La maestra REPUBLICANA SEBASTIANA TOBAL ANTÓN, y su marido NARCISO SILVA ANTÓN fueron ASESINADOS por franquistas en Casaseca de las Chanas (Zamora), en 1936

Sebastiana Tobal Anton word pressSebastiana Tobal Antón Nació en Casaseca de las Chanas, obtuvo el título de magisterio en 1909. Ejerció la docencia en Cataluña, pero la abandonó al contraer matrimonio con Narciso Silva Antón, sastre 2 años mayor que ella. Integrada en el Partido Republicano Radical, ingresó en el Partido Republicano Radical Socialista. De los 109 afiliados que el partido tenía en la ciudad a comienzos de 1934 había solamente 4 mujeres: Juliana Villaseco, María F. Pérez García, Trinidad Montero y la propia Sebastiana Tobal.

La conciencia de las dificultades que el programa reformista Republicano encontraba en una sociedad tradicional como la de Zamora llevó a Sebastiana a expresar sus ideas a través del diario Republicano La Mañana, donde denunció las agresiones derechistas durante la campaña electoral de las municipales parciales de abril de 1933, y en concreto el asalto sufrido por la Casa del Pueblo de Casaseca de las Chanas –de la que formaba parte su hermano menor, Wenceslao Tobal- durante un mitin socialista.

Sebastiana publicó el 29 de abril un artículo en el que señalaba a Francisco Avedillo, empleado de la Diputación al que señalaba como cacique local e inductor de un violento núcleo derechista que, con el tiempo, se llegaría a articular en torno al grupo falangista dirigido por Francisco Maíllo Cuesta. El 18 de mayo publicó un artículo titulado “Viva la República”, en el que acusaba a los patronos locales de comprar votos para la derecha bajo el amparo de la caridad cristiana. El 7 de julio denunciaba la hipocresía moral de la derecha católica. Sebastiana Tobal, es evidente que no sólo había adquirido notoriedad sino que se había ganado enemigos peligrosos.

Tras el golpe de estado de 1936, la represión se abatió sobre Casaseca de las Chanas, y el 20 de agosto se produjo la matanza de 4 vecinos del pueblo, Baltasar Villaseco de Asís, Victoriano Fernández Calvo, Joaquín Morales Pérez y Pedro Pérez Ufano, a los que seguirían Gregorio García Maíllo y Salvador Benito García el 21 de octubre. El 20 de octubre Sebastiana fue asesinada, junto a 2 vecinos de Coreses, 2 de Sanzoles y uno de Moraleja del Vino. El 29 de octubre, a la edad de 36 años, fue asesinado su hermano Wenceslao, junto a 10 vecinos de El Perdigón y uno de Zamora. Finalmente, y con el habitual pretexto del traslado a Bermillo de Sayago, Narciso fue asesinado el 4 de noviembre, junto a 8 vecinos de Cañizo.

El recuerdo de Sebastiana Tobal ha permanecido vivo en algunas personas que convivieron con ella: su nombre aparece en las memorias de Palmira San Juan (grabadas por su nieto Luis Misis e incluidas en la película “Amor San Juan”, de 2006), quien compartió con Doña Sebas el encarcelamiento y la vio partir hacia la muerte con un gesto lleno de dignidad; también en el testimonio de su vecina (casi coetánea) Juliana Villaseco, recogido por Concha San Francisco en su capítulo del libro Nietas de la memoria (Bala perdida, 2019).


Documentos: Foro por la Memoria de Zamora


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española