascas para que luchen entre sí y se olviden de que su enemigo, el que dirige los hilos de esta trágica operación está en Madrid. Esta ofensiva se ve favorecida por la dinámica de ETA-militar, provocadora de la inútil espiral acción-represión, y de la cobertura a las bandas parapoliciales en su acción terrorista.»


Documentos: Mapa del Terror (Consuelo Ordóñez). Wikipedia. El País (Javier Angulo). Diario de la Transición sangrienta. Bilbobranka (Egin)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española