LUIS RODRÍGUEZ FIGUEROA, Abogado y REPUBLICANO, comprometido con las clases trabajadoras, impunemente ASESINADO por los franquistas en Tenerife en 1936

Luis Rodriguez Figueroa, word pressLuis Rodríguez Figueroa nació en Puerto de la Cruz (Tenerife), en 1875. Tenía 7 hermanos más, hijos de Emilia y Luis Francisco, comerciante, masón y varias veces concejal Republicano. Figueroa fue político, abogado, periodista, historiador y masón. Estudió Derecho en la Universidad de Granada, ejerciendo la abogacía en su isla natal. Comenzó escribiendo en revistas literarias y periódicos del archipiélago como Hespérides, Gente Nueva y La Prensa, utilizando en ocasiones el seudónimo de Guillón Barrús. Fundó junto a Ildefonso Maffiotte la revista Castalia. Fue también miembro del Ateneo de La Laguna.

Rodríguez Figueroa, inquieto y capacitado, pasó tiempo en distintas ciudades europeas, donde sus vivencias marcaron una reflexión lúcida que influyó de manera decisiva en su posterior actividad social y política. En 1902 contrajo matrimonio con Maria Loreto Melo González, de ascendencia judeo-portuguesa con la que tuvo 10 hijos, Luis, Guetón, Rosalva, Ostilio, Ligia, Manlio, Layo, Elio, Arnaldo y Orlando. En 1921 le designaron catedrático interino de Derecho Administrativo en la Universidad de San Fernando de La Laguna. En 1927 fue decano de la Facultad de Derecho. Ese año murieron su esposa y su hijo Luis.

Su primera novela “El cacique”, escrita en 1898 y publicada en 1901, es una denuncia del caciquismo y de las oligarquías que dominaban en el Archipiélago. En 1915 escribió la novela “Mea culpa” junto a Domingo Cabrera Cruz, Diego Crosa, Ramón Gil Roldán, Ildefonso Maffiotte, Leoncio Rodríguez y Manuel Verdugo entre otros. También fue autor de obras poéticas como “Preludios” (1898), “Venus Adorata” (1902), “El Mencey de la Arautapala” (1919), “Mazir” (1925) y “Banderas de la democracia” (1935).

Como militante del Partido Republicano, fue elegido concejal Ayuntamiento del Puerto de la Cruz en los años 1912 y 1915, desarrollando una notable labor municipal, proyectos de alumbrado público, construcción de escuelas, higiene pública, saneamiento, red de distribución de aguas. Fue concejal de Santa Cruz de Tenerife en 1920-1922, consejero del Cabildo en 1919. Participó como abogado de los procesados por «los sucesos de Hermigua» del 23 de marzo de 1933, que enfrentaron a los campesinos con la guardia civil. En 1934 se integró en Izquierda Republicana, formación por la que fue elegido diputado a Cortes por el Frente Popular en 1936.

El 16 de julio de 1936, Luis Rodríguez Figueroa embarcó con destino a Cádiz con la intención de tomar el tren con destino a Madrid para reincorporarse a las labores parlamentarias. A la llegada a Cádiz, el 18 de julio, el capitán le aconsejó que no desembarcara, pero Figueroa no sólo lo hizo sino que acudió a informarse al gobierno civil, que ya estaba en poder de fuerzas de la legión, quienes le detuvieron de inmediato.

Fue interrogado y luego encarcelado con cientos de Republicanos en el buque prisión Miraflores. El día 21 lo embarcaron misteriosamente con rumbo a Tenerife, donde le torturaron y vejaron cruelmente. Debido a su activismo político, su Republicanismo, su alineación y capacidad de lenguaje con las clases populares, y por sus conocimientos legales como vehículo de denuncia, resultaba una persona incómoda para los grupos de poder de la isla.

Por estas razones lo hicieron desaparecer como muchos otros tinerfeños, por la noche y en el mar. Sin embargo, la tradición oral apunta que sus restos podrían encontrarse junto con los del alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Carlos Schwartz Hernández, el alcalde de Buenavista del Norte, Antonio Camejo, y el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, José María Martín, entre otros, en el Bucio de Maja, Cañadas del Teide (Orotava), a 2.500 metros de altura.

Tenía una biblioteca de varios miles de volúmenes, muchos en lengua inglesa y francesa traídos de sus múltiples viajes por Europa. En octubre de 1936 la mayoría de ellos fueron expoliados y quemados, y destruido su archivo personal, ante la presencia de sus restantes hijos, otros estaban detenidos o fuera de las islas. Su familia sufrió la expulsión de su casa. Todos sus bienes fueron embargados. Su hijo Guetón fue también capturado, encarcelado y asesinado.


Documentos. Bernardocabo.blogspot (Bernardo Cabo Ramón). Isla de Tenerife Vívela. Wikipedia


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española

Anuncio publicitario