ENRIQUE RIAZA MARTÍNEZ, presidente REPUBLICANO de la Diputación Provincial de Guadalajara, ASESINADO por fusileros franquistas en Guadalajara en 1940

Enrique Riaza Martinez word pressEnrique Riaza Martínez nació en Brihuega, en 1890. Se casó con la también briocense Amparo Sáiz Ortega, con la que tuvo 4 hijos. Estudió Veterinaria en Madrid siendo posteriormente inspector veterinario municipal en Brihuega. Era presidente del Comité Provincial de Izquierda Republicana, y director del semanario provincial ‘Abril’. Formó parte de la candidatura Republicano-socialista de Brihuega para las elecciones del 12 de abril de 1931, saliendo elegido concejal.

Enrique Riaza ocupó la presidencia de la Diputación Provincial en abril de 1931. Financió la primera biblioteca pública de la provincia de Guadalajara durante la II República. Bajo su mandato se construyeron carreteras, colegios y hasta se creó la primera biblioteca pública de la provincia, en Budia, en 1932. En febrero de 1934 fue cesado por el nuevo gobierno radical-cedista. Se mostró especialmente activo durante las elecciones legislativas del 16 de febrero de 1936, como presidente del nuevo partido de Izquierda Republicana.

Con la victoria de 1936, el nuevo gobierno Republicano repuso en sus cargos a todos los alcaldes y concejales cesados en 1934, y así fue como Enrique Riaza volvió a presidir la Diputación Provincial desde el 27 de febrero de 1936. El 6 de diciembre de ese año, la Legión Cóndor alemana bombardeó y destruyó casi por completo el Palacio del Infantado. Enrique Riaza y su chófer se acercaron al Infantado a rescatar los cuadros que escondieron en el sótano de la Diputación. Además ayudó a salvar parte del patrimonio artístico de los pueblos. El edificio de la Diputación Provincial se había convertido desde los primeros días en un depósito de obras de arte llevadas allí desde la ciudad y, sobre todo, de los pueblos.

Mucha gente de los pueblos acudía a él para que les guardase objetos religiosos en los sótanos de la Diputación. Al ser veterinario había trabajado en muchos sitios y la gente confiaba en él. Esos favores no le serían devueltos por la gente a la que ayudó cuando fue encarcelado y posteriormente asesinado. Riaza se mantuvo al frente de la Diputación hasta enero de 1937 para ser sustituido por Gregorio Tobajas, un conocido dirigente de la UGT de Guadalajara, que también fue gobernador civil y uno de los fundadores de la Federación Provincial del PSOE en 1937, de la que fue su primer secretario general.

Terminada la Guerra, el 1 de abril de 1939 Enrique Riaza fue detenido, encausado y encarcelado en la prisión de Guadalajara. Fue condenado a 30 años de prisión, pero el alcalde franquista en Brihuega Manuel Leal Vargas y el propio conde de Romanones (entre otros), lograron que fuera fusilado. “Me ha costado 6 viajes al gobernador, pero al final lo he conseguido”, cuenta que le dijo el alcalde a Amparo, la mujer de Enrique. A Enrique Riaza Martínez lo fusilaron los fascistas el 20 de mayo de 1940 en las tapias del cementerio de Guadalajara, donde fue enterrado. Tenía 49 años. Gregorio Tobajas corrió la misma suerte que su predecesor en el cargo: Fue fusilado el 3 de mayo de 1940.

Con el fin de la contienda su viuda Amparo y sus hijos vivieron en la penuria durante la posguerra, no solo les quitaron la vida de su padre sino la mayor parte del dinero que tenían. Les robaron hasta los caballos y mulas. También les quitaron todas las telas del comercio de Ampatro en Brihuega. El hijo de Enrique Riaza “solicitó la pensión de viudedad para la familia y se rieron en su cara”. Abandonaron la casa familiar de Brihuega obligados por la “persecución” en el pueblo,eran frecuentes los cortes de pelo y el aceite de ricino.


Documentos: Eldiario.es (Carmen Bachiller). Diccionario Biográfico de la Guadalajara Contemporánea (Lorenzo Romo y Gamboa Fernández)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española