JOSÉ MARÍA INFANTE FRANCO, maestro de la REPÚBLICA, ASESINADO en Utrera por rebeldes franquistas en 1936

Jose Maria Infante Franco word pressNació en Cantillana (Sevilla) el 13 de enero de 1866. Hijo de Diego Infante, director de Instrucción Pública, y María Franco. Sus hermanos Diego y Dolores habían sido maestros en Cantillana. Se estableció, como maestro nacional, en Utrera (Sevilla) en 1889, y vivió dedicado a la enseñanza, dando clase de instrucción primaria a niños y a adultos. Era masón desde 1890, su nombre simbólico era Confuccio. En 1908 formó parte de la Logia Germinal de Sevilla; en 1910, de la Logia Justicia y Libertad; en 1918, de la Logia Isis y Osiris, y desde 1926, de la Logia Rizal de los valles de Utrera, de la que fue venerable maestro.

En los citados documentos existe una carta, escrita en Utrera el 24 de marzo de 1922, y dirigida a D. Norberto Gómez, en la que manifiesta su Republicanismo y reafirma su masonismo “por amor a todo lo que vive; desde la flor al astro, desde la piedra al insecto, desde el reptil al Ángel o demonio; sin reparo de reino, raza o estirpe…” Más adelante confiesa que “fueron maestros (su padre y él) para librar al hombre de la esclavitud y de la ignorancia, de la roña de sus pasiones y de la miseria de sus vicios y darle posesión del reino espiritual de serenidad y de paz, de salud y alegría que el amor y la justicia han conquistado…”. Por ello, en su actividad educativa se identificó con los sectores más desfavorecidos económicamente, convencido de que la educación podría cambiar su situación futura.

Era un Republicano convencido. Miembro del Partido Republicano Radical (PRR), llegó a ser uno de sus máximos dirigentes en el ámbito local y fue elegido concejal en varias ocasiones. Su figura adquirió una dimensión histórica durante la II República, a cuyo advenimiento, sin duda, contribuyó notablemente. Su decidida acción en favor de la República le fue reconocida por el Gobierno salido de las elecciones de abril de 1931: ocupó honoríficamente la Presidencia del Ayuntamiento de Utrera desde el 16 al 20 de abril de 1931 por decreto del Gobierno Provisional, y fue nombrado, en 1932, Patriarca de los Republicanos de España por el Gobierno Republicano. Utrera le dedicó una calle en 1931. Fue alcalde de Utrera desde 1931 a 1934.

En 1934 se unió al Partido Unión Republicana (UR) de Diego Martínez Barrios, tras su ruptura con el PRR de Alejandro Lerroux, ejerciendo la Vicepresidencia del Comité Provincial de la nueva fuerza política, que en 1936 se integró en el Frente Popular. Con motivo de su jubilación, a los 70 años, el Gobierno de la República le concedió la Medalla de Oro de la Republica en 1936.

Ocupada Utrera por los militares sublevados contra la II República, fue fusilado, junto a otros compañeros y amigos, en las tapias del cementerio municipal el 13 de agosto de 1936 en aplicación del Bando de Guerra. Tenía 70 años de edad. Fue como tantas otras una ejecución extrajudicial, es decir, un asesinato sin más. Nunca hizo mal a nadie, pero era un símbolo que había que eliminar sin compasión, a pesar de la edad que tenía.

Sus sobrinos, hijos de su hermana Encarnación, Diego y Manuel Sarmiento Infante también murieron a manos de los militares sublevados. Diego, un médico muy querido en Cantillana, fue asesinado en plena calle el día 30 de julio de 1936 al entrar las tropas fascistas en Cantillana. Manuel fue fusilado en Sevilla un mes después sin ningún tipo de juicio previo. Encarnación, su hermana, fue expulsada del pueblo y sus bienes confiscados.

El Ayuntamiento de Utrera en sesión plenaria del día 14 de junio de 2005 le dedicó una calle en recuerdo y reconocimiento a su persona, tal como ya había ocurrido 74 años antes. En España tienen que pasar muchos años para que alguien sea reconocido y valorado con justicia.


Documentos: Todos los nombres (Ramón Barragán Reina: Cantillana II República: La esperanza rota)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ