En 1936, los franquistas ASESINARON extrajudicialmente a 5 REPUBLICANOS en Los Cerralbos (Toledo), acusados de “robar” leña en el monte de una finca de “gente bien”

5 Republicanos de Los Cerralbos word pressEn agosto de 1936, el ejército franquista tomó la zona limítrofe entre Cáceres y Toledo con el objetivo de ocupar esta última provincia a través del Valle del Tajo. En septiembre cayó Talavera de la Reina y poco después tuvo lugar una represión brutal en el municipio de Calera y Chozas. Los «anhelos de exterminio por parte de los sublevados llegaron al extremo de soltar frases como ‘matar campesinos hará que se restablezca el orden'».

En torno al 17 de septiembre, las tropas marroquíes y africanistas que acompañaban a Franco llegaron a la línea de Los Cerralbos, fecha en que las tropas golpistas tomaron esa localidad. Poco tiempo después, los franquistas detuvieron a varios Republicanos del pueblo. Su delito fue ir al monte a por leña para calentar sus casas. Alguien les delató a la familia dueña de las tierras, la familia rica del pueblo, quienes les acusaron de estar robando.

La madrugada del 5 de noviembre de 1936, los llevaron a las afueras del pueblo, por el camino de Lucillos, cerca del arroyo de Illán enfrente de los almendros de la tía Manuela. Los rebeldes franquistas asesinaron extrajudicialmente a los 5 a sangre fría en un paraje conocido como Los Parrales. Ninguno había cumplido aún los 30 años y 2 de ellos tenían hijos. A un sexto le habrían dejado marchar «por pertenecer a buena familia».

Las víctimas fueron:

Pablo Arrogante Alía, nacido en Lucillos (Toledo), el 15 de enero de 1907, Era miembro de la Casa del Pueblo y afiliado sindical. Estaba casado y tenía 2 hijos y 2 hijas.

Teodoro Fernández Fernández, natural de Los Cerralbos (Toledo), nacido el 7 de diciembre de 1909. Jornalero. Estaba casado con Eugenia Campos y tenía un hijo y 2 hijas.

Lucio Jiménez Fernández, natural de Los Cerralbos, nacido el 6 de mayo de 1909. Era soltero y de profesión jornalero.

– Los hermanos Baldomero y Eulogio Díaz Zapata, residentes en la localidad de Los Cerralbos. Se desconocen su fecha y lugar de nacimiento, los nombres de sus padres, estado civil o profesión.

En las memorias del hijo del que fuera maestro de Los Cerralbos, Ángel Fernández-Santos Jiménez, que por entonces era todavía un niño se dice: «Setenta años después, aun yacen sus restos, al parecer ni reconocidos ni exhumados. Nadie del pueblo, ningún cacique ni rico, había sido no ya encarcelado y menos aún fusilado, ni siquiera molestado».

Las familias de los 5 desaparecidos nunca pudieron recuperar sus restos. Las viudas lo registraron años después. Con la concentración parcelaria en los años 60 consta que los obreros encontraron unos huesos que fueron tapados en el mismo lugar. Actualmente son las propias familias las que han movilizado la búsqueda con la que se espera encontrar a los 5 toledanos.

Los trabajos de exhumación los realiza La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Se quiere localizar la fosa común en la que se hallan sus restos, para que las familias puedan darles, al fin, una sepultura digna. De momento se han encontrado 3 casquillos de bala en la finca: concretamente, son 3 proyectiles de fusil Mauser de 7 milímetros. Para la ARMH, el hallazgo confirma que están buscando en el lugar correcto.


Documentos: Diario16. La Sexta (Alba Cuéllar | Nacho del Río)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española