JOAQUINA CHARRO GÓMEZ, La Pasionaria de Montijo, Cruelmente ASESINADA por bandoleros falangistas en Montijo (Badajoz), en 1938

Joaquina Charro Gomez word pressJoaquina Charro Gómez nació en Montijo, en 1912. Hija del carbonero Teodoro y de María, era la 8ª de 9 hijos. Joaquina estuvo poco tiempo en la escuela, ya que sus padres carecían de recursos económicos y no le podían dar estudios. Muy pequeña ya trabajaba como empleada de hogar, y después en una casa-bar. Joaquina Charro era guapa y atractiva, de carácter alegre y abierto, tenía mucho salero, muchas amistades, era muy buena persona y muy trabajadora. Se enamoró de un joven montijano pero no llegó a casarse con él.

A pesar de su escasa cultura Joaquina Charro sentía los problemas de su sociedad en favor de las causas de los asalariados. Era una sindicalista muy activa, participó en grandes movilizaciones reivindicativas para los trabajadores. Siendo una cría se afilió a la Casa del Pueblo y formó parte de su grupo de teatro: Durante la República en Montijo, Joaquina actuó como actriz aficionada en el “Cuadro Artístico de la Casa del Pueblo” que crearon las Juventudes Socialistas. Actuaban por los pueblos de la comarca representando obras con un marcado carácter social y reivindicativo, con mensajes siempre de liberación de la clase obrera y de las mujeres.

A Joaquina le llamaban La Charra, pero pronto la empezaron a apodar La Pasionaria de Montijo. Protagonizó un acto radical con otras mujeres: se cortaron públicamente sus cabellos en protesta por la discriminación femenina. En el verano de 1933 las mujeres trabajadoras de Montijo crearon, dentro del Centro Obrero “La Defensa”, la “Sociedad Obrera Femenina de Montijo” (SOF), integrada por empleadas de hogar, modistillas, dependientas, lavanderas, presidida por María Pino Gómez, natural de Mérida. La Sociedad organizó clases nocturnas de alfabetización y cultura general para sus afiliadas (en el Centro Obrero), muchas de las cuales no habían podido ir de pequeñas a la escuela.

Ella abanderaba un movimiento justo que transgredía los convencionalismos y le trajeron consecuencias graves. El 13 de agosto de 1936 fue rapada completamente por delincuentes falangistas, y obligada a purgarse con aceite de ricino. Después se recluyó en su casa, de donde no salió en 2 años y donde fue violada cada vez que era visitada por los falangistas. Su activismo en defensa de «los nadie» tuvo un desenlace fatal. A finales de 1938, los falangistas la encerraron en los tenebrosos calabozos del Ayuntamiento con otros desgraciados. De madrugada, y junto a varios izquierdistas más (Fernando Almirante, la suegra de “Gardaba”.… Montalvo, etc.), pelotón de ejecución la subió a un camión hacia la Roca de la Sierra. Allí, junto al arroyo de la dehesa “La Puerca” en dirección a Villar del Rey, los fusilaron.

Rafael María Cañete ha recogido su historia junto a la de otras 5 mujeres sindicalistas en su libro Mujeres de la UGT de Extremadura, 1936-1939: También fue fusilada Francisca Cordero Millán, una de las fundadoras en Montijo de la SOF. Tenía 60 años y murió en los cerros de Lobón. Y Juana Gallego Coco, que esperaron a que diera a luz y luego la fusilaron en las tapias del cementerio de Montijo. Rafael Cañete recoge también cuanta la historia de Serafina Rojas de Casanova, fusilada en una finca de San Vicente de Alcántara y luego arrojada al pozo de una mina.


Referencias: El Periódico de Extremadura. Personajes de Montijo ( Manuel Cuerpo Rocha). Represaliados del franquismo. Historias de Montijo (Juan Carlos Molano Gragera)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española