El Comandante de la Infantería de Marina REPUBLICANA Española, MANUEL DE SANCHA MORALES, fue ASESINADO por rebeldes franquistas en 1936 en San Fernando (Cádiz)

Manuel de Sancha Morales word pressEl Comandante de Infantería de Marina Manuel de Sancha Morales, era hijo de Manuel y Teresa. Nació en San Fernando (Cádiz), donde vivía con su mujer Adelina García Fontenla y sus 8 hijos: Manuel, Adelina, Manuela, Emilia, José, Gabriel, Teresa y Ángel. Un hombre culto y de probada empatía con el pueblo necesitado. Sus nietas han recordado con orgullo la faceta de músico de su abuelo, director de la orquesta del Teatro de Las Cortes y de la Coral de Santa Cecilia. Tan sólo 9 días antes del Golpe de Estado y de su detención, Manuel dio un concierto en favor de los parados de La Isla de San Fernando. “Eso jugó en su contra”, aciertan a decir ambas.

El 16 de julio de 1936, dos días antes del golpe de estado, fue cesado el teniente coronel Ricardo Olivera Manzorro, jefe del Batallón de Infantería de Marina, hombre vehemente y de evidente aversión a la República. Su lugar fue ocupado por el comandante de Infantería de Marina, Manuel de Sancha Morales. A las 15:00 horas del 18 de julio, el almirante golpista Gámez Fossi ordenó a Manuel de Sancha, como jefe del batallón de Infantería de Marina, sacar las tropas a la calle de San Fernando para declarar el estado de guerra y tomar la ciudad. Manuel de Sancha se negó a hacerlo y pidió la orden por escrito. Seguidamente fue arrestado por sus propios compañeros, y encarcelado en el penal de Cuatro Torres.

El delito de desobedecer a los militares golpistas, se negó a sublevarse y se mantuvo fiel a la legalidad Republicana, le costó la vida. A las 2 de la madrugada del 28 de agosto de 1936, Fernando Manuel de Sancha, liberal, fue fusilado en San Fernando. Murió gritando ¡viva España!”, que no sólo era de los nazionales. No hubo causa judicial contra Manuel de Sancha. Su ejecución fue un asesinato extrajudicial. Tenía entonces 55 años.

Con 5 tiros en un costado, envuelto en una manta y con su uniforme de gala, sus restos fueron arrojados en una fosa común abierta en lo que fue Cementerio para Disidentes de San Fernando. Al día siguiente, el sepulturero indicó a uno de sus hijos el lugar exacto donde yacía el leal militar. A don Manuel de Sancha le cabe el dudoso honor de haber sido el primer militar que se opuso abiertamente en San Fernando a la barbarie que siguió en la ciudad al “Glorioso Movimiento Nazional”. Se calcula que en la fosa hay más de 200 personas. Allí también descansa Agustín Rodríguez Nieto, escribiente de la CNT, que fue asesinado en el mismo pelotón de fusilamiento que el último alcalde de San Fernando, Cayetano Roldán Moreno.

Y también asesinaron judicial o extrajudicialmente a oficiales, auxiliares y marineros; fogoneros, telemetristas, condestables, artilleros, barberos, telegrafistas, oficinistas, trabajadores del Arsenal de la Carraca, sanitarios, contramaestres, intendentes, náufragos, etc., etc., etc. Hasta un total de 106 militares y algunos asimilados. De ellos, 56 fueron ejecutados tras ilegales consejos de guerra; 46 fueron asesinatos extrajudiciales, ordenados por los distintos jerarcas de San Fernando con poder sobre la vida y la muerte de los rojos; y 4 murieron en circunstancias extrañas. Todos ellos fueron enterrados de forma anónima en un claro intento de extinguir su memoria, su ejemplo y su dignidad.

Es necesario conocer los nombres de esos militares muertos y silenciados, recuperar su memoria y su dignidad de Republicanos leales a su palabra. La represión en San Fernando tuvo 3 objetivos principales: los representantes de la legalidad, alcalde y concejales, los dirigentes sindicales, masones y obreros y los militares que no secundaron la rebelión militar. Muchos militares que no se sumaron al Golpe fueron acusados de rebeldes. La justicia al revés.


Documentos: La Voz del Sur (Vanessa Perondi). (Miguel Ángel López Moreno (La Voz del Sur, La Web del Milano)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española