TERROR y MASACRE franquista en La Coruña. Parte 1, Sacas, paseos, asesinatos irregulares

La Coruña Parte 1, Sacas, paseos word pressLos primeros asesinatos de los franquistas tras el golpe militar, estaban inspirados por el gobernador civil rebelde teniente coronel González Vallés; ordenó seleccionar a 5 trabajadores amenazando con fusilarles si el colectivo obrero no dejaba la huelga indefinida. Los obreros no entraron al trabajo. Al otro día aparecieron muertos en el campo de la Rata los 5 trabajadores, 2 de ellos se llamaban José Quintas Peña y Juan Sabio San Martín.

Los defensores del gobierno civil fueron conducidos a los soportales de la plaza de María Pita. Tras la primera selección de prisioneros comenzaron los crímenes. Asesinaron a Juana Maria Capdevielle Sanmartín, esposa del gobernador civil Joaquín Pérez Carballo, fusilada a pesar de hallarse encinta. También a Mercedes Romero Abella, maestra gallega, violada, sus pechos cortados, esposa del también asesinado socialista Francisco Mazariegos.

Se encontraron 4 cadáveres asesinados por falangistas cerca de Pastoriza: Uno era Luis Huici, hombre culto, de izquierdas, tenía la sastrería más reputada de La Coruña. El jefe falangista era también un sastre, Casteleiro, falange decía elocuentemente los motivos íntimos de sus crímenes. El cadáver de Horacio Cárcamo apareció cerca de Oleiros, había sido detenido en su domicilio por unos falangistas que lo mataron en la carretera. El director de la cárcel de Santiago, hombre moderado, fue detenido por falangistas en el hotel París; El prisionero pudo confesarse y pidió no quedar abandonado en la carretera; lo fusilaron junto al cementerio.

La misma cuadrilla asesinó en Teo, al último alcalde Republicano de Santiago de Compostela, el galleguista Santiago Ánxel Casal Gosenxe. Aunque trató de evitar los enfrentamientos, una cuadrilla falangista lo llevó preso a La Coruña, y un mes después su cadáver apareció junto al del pintor coruñés, Camilo Díaz Baliño, cuyo único delito era ser un ferviente galleguista. Unos falangistas secuestraron al jefe de la oficina de Intervención, Manuel Prado Allegue, en el palacio municipal de La Coruña, apareció muerto junto al registrador de la Propiedad de Puentedeume. Asesinaron también al militante de IR José Areosa y a numerosos obreros y campesinos tildados de revolucionarios. Una noche asesinaron a 11 muchachos de las juventudes socialistas. Otra a 6 afiliados de la CNT. En la estación de Betanzos un soldado alzó el puño rabiosamente, y un oficial de la guardia civil le mató en el acto. “La Voz de Galicia” contó que “un soldado había sufrido un ataque de marxismo agudo que había requerido que se le fusilase”.

Así apareció el cadáver del antiguo sindicalista José Villaverde, que tenía un puesto de periódicos y libros viejos. Juan Antonio Suárez Picayo, hermano del diputado, un limpiador del Ayuntamiento y 2 obreros fueron asesinados, tras ser descubiertos escuchando las noticias de Madrid por radio. Encarcelaron a Jacinto Méndez, un buen padre de familia que daba clases particulares y vendía libros en comisión; pudo despedirse con un beso de su pequeña hijita; al poco apareció su cadáver cerca de la cárcel. El abogado y poeta Arturo Noguerol, funcionario del Ayuntamiento de Serantes, fué detenido en La Coruña, su cadáver apareció una madrugada cerca de El Ferrol. En Ordes fueron paseados más de 20 Republicanos: Amparados por guardia civil, falangistas, militares, curas, políticos, matones, cometieron atrocidades impunemente. 

Muchos maestros fueron “paseados”: María Vázquez Suárez, maestra Republicana y socialista, fue torturada y asesinada en Miño en 1936. Francisco Iturralde Cabeza de Vaca, anarquista, maestro racionalista, fue fusilado en Ferrol en 1936. Entre otros, pasearon a maestros como Pedro Almazán Ramos, Rodrigo Álvarez Gantes, Eugenio Meizoso Núñez, José Ambrós Gordillo, Luis Barrio Rey, Narciso Vidal Fraga, Xoan Antonio Suárez Picallo, José Ramón Fernández Barral, Francisco Gómez Blanco, Eugenio Carré Naya, Leonardo Martínez Novo.

En Ferrol hubo cientos de fusilamientos sin juicio. El 16 de agosto un grupo de 15 Republicanos fueron abatidos en el cementerio de Canido. Uno de ellos era Jaime Quintanilla Martínez, presidente del PSOE, alcalde de Ferrol (1931-34), médico; Otro fue Juan García Niebla, maestro de escuela de la Institución Libre de Enseñanza. Se mataba a tal velocidad que el cementerio municipal de Canido no tenía cabida para tanta fosa común. Otras autoridades asesinadas mediante “paseo” fueron Alejandro Porto Leis, último alcalde Republicano de Serantes, Ferrol; Juan Manuel Vidal, Alcalde de Arzúa; Pablo Rico Couceiro, alcalde y natural de Monferon; Álvaro Puentes Antón, alcalde y natural de Cabañas; Ramón Souto González, alcalde de Fene; Cipriano Fernandez Brage, alcalde de Finisterre.

Sigue en: Parte 2, Asesinatos tras consejos de guerra


Documentación original: La obra de Hernán Quijano: “Galicia Mártir, Episodios del Terror Blanco en las Provincias Gallegas“. Ediciones Neos, Buenos Aires, circa 1949. Nomes e Voces, lugares de muerte. imagen 1: Xermolos Da Paz E Liberdade, Manolo Graña


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ