MANUEL HILARIO CIGES APARICIO, escritor y periodista social y combativo. Gobernador civil REPUBLICANO de Ávila, donde fue ASESINADO por rebeldes franquistas en 1936

Manuel Ciges Aparicio word pressManuel Hilario Ciges Aparicio nació en Enguera (Valencia) en 1873. En 1893 se incorporó al ejército, fue destinado a Melilla, donde vivió sus primeros combates. Entre 1896 y 1898 fue destinado a Cuba. Con anterioridad a su marcha publicó 2 artículos en El País, con el seudónimo de Escipión, defendiendo la autonomía de Cuba en un caso y en el otro decantándose por la revolución en la política frente a la evolución. En su destino intentó enviar a L’Intransigeant​ de París una crónica criticando la política cruel y represiva de las autoridades militares, y concretamente la del general Weyler contra los insurrectos.

Fue acusado de traición corriendo el serio albur de ser fusilado, sin embargo fue condenado a más de 4 años de prisión en el Castillo de la Cabaña (La Habana). Su obra “El libro de la vida trágica: del cautiverio” (1903) relata su estancia en la prisión colonial y fue un auténtico éxito, con él inició una tetralogía autobiográfica compuesta por “El libro de la vida doliente: del hospital” (1906) una denuncia de la hipocresía y opresión que las monjas cuidadoras ejercían sobre los enfermos; “El libro de la crueldad: del cuartel y de la guerra” (1906) y “El libro de la decadencia: del periodismo y la política” (1907).

Se casó con Consuelo Martínez Ruiz, hermana de Azorín; de esta relación nacería el actor Luis Ciges en 1921. Ingresó en el PSOE en noviembre de 1909. Ciges era un escritor fiel a sus convicciones y comprometido políticamente, siempre entregado a denunciar las injusticias y cercano a los problemas de la España de entonces. Publicó artículos de contenido antimilitarista por lo que tuvo que exiliarse a París. Fue director de El Progreso, redactor del Imparcial y su corresponsal en París. Colaboró en revistas como Electra o Germinal y en otros periódicos como España nueva, El Liberal, El Pueblo, el Sol, La Voz.

Denunció desde la prensa las manipulaciones políticas y las injusticias generalizadas del sistema canovista salido de la Restauración borbónica. Escribió varias novelas sobre la realidad de una sociedad pobre y analfabeta y un sistema corrompido, como “Los vencedore”s, denunciando a la familia Gilhou, propietaria de las minas, y responsable de la represión que siguió a la «Huelgona» de 1906 en Mieres, por lo que fue perseguido y amenazado. Dos años más tarde vería la luz “Los vencidos” (1910), donde el autor retrataba la vida en otras 2 cuencas mineras: Río Tinto y Almadén.

Fue Ciges un paladín del periodismo social y combativo que influyó años después en autores como Sender, José Más o Alardo Prats, que también sacaron de sus ácidos y mordaces reportajes periodísticos materia para sus novelas. En “Entre la paz y la guerra: Marruecos” (1912), escrito tras la catástrofe del Barranco del Lobo, llamaba a la conciencia nacional para impedir los afanes del militarismo revanchista. “La guerra es un desastre para España”, escribió Ciges. Otras obras suyas son “Joaquín Costa, el gran fracasado” (1930) y, en 1932, el estudio histórico “España bajo la dinastía de los Borbones, 1701-1931”.

Evolucionó desde el PSOE a Izquierda Republicana, era hombre de confianza de Manuel Azaña. Fue gobernador civil de Baleares durante los primeros años de la República, donde destacó persiguiendo la piratería y el contrabando. Tras el triunfo del Frente Popular fue nombrado Gobernador civil de Santander, donde tuvo que enfrentarse a los falangistas e intervenir con firmeza en la implantación de la enseñanza laica. Después fue Gobernador civil de Lugo, y finalmente de Ávila. El 18 de julio de 1936, los golpistas destituyeron y recluyeron a Ciges en la prisión provincial de Ávila. Las escuadras falangistas comenzaron las «operaciones de limpieza», se produjeron los primeros fusilamientos en el patio de la cárcel.

El 4 de agosto, Ciges fue puesto en manos de militares rebeldes, cumpliendo el protocolo siniestro de la “saca”: excarcelación y ejecución irregular. En la madrugada del día 5 el cadáver de Ciges apareció con un tiro en la cabeza cerca del cementerio de la ciudad. Fue asesinado junto a Licinio Ávila, concejal y fundador del socialismo en dicha ciudad y Manuel Alonso Zapata, diputado socialista por Madrid en 1933. Era el comienzo de la oleada de violencia y venganzas que ensangrentó Ávila durante todo aquel verano. Ese fue el último pago de su compromiso social y político, el de su propia vida, cuando Manuel Ciges Aparicio, soldado, periodista, escritor y político Republicano de izquierdas, el más sincero y comprometido escritor del 98, ya no tenía nada más que dar.


Documentos: Wikipedia. Escritores en la BNE. Real Academia de la Historia (Gregorio Torres Nebrera). Fundación Pablo Iglesias. Cervantes Virtual (Jesús Arribas Canales)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ