ANTONIO GUDÍN FERNÁNDEZ, teniente coronel de la aviación REPUBLICANA, FUSILADO por los franquistas en Rostrío (Santander) en 1937

Antonio Gudin word pressAntonio Gudín Fernández nació en Santoña en 1898. Su padre Antonio y su madre Leonor eran montañeses. Antonio Gudín ingresó con 13 años en la Academia de Ingenieros de Guadalajara, y en 1918 acabó la carrera como teniente de Ingenieros. En 1920 estuvo destinado en Melilla en tareas de construcción y fortificación de posiciones. En abril se incorporó al curso de pilotos en Zaragoza. Desde 1921 a 1923 intervino en numerosas misiones aéreas de bombardeo y reconocimiento en Marruecos. Este año, siendo ya capitán, volvió a la península para casarse con Margarita Herrero Campo, con quien tuvo 7 hijos. En octubre se le concedió el distintivo de la Medalla Militar.

Los años siguientes continuó como profesor, realizó cursos de formación de jefes de grupo y escuadrilla, métodos de vuelo, y trabajó en fabricación, inspección e instrucción. En 1927 asistió con éxito en Paris a los cursos de la Escuela Superior de Aviación. En 1929 fue nombrado profesor de motores de Aviación para especialistas de aeromotores de la Escuela Superior de Aerotécnica. En febrero de 1931 fue destinado a los servicios del material de Aviación Militar, laboratorio de experimentación y ensayos.

Juró acatamiento a la República a finales de abril de 1931. En julio fue nombrado delegado del Gobierno en la Compañía de Líneas Aéreas Subvencionadas. En mayo de 1933 se le concedió la Medalla Conmemorativa de Campaña con el pasador Marruecos. En agosto de 1934 ascendió a comandante de Ingenieros. El 18 de julio de 1936 le sorprendió viajando de Madrid a Santander con su familia para iniciar sus vacaciones de verano. Decidió permanecer leal a la República considerando que era prioritario su compromiso militar con la palabra dada de “servir bien y fielmente a la República, obedecer sus Leyes y defenderla con las armas”.

El 24 de julio Santander se decantó definitivamente por el gobierno Republicano. Antonio Gudín recibió aviso de presentarse al gobernador militar y a la Junta de Defensa en Bilbao, donde fue trasladado por un coche de milicianos de la FAI. Lo destinaron al campo de aviación de Lamiaco, para que lo pusiese a punto. El 4 de agosto puso rumbo a Cuatro Vientos, en Madrid, donde fue nombrado jefe de inspección de fábricas. Entre febrero y abril de 1937 fue comisionado a París, Ámsterdam y Bruselas para adquirir material aeronáutico. El 3 de julio fue nombrado delegado de armamento en Cataluña, y el 20 de agosto viajó desde Valencia a Santander con la misión de reclutar tres mil obreros para las fábricas de Levante.

Cinco días después la capital cántabra cayó en poder de los nazionales. Antonio Gudín no tenía delitos de sangre ni había intervenido en acciones de guerra, así que decidió entregarse el 29 de Agosto. Encarcelado en Santander, se le instruyó procedimiento sumarísimo por el delito de rebelión militar: “ el detenido Antonio Gudin simpatizaba con las ideas marxistas, prefiriendo su provecho personal al honor que su uniforme le imponía, prestó servicios de gran interés a la causa roja como comandante aviador, como la organización de la defensa aerea de Vizcaya, inspección de fábricas e industrias, viajes al extranjero para comprar material aeronáutico; fue delegado de la Subsecretaria de Armamento y Municiones de la Zona Catalana, organizó la evacuación de elementos de todo orden de los aeródromos de Barajas, Cuatro Vientos y Getafe ante el empuje de las Fuerzas Nazionales..”.

El 28 de octubre de 1937 el Consejo de Guerra dictó sentencia de muerte a Antonio Gudín y a otros procesados, que quedaron a la espera del “enterado” de franco para el cumplimiento de las ejecuciones. La hermana de Antonio, María, inspectora de Enseñanza Media, salió urgentemente hacia Burgos y Salamanca en busca del indulto; iba con ella Margarita, la hija mayor de Antonio, no hubo nada que hacer. Su mujer y alguno de sus hijos, familiares o amigos, iban a diario a la prisión provincial para estar con él y llevarle la comida. Tras dictar testamento, su mujer y su hija Margarita llegaron a la prisión con tiempo para poder asistir a misa con él. Al terminar salió el convoy con los reos. El teniente Coronel del Ejército de la República Antonio Gudín fue fusilado en Rostrío a las 7 de la mañana del 18 de noviembre de 1937 junto a los militares Republicanos el alférez Manuel Barba del Barrio, el mayor de Artillería Franco Soto, el capitán de Infantería Manuel Barco Gorricho y el coronel José Pérez García Argüelles. Después del fusilamiento José María Mazarrasa se hizo cargo de su cuerpo y de su entierro en Pontones.


Documentos: Real Academia de la Historia (Antonio Montero Roncero). Cuatro derroteros militares de la guerra civil en Cantabria (Jesús Gutiérrez Flores y Enrique Gudín de la Lama)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ