El 31 de Agosto de 1936, fusileros franquistas ASESINARON en Sevilla a 68 mineros comprometidos en la Defensa de la REPÚBLICA Española

Pannoleta word pressCuando se produjo el golpe militar de 1936, el gobierno de la República ordenó el comandante Gregorio Haro Lumbreras que se dirigiera a Sevilla con un grupo de guardias civiles, para sofocar la rebelión fascista. Le seguía una columna civil formada espontáneamente, un 90% eran mineros de Huelva. Iban a Sevilla, donde las tropas de Queipo de Llano habían entrado a sangre y fuego, a defender al Gobierno Republicano. Habían requisado coches, camiones, dinamita, escopetas de caza, pero carentes de entrenamiento militar iban mal organizados y peor armados. Sin embargo fueron los únicos que inquietaron a Queipo. Seguir leyendo