Cinco REPUBLICANOS ASESINADOS por los franquistas y Arrojados a la Fosa de Cañandonera, Villastar (Teruel) en 1936

los Cinco de Cannandonera 2 word pressLa fosa contendría los restos de 10 vecinos de Villastar, uno de ellos una mujer, asesinados por los fascistas el 28 de agosto de 1936. Sólo se conoce la identidad de 7 de ellos. Los trabajos de exhumación han permitido la localización de los restos de 5 cuerpos, junto con la munición típica que se utilizó durante la represión franquista en caliente, los asesinaron con fusiles Mauser. Cerca de los cuerpos se han localizado proyectiles de pistola de 9 milímetros que, junto con los orificios que presentan los cráneos demuestran que fueron “rematados”, lo habitual en estas ejecuciones.

La fosa ha sido excavada por iniciativa de la Asociación Pozos de Caudé, y en el marco del curso de Arqueología y Antropología Forense organizado por la Escuela de Medicina Legal y Forense de la Universidad Complutense de Madrid. Los restos encontrados corresponden a Apolinar Tomas Hinojosa, labrador de 36 Años; Antonio Mateo Pérez, labrador de 40 Años; Lorenzo Maícas Atienza, 39 años; Santiago Atienza Corbalán empleado de 32 años, y su padre Roque Atienza Redolar, labrador.

Los 5 fueron sacados de sus casas el 28 de agosto de 1936, y tras estar durante 4 días en una cárcel del pueblo se perdió su pista, desaparecieron. Sus familias siempre supieron que habían sido asesinados. Todos ellos eran sindicalistas. Según el testimonio de los lugareños, los hombres y sus verdugos cruzaron por una pasarela de madera ahora desaparecida y a pocos metros fueron fusilados. Se desconoce si fueron las propias víctimas quienes cavaron su fosa, situada en la partida de Cañandonera, en el corazón del Estrecho de Villastar, al otro lado del río cerca de la carretera que va de Villastar a Villel.

La fosa en la que se encontraron los cuerpos es alargada y 4 de los fusilados están solapados mientras que el otro ha aparecido en una esquina. Estaban sepultados a unos 60 centímetros de profundidad aunque, según los especialistas, serían enterrados a unos 30 o 40 centímetros y el resto de la tierra se depositó encima debido a que está en una zona de escorrentía. La tierra es especialmente dura, prácticamente piedra en alguna de las zonas, lo que ha dificultado considerablemente las labores de búsqueda. Junto a los cuerpos se hallaron varios objetos personales, como una tabaquera o una cartera, o las albarcas que tenía puestas uno de ellos.

Las pruebas de ADN han confirmado la identidad de los 5 hombres. El 2 de Febrero de 2019, la Asociación de Familiares de la Fosa de los 5 de Cañandonera organizó un homenaje a los asesinados, en el que colaboraron la Asociación Pozos de Caudé y el grupo Arqueo Antro encargado de la exhumación. Se colocó una placa para recordar a estos 5 vecinos, y se hizo entrega de los restos a los familiares para que fueran sepultados en el Cementerio Municipal de Villastar.

El homenaje se hizo extensivo a otras 7 personas de este municipio y otros próximos como Riodeva, Libros y Villel que fueron asesinados por los franquistas, algunos quizá arrojados a la fosa de Cañandonera, y otros enterrados en los Pozos de Caudé. Entre ellos, Ramón Romero Julián asesinado el 1 de Agosto de 1936, Francisca Atienza Redolar asesinada el 15 de Agosto; los labradores Manuel Tomás García y Saturnino Tomas García que fueron asesinados el 11 de Septiembre, probablemente están en los Pozos de Caudé. Victoriano Benito Izquierdo, de 23 años, fue asesinado el 15 de Diciembre de 1937, y Juan Abanades Sanz, de 28 años, el 20 de Enero de 1938.


Documentos: M. Cruz Aguilar en ARICO, Memoria Aragonesa y Diario de Teruel. ARICO, Memoria Aragonesa (Isabel Muñoz). Asociación Pozos de Caudé, Villastar. SIPCA. Imagen ARMHAragón


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española