ISAAC PUENTE AMESTOY, ejemplar médico ANARQUISTA, ASESINADO por franquistas en Pancorbo (Burgos) en 1936

Isaac Puente Amestoy word pressIsaac Puente Amestoy nació en 1896 en Las Carreras (Abanto Ciérvana, Vizcaya). Hijo de Lucas y Josefa, fue el 3º de 6 hermanos. En 1911 la familia se trasladó a Vitoria donde ejercieron de farmacéuticos tanto su padre como su hermano mayor, Federico. Isaac estudió bachillerato en Orduña y terminó en Vitoria. De 1913 a 1918 estudió Medicina en Santiago de Compostela y en Valladolid. El 12 de mayo de 1919, Isaac Puente se casó con Luisa García de Andoin, con la que tuvo 2 hijas, Emeria y Araceli. Empezó a ejercer como médico rural en Cirueña, obteniendo en 1919 la plaza de médico titular del partido de Maeztu, comarca con 20 pueblos, donde ejerció el resto de su vida.

Todo el mundo decía que el médico anarquista Isaac Puente era el mejor médico que nunca jamás había pasado por el pueblo, que atendía de forma magistral a los enfermos y que era una persona de una gran humanidad, científico e íntegro. Resumía los ámbitos teóricos y prácticos entre los que desarrolló su vida, el anarquismo y el naturismo: “La salud, como la libertad, ha de conseguirla cada cual”. Fernando Ferrer Quesada comentaba que “su ejemplo cotidiano convenció incluso a quienes no tenían la mínima noción de sus ideas y sus escritos. Su corazón y su saber estaban al servicio del pueblo”. Daniel Orille, decía que “Nadie que le conociera podía dejar de sentirse atraído por su bondad y simpatía. Era anarquista, aun cuando él no lo hubiera deseado. Hombre modesto, honrado, solidario sin afectación y valiente con ostentación. Cuanto tenía lo daba, nunca a nadie pidió nada”. Para Ricardo Sanz, “Su preparación intelectual le permitía captar las inquietudes de los trabajadores manuales con una precisión y una facilidad admirables, que eran el asombro de sus más cercanas amistades”.

En el ámbito del sindicalismo sanitario, fue uno de los promotores de la efímera Federación Nacional de Industria de Sanidad de la CNT. Desde 1930 desarrolló su actividad política al ser nombrado diputado provincial de Álava, por ser elegido Vicepresidente por elección del Colegio de Médicos de Álava (1927-1930); sin embargo permaneció sólo 2 meses en ese cargo político pese a la obligatoriedad de aceptación. Era partidario de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) frente a las tendencias más sindicalistas de la CNT: En octubre de 1933 el Pleno Peninsular de la organización le designó como ponente para redactar el dictamen sobre el concepto de comunismo libertario.

Fue un personaje de gran influencia sobre todo en círculos anarquistas y médicos. Defendía puntos de vista maltusianos y naturistas, estaba a favor del feminismo y era un defensor de la eugenesia desde un punto de vista de aumento de la higiene, el fin de la prostitución. Colaboró en prensa con el seudónimo «Un médico rural» como divulgador de cuestiones de salud y sexualidad en revistas como: Iniciales, Generación Consciente, Estudios, la Medicina Ibera, Solidaridad Obrera, Ética-Iniciales, Revista de Medicina de Álava, Suplemento de Tierra y Libertad, El Pájaro Azul y Despertad. Algunas de sus obras fueron: Divulgación de la embriología, Biblioteca de Generación Consciente, La fiebre sus causas, Tratamiento de la impotencia sexual, La Higiene la Salud y los Microbios. Sus mejores páginas corresponden a la rica tradición salubrista del movimiento libertario español, de la que fue uno de sus más sólidos componentes.

Su documento más conocido e influyente fue “El comunismo libertario” (1933), que inspiró la resolución final del Congreso Confederal de la CNT (Zaragoza, 1936). Sus ideas fueron incorporadas, en gran parte, a la doctrina anarcosindicalista española. En plena Guerra Civil, sus ideas influyeron en la creación de muchas colectividades libertarias. Fue detenido y encarcelado durante un mes en Maeztu en 1932. Formó parte del Comité Nacional Revolucionario encabezado por Buenaventura Durruti como respuesta confederal al triunfo de las derechas en las elecciones de noviembre, por lo que fue detenido en Zaragoza en diciembre de 1933. Encarcelado durante 5 meses, sufrió torturas, hasta que la presión huelguista de la CNT consiguió su liberación.

Tras el levantamiento militar de julio de 1936 y al estar Maeztu en zona rebelde, Isaac Puente fue detenido el 28 de julio de 1936 y trasladado a la cárcel de Vitoria. La noche del 31 de agosto fue sacado de la cárcel y fusilado en el desfiladero de Pancorbo (Burgos). Su asesinato fue condenado por múltiples personalidades de la época: Juan Ferrer decía que “la bondad de Puente era tan auténtica, que no tenía enemigos ni en la tierra reaccionaria donde moraba. Precisó una requisa forastera para que el bueno de Isaac Puente pudiera ser conducido al calvario ante el estupor de los maeztucinos”. Dio nombre al batallón Isaac Puente, la unidad militar nº 3 de las Milicias Antifascistas de la CNT del País Vasco que actuó en el Frente Norte durante la guerra de España, y que fue el batallón de choque nº 11 del Estado Mayor del Euzko Gudarostea.

Federica Montseny, escribió de él: “Las balas que perforaron su cráneo, la descarga criminal con el que el fascismo le arrancó la vida no destruyó solamente el hombre que era, la obra que ha quedado hecha; destruyó el hombre que hubiera llegado a ser, la obra que quedó virgen en el fondo de su pensamiento, en el gesto nervioso, por siempre más inerte, de sus ágiles manos”. Fabián Moro opinaba de él que “su persona y su conducta eran motivo de admiración, pero como la luz estorba a los cavernícolas, estos la apagaron a tiros”.


Documentos: Real Academia de la Historia (José Vicente Martí Boscà y Antonio Rey González). Wikipedia. Txalaparta (Francisco Fernández de Mendiola, autor del libro Isaac Puente, El médico anarquista)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española