Córdoba bajo el franquismo, el EXTERMINIO de Profesionales e Intelectuales REPUBLICANOS

Exterminio intelectualidad Republicana Cordoba word pressLa España fanática clerical, oligárquica, caciquil, falangista, carlista y cuartelera, se ensañó con el Republicanismo, el obrerismo, el librepensamiento, el laicismo y la modernidad. En Córdoba asesinaron a cerca de 12.000 Republicanos, más de 7.000 en la capital, unos 4.000 fueron arrojados a fosas en los cementerios. Tenían muy claro que había que descabezar a las élites pensantes, intelectuales, escritores, maestros, profesores, tertulianos. El movimiento destructivo de personas y de cultura, fue descomunal. En el verano cordobés de 1936 los intelectuales de “la otra España”, la modernizante, la reformadora, la Republicana fueron a la muerte.

Pobre Córdoba bajo el fascismo, entre banderas monárquicas, desfiles militares, y por las noches los roncos motores del camión de la muerte, entre tímidos lamentos y lloros desconsolados, no sólo de hombres: en los 3 años de guerra, más de 100 mujeres fueron al paredón, entre ellas el triste caso de la periodista francesa Renée Laffont, fotógrafa, apasionada de España y de su cultura, a quien los fascistas asesinaron el 1 de septiembre de 1936.

El periodista Joaquín García-Hidalgo Villanueva murió en la cárcel el 28 de Julio, sus carceleros le forzaron a ingerir azúcar siendo diabético. Luis Dorado Luque, practicante, muy solidario con las personas humildes y trabajadoras, fue asesinado la noche del 29 de Julio de 1936. A José María Ciria López, secretario del Ayuntamiento de Aguilar, la tarde del 18 de julio le sorprendió en el Gobierno Civil de Córdoba. Fue detenido y fusilado el 4 de agosto. El médico Francisco Aragón Lara murió fusilado el 4 de agosto de 1936 con 37 años de edad. Antonio Romero Borrego, médico del hospital municipal de Córdoba, fue fusilado por falangistas el 5 de agosto de 1936. Su padre, Antonio Romero Jiménez, Republicano, capitán honorario de la legión y alcalde de Puente Genil, fue ejecutado al finalizar la guerra por garrote vil, el 24 de octubre de 1939, por expreso deseo de Queipo de Llano, antiguo compañero de armas en Africa.

El 8 de agosto de 1936 asesinaron al alcalde socialista, Manuel Sánchez Badajoz, al diputado y «médico de los pobres» el Doctor Vicente Martín Romera cuya muerte conmocionó a Córdoba, y a varios concejales. Federico Soria Machuca era médico titular de Carcabuey, ciudad en la que fue asesinado el 13 de agosto de 1936. Tenía 38 años de edad. El día 15 le llegó el turno al prestigioso médico Republicano, Maestro Nacional y masón, el doctor Manuel Ruiz Maya, director del Hospital Psiquiátrico de Córdoba que fue fusilado en la Cuesta de los Visos. El 16 de agosto mataron al librero naturista y tertuliano Rogelio Luque Díaz, un gran bibliófilo y poeta. Con Rogelio fue asesinado, entre otros, el impresor José Tallón Fernández.

Tras 27 días de fusilamientos, el 17 de Agosto, en una saca multitudinaria fue fusilado el tertuliano y maestro nacional Juan García Lara, de 29 años, hombre culto y muy prometedor en Córdoba. En la misma saca cayó otra persona de cultura, el impresor Francisco Mármol Castro. Y el prestigio abogado Rafael Aparicio de Arcos, asesor del alcalde de Córdoba Manuel Sánchez Badajoz. Ese mismo día los fascistas asesinaron al fiscal de la Audiencia Provincial de Córdoba, Gregorio Azaña Cuevas, de 27 años, una persona de una formación e integridad judicial intachable. Fue fusilado porque era sobrino del presidente de la II República Manuel Azaña

El 18 se superó el centenar de fusilados, 3 o 4 horas matando en el cementerio de San Rafael, ante los focos de los camiones, por turnos de 8 o 10, los cuerpos de unos caían sobre la sangre de los otros. Mataron a Aurelio Pérez Cantero, músico, compositor y profesor del Centro Filarmónico “Eduardo Lucena”, asiduo de las tertulias literarias de Córdoba. También al último presidente de la Diputación, el perito agrícola José Guerra Lozano, de Izquierda Republicana. Igualmente fue fusilado el secretario del Juzgado Rafael López Cansinos. Y el médico y director del Sanatorio Antituberculoso, Lorenzo Claro Isla Carande, de 33 años de edad. Lo mismo que el cirujano y director del Dispensario Antivenéreo, Ramón Hombría Iñiguez, con 47 años.

El 21 de Agosto fue asesinado el reconocido maestro Republicano Agapito de la Cruz López de Robles. Fueron también fusilados los maestros Modoaldo Garrido Díez, Enrique Fuentes Astillero, Manuel Camacho Parejo, Juan de Miguel Budía, Francisco Dueñas Llergo, Juan Galera, Josefa Fernández, Carlos Santos, Francisco Moreno Fuentes y muchos más. Hubo 22 maestros nacionales asesinados, 4 profesores y algunos otros de escuelas obreras. Los días siguientes continuó la carnicería, solo el 22 de Agosto se fusilaron en los cementerios de la capital a 200 Republicanos. La comadrona María Vázquez Molina, que fuera tesorera del Colegio de Comadronas, fue fusilada el 28 de agosto de 1936 en la prisión provincial de Córdoba. También era comadrona Concepción Cáceres Jurado, asesinada por desfilar vestida con una bandera Republicana. El 29 de agosto mataron al pintor e ilustrador Juan Aguayo García, de 28 años.

El 2 de Septiembre se fusiló al Catedrático de Parasitología y afamado epidemiólogo Sadí de Buen Lozano, que pertenecía al sindicato de médicos de UGT. El 9 de septiembre, murió fusilado en Córdoba el artista y tertuliano Enrique Moreno Rodríguez, “El Fenómeno”, una eminencia que se había formado en París y Roma. Era profesor de Dibujo de la Escuela de Artes y Oficios, y de la Escuela Normal. El 27 de septiembre mataron, por masón, a Pablo Troyano Moraga, ex presidente de la Diputación, histórico del Republicanismo cordobés, director del periódico La Voz. Con Troyano fue también denunciado y asesinado Álvaro García Pérez Rico, secretario del Colegio de Abogados. Y el 3 de Octubre mataron a Nicasio Sánchez Mohedano, secretario del Juzgado.

En la noche del 28 de octubre de 1936 el camión de la muerte llevaba 19 personas, entre ellas a José María Alvariño Navarro, poeta de hondo cordobesismo, 25 años, casado y con un niño. Rafael Moyano, acusado de «haber contribuido al Socorro Rojo con algún donativo» fue fusilado el 11 de octubre de 1936. Rafael Bueno Roldán, médico, fue alcalde de Pozoblanco y capitán del Ejército Republicano. Sometido a un consejo de guerra fue condenado a garrote vil, pero murió de septicemia en prisión en noviembre de 1939.


Documentos: Imagen Original del Vídeo La causa de los 4.000 de Córdoba. El Obrero (Pablo Bahillo Redondo). Enigmas De Juan Bernier (Antonio Ramos Espejo). Listado de Víctimas, Archivo Municipal de Córdoba. José María Alvariño, Otra Víctima del Golpe Militar en Córdoba (Francisco Moreno Gómez). Público (María Serrano Velázquez). El País (Manuel J. Albert). Cordobapedia


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española

Anuncio publicitario