ALFONSO MORÓN DE LA CORTE, masón y REPUBLICANO, TORTURADO y ASESINADO por elementos franquistas en Huelva, en 1936

Alfonso Moron de la Corte word pressAlfonso Morón de la Corte nació en 1880 en Huelva capital. Desde su juventud fue una persona culta, llena de inquietudes, activa, inquieta, comprometida con las causas sociales y con el progreso, muy querido en Huelva. Se casó con Rocío Bellerín González, de La Palma del Condado, con quien tuvo 5 hijos, Alfonso, Concha, Manuel, Matilde y Adolfo. Periodista y escritor, trabajó como Oficial Mayor de Intervención en el Ayuntamiento onubense durante casi 25 años. Escribió junto al Archivero Municipal Fernando Martínez Benito la “Guía Oficial de Huelva de 1917” que aun hoy se conserva como libro de consulta en la biblioteca de la Facultad de Geografía e Historia de Sevilla.

Ingresó en la masonería onubense en 1917 entrando a formar parte de la Logia Isis y Osiris 377. Posteriormente pasó por la Logia Soto Vázquez y fundó la Logia Minerva, de la que en numerosas ocasiones fue Venerable Maestro y cuya representación ante las Asambleas de la Regional del Mediodía ostentó entre 1924 y 1931. Perteneció al Grande Oriente Español y en 1925 fue nombrado en Huelva delegado del Gran Maestre, con el grado 30. Su nombre simbólico fue Saint-Just, en homenaje al revolucionario jacobino francés. Fue presidente provincial de la Liga de los Derechos del Hombre. Republicano de convicción, primero miembro del Partido Republicano Radical, después cabeza visible de Unión Republicana en la provincia de Huelva en las elecciones de febrero de 1936. Fue Cónsul honorario de Méjico en Huelva.

Tras la ocupación de Huelva por los golpistas el 29 de julio de 1936 comenzó una escalofriante matanza de Republicanos. Por orden del Gobernador militar de Huelva, Gregorio Haro Lumbreras, se efectuó la primera redada de masones en esa ciudad el 29 de septiembre de 1936, con el resultado de 16 detenciones y saqueos de los domicilios. El 29 de septiembre Alfonso Morón fue acusado por el coadjutor de la parroquia de la Concepción y colaborador de los golpistas, Luís Calderón Tejero. Fue detenido, su casa saqueada, sus libros y documentos destruidos. Los fascistas le torturaron para tratar de obtener más nombres, que para los fascistas representaban el mayor peligro en su camino de muerte y destrucción de las libertades y el pensamiento crítico. Al día siguiente, 30 de septiembre, fue asesinado en las tapias del cementerio de Huelva junto a otros 15 masones, y enterrado en la fosa común del cementerio municipal onubense.

Alfonso Morón pudo haberse librado de la muerte, pero permaneció en Huelva para asegurarse la salvación de su hijo mayor, Alfonso Morón Bellerín. Lo cuenta la hija de éste, Concha Morón: “Mi padre no había sido masón, pero los fascistas no iban a perdonarle su trayectoria intelectual y democrática. Mi abuelo dio instrucciones a mi padre para que huyera a Portugal, y perdió el barco en Ayamonte para exiliarse en México por mover sus influencias para garantizar la vida de su hijo. A pesar de todo, Alfonso Morón Bellerín fue detenido por los sublevados en Zafra. Lo sacaron una mañana al paredón y cuando iban a disparar llegó un telegrama para que saliera de la fila, fruto de las gestiones de mi abuelo”.

Ser miembro destacado de la masonería andaluza fue indudablemente una de las razones principales del asesinato de Alfonso Morón de la Corte; aparte de su significación política y su militancia como librepensador de tendencia progresista. Para la España reaccionaria y los militares rebeldes, la masonería fue un chivo expiatorio al que se culpó de todos los males de la nación. La masonería, en realidad minoritaria, no fue un poder fáctico, ni siquiera un granero de políticos de izquierda. Para la ultraderecha y para la iglesia católica, la masonería representaba un lobby de influencias con capacidad de exponer y desarrollar libremente sus ideas, un privilegio que sólo ellos podían disfrutar y que no estaban dispuestos a permitir a los Republicanos.


Documentos: Relatos de Concha Morón, hija de Alfonso Bellerín y nieta de Alfonso Morón de la Corte. En Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva (AMHPH) y en Memoria de Huelva . Todos los Nombres 


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española