VICENTE LERTXUNDI MAYOZ, ANARQUISTA, ASESINADO de una PALIZA por policías franquistas en Donostia, en 1962

Vicente Lertxundi Mayoz word pressNo hubo Nochevieja para Vicente Lertxundi. No hubo justicia para la víctima ni castigo para los verdugos. Solo silencio y después una larga e indestructible impunidad que nació al amparo del régimen franquista, y que se consolidó y cronificó en democracia: Sus torturadores llevaban uniforme antes, durante y después de aquel día. Nunca, jamás, respondieron ante un tribunal. Las Navidades de 1962 se volvieron pesadilla para este anarquista del barrio donostiarra de Gros. Su paso por la cárcel franquista de Martutene, se convirtió en una sádica pena de muerte extraoficial, ejecutada a golpes por los carceleros. Seguir leyendo