MATANZAS franquistas contra la población REPUBLICANA de Almendralejo (Badajoz). Parte 3, Hacia un otoño sangriento

Almendralejo 3 word pressViene de Parte 1, Represión y Crímenes, y Parte 2, La crueldad del verano del 36

El 15 de septiembre de 1936 fue asesinado Ramón Pajuelo Pérez, Antonio González Lais y Luis Triviño Ledesma. Al día siguiente se fusiló a Ángel Moreno Fernández. El 17 se pasó por las armas a 5 hombres más y en la jornada siguiente murieron 4 personas, 3 mujeres (Amalia Galindo Antúnez, Fernanda Méndez Rivera y Graciana Muñoz) y un hombre (Manuel Bote González). En los días siguientes los franquistas asesinaron a otras 8 personas. Una de ellas fue Ciriaco Mariñas Barco, fusilado el día 19 denunciado por envidias de un derechista. El bracero Ventura Rodríguez Vilena, casado, 27 años, fue fusilado en la Dehesa de “Los Calerinos” el día 17.

El guardia municipal Fermín Crespo Díaz fue asesinado el día 20 de Septiembre, estaba casado con Manuela Ramos Díaz y ya había perdido a otros 2 hijos (Justo, 21 años y Andrés, 13 años) víctimas de la represión franquista. A los pocos días se fusiló también a la madre. Desaparecieron sin dejar rastro 4 miembros de una misma familia. La madrugada del 23 al 24 de septiembre, el secretario del Juzgado de Aceuchal Cándido Sanz Blanco junto a los vecinos Luis Gregorio Prada Barba y Fermín López fueron asesinados en las tapias del cementerio de Almendralejo. Juan Francisco Morán García, herrero almendralejense de 32 años, casado y con 2 hijos, fue pasado por las armas en Hinojosa del Valle el día 30.

Octubre comenzó con el fusilamiento de 7 vecinos entre los días 1 y 6. Los franquistas se cebaron con el gremio de ferroviarios, el 7 de Octubre fueron fusilados 7 trabajadores del ferrocarril, Esteban Barco Martínez, Pedro Cadenas Mateos, Francisco López Antúnez, Pedro Morán García, Antonio Muñoz Franco, Antonio Romero Ramos y Andrés Torres Amador. Todos casados y padres de familia. Junto a ellos otros 4 vecinos: Juan Antonio Díaz-Ortiz Monterrubio, Secundino Donoso Cortés, Julián Rodríguez Ortiz y el maestro de escuela, Alberto Alvarado de Toro.

En los días siguientes y hasta el 12 de octubre fueron ejecutadas 8 personas, como Tomás Morán Durán, afiliado a la Casa del Pueblo, que iba por los pueblos dando mitines. Tras fusilarlo, tiraron la ropa a la puerta de su casa. Ese día fusilaron a Manuel Vargas Rodríguez, en total 11 hombres perecieron esa noche. En la calle General Golfín mataron a un matrimonio, ella se llamaba Teresa Campos, y a un hijo, y más arriba mataron a 2 hermanos de apellido Izquierdo, concejales del ayuntamiento. También asesinaron a Pura, “La Sopa”, que había dado luz a una niña unas horas antes. Falangistas y guardias civiles sacaban a la gente de madrugada y fusilaban cantando el cara al sol, para que todo el mundo supieran lo que hacían.

A partir del 21 de octubre, 11 víctimas más, 2 de ellas mujeres, Eustaquia Figueroa Casilla y Purificación González González, cuyo marido, Juan Sánchez, ya había sido asesinado. El 11 de Noviembre era asesinado el chófer Florencio Chamizo González. Este mes los fascistas asesinaron al empleado Alfonso Peña Rodríguez, acusado de no apoyar del glorioso movimiento nazional salvador de España. Los días 27 y 28, se ejecutó, al ferroviario Joaquín Nieto Morillo, al bracero José Peña Méndez y al ama de casa Antonia Gil Grajera. En 1938 Antonio Borreto Monje y Francisco Magar Saira, fueron registrados como “muerte violenta”. Manuel García Pérez, recluido en el campo de concentración de Castuera, fue fusilado el 24 de octubre de 1939.

Francisco Hernández García, secretario de la Casa del Pueblo, y que ya había perdido a su hijo, Saúl Hernández Ros, fue fusilado en Badajoz a finales del año de 1939. El socialista Francisco Sánchez Tena fue condenado a la pena capital, y la misma suerte correría en septiembre de 1940, Antonio Ávila Franco, secretario del Partido Comunista local, acusado de agitador, propagandista, y recaudar dinero para el Socorro Rojo Internacional. En mayo de 1941 sería fusilado el socialista Juan Antonio Godoy Sánchez, que se había alistado en el ejército Republicano. El joven Ángel Grajera Chacón, directivo de las Juventudes Socialistas entre 1932 y 1933, alcanzó el grado de sargento en el ejército Republicano. Condenado a pena de muerte fue fusilado en las tapias del cementerio almendralejense en 1941. Ese año también fue pasado por las armas Fernando Botello, casado y con 4 hijos. En 1939, fallecieron en la cárcel de la “Colonia” Diego Rodríguez Almendro, José Santana Murillo. Servando Cantón Lillo, murió de septicemia en esta misma prisión.


Documentos: Pérdidas de vidas humanas a consecuencia de las prácticas represivas franquistas en la provincia de Badajoz (1936-1950), Tesis Doctoral de Javier Martín Bastos. El genocidio franquista en Extremadura. Associació per a la Memòria Històrica i Democràtica del Baix Llobregat


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española