Mercenarios franquistas ASESINARON a la REPUBLICANA CRISTINA FERNÁNDEZ PEREIRA en el campo de la Bota de Barcelona en 1939

Cristina Fernandez Pereira word pressCristina Fernández Pereira era leonesa. Había nacido en el pueblo berciano de Villasinde (Vega de Valcarce). Tenía 39 años, estaba casada y tenía un hijo, José. Trabajaba de portera en la finca número 163 de la calle Tamarit, en el Eixample barcelonés. La de portera fue una profesión peligrosa al acabar la guerra. En Barcelona, las porteras fueron el colectivo profesional más represaliado durante la dictadura, por sus supuestas implicaciones con el régimen Republicano. Habían sido movilizadas durante la guerra para identificar a posibles quintacolumnistas. Fueron víctimas de muchas denuncias.

La represión hacia las mujeres tuvo un carácter más allá de sus implicaciones políticas. Los fascistas querían acabar con el modelo de mujer libre que se abría paso en la República e imponer su sometimiento al hombre en todos los ámbitos, que fue lo que primó en la dictadura. Cuando los franquistas tomaron Barcelona, Cristina fue denunciada por el dueño de la finca y otros vecinos acusada de denunciarles como fascistas durante la etapa Republicana.

Tras ser detenida el 5 de marzo de 1939 y pasar unos breves días en la cárcel Modelo, el 10 de ese mes ingresó en la Cárcel de Mujeres de Les Corts. Antes de la entrada de las bandas armadas fascistas, en 1939, en la prisión de mujeres de Les Corts había 200 presas. En Octubre de ese año los franquistas ya habían encerrado a 3.267, de las que 108 eran porteras.

El 12 de abril Cristina, su marido y 13 personas más, fueron sometidas a un consejo de guerra. Los vecinos que testificaron la acusaron de ir armada con una pistola «para matar a los burgueses». No faltó la coletilla que se repite en la mayoría de los expedientes de las mujeres represaliadas. Dijeron que la emigrante leonesa era una mujer de «conducta depravada», y que pertenecía a la UGT . Declaraciones que firmó y rubricó el comisario jefe el 14 de marzo de 1939, en el «III Año Triunfal».

Cristina respondió ante el juez que «no es cierto y que precisamente por su protección vive el dueño aunque cumpliendo su obligación de portera dijese donde vivía y si estaba o no en casa cuando le fueron a buscar para registrarle, en cuyo registro le encontraron una pistola», recoge Fernando Hernández Holgado Hernández en su tesis doctoral sobre las presas del franquismo.

Cristina fue una de las 11 mujeres que los franquistas asesinaron en el Campo de la Bota sobre un total de 1.717 víctimas republicanas de las que se tiene conocimiento de su ejecución entre 1939 y 1952. Antes del amanecer la sacaron de la celda y la condujeron a la capilla de la prisión Modelo. Era el macabro ritual. Allí esperó, junto a varios hombres, la llegada del camión que les trasladaría a la orilla del Mediterráneo.

Fue fusilada junto con otras 15 personas con las primeras luces del 13 de mayo de 1939. Bajo el rumor de las olas y con más sabor a pólvora que a sal, olió la muerte antes de caer desplomada por los disparos sobre el montón de arena. Su esposo, Baltasar Paz Fernández, acusado de haber luchado en la defensa de Madrid, fue condenado inicialmente a 20 años de cárcel

Con motivo del 14 de abril, Alicia Oliver, del grupo de mujeres República Feminista de Ca la Dona de Barcelona, promovió el homenaje anual a favor de las 11 fusiladas del Campo de la Bota. En este espacio ganado al mar, entre Barcelona y Sant Adriá de Besós, se ha erigido un lugar de memoria en recuerdo de ellas. La iniciativa partió de la Comisión de Memoria y Género del distrito de Sant Martí en colaboración con el Ayuntamiento de Sant Adriá de Besós, comenta Marta Mas.

Ellas abrieron la Caja de Pandora de la Memoria Pública. «¡Ya era hora de que alguien se acordara de las mujeres!», exclamó Mari Salvo, quien contó su experiencia en la prisión de Corts. De Cristina nunca se volvió a saber, en Villasinde no hay rastro de ella. Dicen que los pobres no tienen historia. Sin embargo, Cristina ha sido el hilo conductor que atraviesa una historia común. La novela «Puerta a ningún sitio» (2021), de Isabel Pellejero y Eduard Musulén, recoge las circunstancias que dieron lugar a la ejecución de Cristina Fernández.


Referencias: Diario de León (Ana Gaitero). Memòria Històrica de l’Ateneu Llibertari de Gràcia. Wikipedia


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española