JOSEP RODRÍGUEZ MARTÍNEZ, miembro de ERC y ejemplar alcalde REPUBLICANO de Tortosa durante la guerra de España, ASESINADO por los franquistas en 1939

Josep Rodriguez Martinez word pressJosep Rodríguez Martínez nació en Tortosa en 1896. Era carpintero, estaba casado con Àngels Curto y tenía 3 hijos. En enero de 1934 fue elegido concejal del ayuntamiento de Tortosa por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). El 1 de febrero del mismo año, siendo alcalde Josep Berenguer i Cros, Josep Rodríguez se convirtió en uno de los 4 tenientes de alcalde, teniendo a su cargo la concejalía de sanidad y asistencia social. Tras el golpe de 1936, fue nombrado presidente del comité local de ERC y el 24 de octubre fue elegido alcalde de Tortosa, cargo que desempeñó hasta enero de 1939, con un paréntesis de mayo a septiembre de 1937 por los enfrentamientos entre anarquistas y las autoridades civiles.

Al convertirse Tortosa en zona del frente de guerra, a causa de los bombardeos, a partir del 18 de abril de 1938 el consistorio municipal se trasladó a una garriga del Perelló. Durante el tiempo que fue alcalde dió acogida a cientos de refugiados procedentes de Pozoblanco y alrededores de Madrid. Gestionó con responsabilidad la guardia y custodia de la influyente familia Bau, reclamados por el antiguo comité antifascista y trasladados desde Usera donde se habían refugiado. Estuvieron instalados en el hotel París de Tortosa ejemplarmente protegidos por la alcaldía de Rodríguez. Bau padre fue uno de los financiadores de la compra de armas de los fascistas que bombardearían Tortosa, unos bombardeos numerosos de los que el gobierno de Rodríguez protegió a la población, de la misma manera que lo hizo de incontrolados y exaltados que renegaban de su autoridad hasta que la CNT-FAI consiguió el poder en Tortosa. Tuvo que organizar la atención a los ciudadanos de Tortosa esparcidos por las casetas de montaña, facilitar a los refugiados el escaso racionamiento que había que ir buscar el Perelló, y ayudar en diciembre de 1938 a las víctimas del bombardeo del Perelló.

En esos momentos de extrema dureza, el alcalde no desfalleció en el ejercicio de las funciones que tenía encomendadas. Las desgracias se le acumulaban: la guerra, los bombardeos, los refugiados, la riada de finales de octubre del 37, y además el descarrilamiento del tren que se dirigía a Tortosa desde Valencia, que fue a parar al fondo de un terraplén, en la Galera, el 4 de diciembre; hubo 14 muertos y 50 heridos, muchos de ellos militares. Desde la alcaldía se organizó un tren de socorro. Por carretera se enviaron las ambulancias y el personal del servicio de salvamento del dispensario municipal.

El 13 de enero de 1939, cuando los franquistas ocuparon la ciudad, Rodríguez se marchó a Barcelona. Inmediatamente, sin embargo, regresó a Tortosa el 5 de marzo de 1939 convencido de que había contribuido a evitar los estragos de la guerra y que el régimen franquista , como proclamaba , no lo perseguiría dado que no había cometido ningún delito de sangre. Las autoridades franquistas tortosinas habían se comprometido con sus familiares que no habría represalias contra él. Se presentó a la guardia civil, fue interrogado y encarcelado el 5 de marzo y trasladado a la prisión de Pilatos en Tarragona el 28 de abril. El 13 de mayo de 1939 fue sometido a un Consejo de guerra al que comparecieron 30 republicanos divididos en 2 grupos de 15, a los que el tribunal no dedicó más de una hora, determinando en ese tiempo el destino de 15 personas, lo que da idea de las garantías jurídicas que tuvieron estos juicios.

Josep Rodríguez fue acusado de pertenencia a partidos catalanistas y de izquierdas. Condenado a muerte, fue fusilado el 8 de agosto de 1939 junto con 3 tortosinos más; Jacint Arbona Fontcuberta , Joaquim Cid Subirats y el médico Primitiu Sabaté Barjau. Actualmente una calle de Tortosa lleva su nombre. A raíz de la Ley 11/2017, de 4 de julio, de reparación jurídica de las víctimas del franquismo la sentencia que le condenó es nula de pleno derecho y el tribunal de la Auditoría de Guerra que la emitió ilegal. Es de justicia recordar el legado del trabajo hecho por José Rodríguez, y por otras personas como él, y rendirles el mejor homenaje: ser fieles a su manera entregarse a los demás, fueran de donde fueran y vinieran de donde vinieran y de ser, básicamente, una buena persona.


Documentos: Wikipedia. Diari de Guerra. Esquerra Republicana Tortosa (Lluís Martín Santos)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ