La bandera de España tiene que ser la de TODOS los españoles. No lo es si millones la detestan

aunque la mona se vista de seda 2 word pressCuando franquistas, derechistas, y sus socios, lacayos y seguidores fachas agitan histéricamente lo que ellos llaman la bandera rojigualda, no quieren recordar que esa bandera borbónica y franquista fue utilizada por estos mismos, metiendo en España a 30.000 nazis y 70.000 fascistas equipados con enorme cantidad de letal aviación, armamento, artillería, 10.000 portugueses, y miles de sicarios y delincuentes, 50.000 moros, tabores de regulares, 40.000 legionarios mercenarios. Vinieron a matar Republicanos Españoles. Las víctimas Republicanas asesinadas por el franquismo rondan el cuarto de millón.

La operación franquista de mercenaría se pagó durante los años de la 2ª guerra mundial, enviando trenes con equipos y alimentos a las tropas nazis, mientras las clases populares en España se morían literalmente de hambre. Los franquistas usaron esa bandera como estandarte, en miles de actividades criminales de muy largo alcance contra ciudadanos de una República Legítima, una población de valientes paisanos españoles que les resistieron un millar de días. Fueron los franquistas quienes afrentaron, agraviaron, ultrajaron gravemente la bandera borbónica-rojigualda, asociándola con la nazi, el mal absoluto, los peores asesinos de la historia de Europa y del mundo. Es absolutamente comprensible que tantos españoles se sientan gravemente resentidos y recelen con desagrado de esa bandera.

El cambio de escudo no cambia nada, sea con el escudo de la rapaz, o con los símbolos borbónicos franceses, corona y flor de lys, la bandera borbónica-franquista está irreversiblemente contaminada por su alianza con nazis y fascistas, que sirvió para derramar la sangre de miles de víctimas Republicanas, asesinadas, exterminadas, forzosamente olvidadas por los fascistas defensores de esa bandera. Poco importa que se le llame borbónica, franquista o la bandera del «forzado e ilegítimo régimen del 78«, es siempre la misma, ahora estamos comprobando en lo que está quedando después de aquella desgraciada «transición«, y en lo que están convirtiendo este país esa cuadrilla de franquistas y sus socios, enemigos de nuestra auténtica patria Española.

La bandera borbónica fue la elección de un borbón, no del pueblo español, como estandarte de sus barcos en el mar, nunca fue una bandera de origen popular; borbones y sus lacayos se empeñaron en importar símbolos extranjeros para representar a España, cuando nuestra patria tiene muchísimos símbolos propios desde épocas históricas, remotas, somos un país muy antiguo, ansioso de libertad, con una población orgullosa, solidaria, envidiable en historia, cultura, ciudadanía, y no nos hace falta utilizar símbolos foráneos, los tenemos propios a decenas de miles, gran parte de ellos de origen popular. El gran representativo es la bandera Tricolor de la II República Española, que ya fue propuesta durante la I República, el traidor Pavía no permitió que se materializara como habría ocurrido sin duda, si no hubiera forzado el golpe de estado contra aquella República Legítima.

Por mucho que horteras franquistas la cuelguen en balcones, su bandera es la de unos militares traidores, felones, que organizaron una matanza criminal. Los asesinatos franquistas no pueden negarse, no pueden cambiarse, por mucho que los escondan, los Republicanos no los olvidarán NUNCA. No solo es una vergüenza, es un desprecio a la patria de tantos Republicanos Españoles que lucharon por la libertad y la democracia, y es una trilería cambiar un escudo por otro para mantener la bandera de los socios de los nazis. Los Españoles no se dejan engañar. Al contrario, el comportamiento indecente y hampón de los borbones, marca el tiempo para que la monarquía deje la jefatura del Estado, el tiempo para que los mediocres, corruptos, mentirosos, inútiles borbones se vayan, es tiempo de la vuelta de la República, de izar nuestra bandera Tricolor, símbolo de España, de una constitución Republicana, Democrática, Antifascista, Laica, Ejemplar.


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española