En 1938, aviones “Stuka” nazis, ensayaron bombardeos en picado sobre poblaciones REPUBLICANAS desmilitarizadas de Castellón, ASESINANDO a más de 40 vecinos

Stuka word press«El 25 de mayo de 1938, mi pueblo, Benassal (Castellón), y otros 3 pueblos vecinos fueron bombardeados por 3 aviones, cada uno lanzó varias bombas, una en el centro de cada pueblo, matando a más de 40 personas. Nunca entendimos por qué nos habían escogido a nosotros, por qué escogieron estos 4 pueblos insignificantes. El pueblo, desde principios de la guerra, quedó en zona Republicana. Allí había total normalidad, la gente iba a trabajar, al horno, a los campos, a comprar pan, todo normal. La guerra llegó de repente contra el pueblo, completamente desprevenido”.

Quien habla es Óscar Vives, vecino de Benassal, doctor en Física Teórica, una persona curiosa, un investigador: «En el Archivo Militar de Ávila, encontramos los informes diarios de las tropas Republicanas. Aviones de un modelo desconocido efectuaron un bombardeo en picado, desde gran altura, contra el centro de Benassal, lanzando, cada avión, una bomba de gran tamaño. Benassal quedó destruido, cambiado, para siempre. La operación se repitió en condiciones muy parecidas en 3 pueblos de alrededor. Bombardearon, entre el 18 y el 30 de mayo, 12 bombas en Albocàsser, 9 en Ares y Benassal y 6 en Vilar de Canes. En total, 40 muertos. Destruyeron siempre el centro del pueblo, y además la iglesia. Allí no había nadie, ningún soldado ¿Por qué bombardearon Vilar de Canes?».

Un archivo encontrado en Alemania con más de 70 fotos da cuenta de las razones de estos bombardeos: Fueron hechos por la Legión Cóndor y por su escuadrilla de Junkers 87A, un avión experimental totalmente secreto, los Stuka, un bombardero de precisión: «Parte del día 25 de mayo de 1938: Junkers 87. Servicio contra Benassal, 1,5 toneladas de Bombas en los blancos. Firmado: Legión Cóndor. Estado Mayor”. El avión se lanzaba en picado desde una altura considerable, unos 4000 metros de altura, dirigido al objetivo que tuvieran marcado, y entonces liberaba la bomba. El Stuka tenía un sitio concreto donde ir, hacía una operación quirúrgica.

El archivo tiene como título ‘Bombenwirkungsbilder von 500 kg Bomben’, que significa Imágenes de los efectos de las bombas de 500 kg. Son unas 60 páginas con unas 70 fotografías de los 4 pueblos, Albocàsser, Ares, Benassal y Vilar de Canes, hechas desde desde unos 4000 m de altura, con mucho detalle, imágenes muy precisas: Una primera foto desde 4000 m de altura, muestra el pueblo, antes del bombardeo. Después del bombardeo, una foto muestra los objetivos alcanzados. Después, vuelven a bombardear y otra vez lo mismo. El 2º grupo de fotos muestra la destrucción causada, el informe fue hecho de forma específica para probar los efectos de estas bombas. Demuestra cuánta sangre fría podían tener los alemanes, siguiendo esta peculiar línea de experimentación. Seleccionaron estos pueblos y tras esos ataques, los analizaron en detalle, con páginas y páginas y fotografías. El experimento fue increíblemente importante para el desarrollo del Stuka. Les aportó una gran cantidad de información importante para futuras aplicaciones, que llegaron poco después, cuando los Stuka atacaron Polonia, en septiembre de 1939.

En Benassal no había ningún cañón, ningún campamento, sin embargo bombardearon el centro del pueblo. Desde el punto de vista nazi, España suponía la oportunidad de probar nuevas tácticas y nuevas armas. Fue la antesala de la Guerra Mundial. Las tácticas de bombardeos se desarrollaron en el norte: Durango, Guernica.. allí utilizaron las bombas de racimo, bombardeos en oleadas con bombarderos en paralelo, soltando las bombas para cubrir un área concreta, generalmente, una ciudad. En este caso, lo más interesante para los alemanes fue la oportunidad de usar el nuevo Stuka, el Junkers 87, el bombardero en picado, uno de los experimentos más sanguinarios de la tecnología militar.

Ahora sé que la mano que señaló a estos cuatro pueblos estaba muy lejos de allí, como en todas las guerras. Para los alemanes, el día de antes mirando el plano, los 4 pueblos, no eran más que un tablero de juego donde experimentar y probar sus aviones. Y nosotros no éramos más que figuras a ser eliminadas. Para los alemanes, aquello apenas era un juego. Matar a una persona no es fácil ¿Cuántos interruptores hay que desconectar en nuestro cerebro para matar y seguir matando?


Documento original: RTVE, Experimento Stuka. El Salto (Pablo Rivas)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española