Los Crímenes de los fascistas en Zalamea la Real. Parte 2, Víctimas y Fosas

Viene de Parte 1, La Represión

Zalamea la Real 2 word pressLos sublevados fascistas se empeñaron en el exterminio de los Republicanos que pretendían acabar con los privilegios seculares de clases sociales incompetentes, que controlaban el poder mediante la fuerza, la represión y el asesinato, y que habían generado una España corrupta, clerical, inculta, fracasada y miserable. Los rebeldes emplearon una violencia extrema para implantar una “realidad” en la que no cabía la “anti-España”, obreros, intelectuales, jornaleros de todo el país, y los mineros de Riotinto. La dominación estuvo basada en el terror más absoluto sobre la población Republicana, que tuvo que padecer en silencio los sufrimientos más extremos.

El historiador Francisco Espinosa Maestre en el libro ‘La guerra civil en Huelva’ aporta un terrorífico listado del exterminio de algunos protagonistas de la vida política y social en Zalamea la Real, una muestra de la represión selectiva. Es prueba evidente de que el golpe fascista pretendía fundamentalmente eliminar físicamente a los representantes de la legitimidad Republicana, y con ellos a las ideas y principios que lo sustentaban. En la web En Recuerdo de se aporta una relación que alcanza los 138 asesinados, y en la obra de Espinosa hay un listado que alcanza las 118 víctimas, si bien no se incluyen los muchos no registrados, muchos de ellos desaparecidos:

Ezequiel Bolafios Martín, concejal en abril de 1931. Fusilado en el cementerio de Zalamea el 4 de septiembre de 1936; Feliciano Caballero Ramírez, concejal socialista en febrero de 1936. Fusilado en lugar y fecha desconocidos; Cándido Caro Valonero, concejal socialista en febrero de 1936, y alcalde en julio de 1936. A pesar de que ninguno de los 80 derechistas locales sufrió daños gracias a la actitud del alcalde, los mismos a los que protegió le fusilaron el 3 de septiembre de 1937 en Huelva; Antonio Falcón Millán, concejal en abril de 1931. Fusilado en Zalamera el 15 de septiembre de 1936; Francisco García Rodríguez, del Comité Antifascista en julio de 1936. Fusilado en Valverde el 21 de septiembre de 1937; Alfredo García Romero, concejal socialista en abril de 1931 y en febrero de 1936. Presidente de la Agrupación Socialista en febrero de 1936. Fusilado en el cementerio de las Delgadas (Zalamea) el 12 de septiembre de 1936; Rodolfo Gómez Domínguez, concejal socialista en febrero de 1936. Fusilado el 30 de agosto de 1936 en lugar desconocido; Celedonio López González, del Comité Antifascista en julio de 1933. Fusilado en Valverde el 21 de septiembre de 1937; Antonio López Márquez, concejal socialista en febrero de 1936. Del Comité Antifascista en julio de 1936. Fusilado en Zalamea el 25 de agosto de 1936; José Moreno Dabrio, Secretario del Sindicato de Obreros del Campo. Fusilado el 18 de septiembre de 1937; Ramón Ramos García, miembro del Comité Rojo de El Buitrón en julio del 36. Fusilado en Valverde el 3 de octubre de 1936; Jesús Sánchez Caro, concejal socialista en febrero de 1936. Fusilado el 29 de septiembre de 1937 en lugar desconocido; Manuel Molina Lancha, médico, Republicano conservador. El 28 de agosto de 1936, los nazionales lo sacaron de la cama, estaba enfermo, y no dudaron en fusilarlo mediante bando de guerra en las tapias del cementerio de Zalamea.

El proyecto de investigación Mapa de Fosas de Andalucía en Huelva, que ha llevado a cabo la Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía, ha detectado en Zalamea una serie de fosas comunes. El Registro Civil nos indica que hubo 123 fusilados entre 1936 y 1939, de los cuales 78 fueron inhumados en la fosa del cementerio de dicha población. El investigador Manuel Pichardo ha contabilizado casi 300 asesinados en Zalamea, sin embargo muchos no fueron registrados, y la mayor parte, unos 200, acabaron en la fosa del cementerio. La mayor parte de las víctimas procedía del propio pueblo, de El Campillo y otros lugares. La fosa ha desaparecido porque fue destruida en los años 60 por una serie de obras y los restos depositados en el osario.

Otras víctimas del franquismo en Zalamea fueron enterrados de modo disperso en pequeñas fosas de 2 o 3 personas por los campos circundantes al municipio, son fosas sin ubicar, sobre todo después del laboreo o de grandes cambios en esos campos. Se conocen algunas de estas fosas diseminadas: La Fosa de Modestita, en la que fueron arrojados tras ser asesinados por falangistas a tiros por la espalda en la Fuente Limosa el 26 de febrero de 1938, los sindicalistas Juan Manuel Guerrero y Ramón Delgado López por aplicación del bando de guerra. De la fosa de la finca Juaniani en la conocida Huerta del Cano, fueron exhumados el matrimonio Rosario Palmar García y Francisco Caballero Gómez, que fueron asesinados mediante bando de guerra el 11 de Marzo de 1938 por la guardia civil franquista en aplicación de la “ley de fugas”; estaban acusados de no responder del paradero de sus hijos Francisco y José, militantes de la CNT huidos en zona Republicana.


Documentos: Estudio histórico-arqueológico de la represión franquista en Huelva (Ignacio Muñiz Jaén, María Inmaculada López Ramón, Ángel del Río Sánchez, Carlos Romero). Huelva Buenas Noticias (Gilberto Hernández Vallecillo, Alfredo Moreno Bolaños). En Recuerdo de. La Guerra Civil y la represión franquista en la Cuenca Minera de Riotinto (Miguel Ángel Collado Aguilar). Tinto Noticias (Víctor Pineda). Anuario 2015. Intervenciones en fosas comunes del franquismo en Andalucía (Juan Manuel Vázquez)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española