Coronel médico LUIS PÉREZ CARBALLA, por su fidelidad a la REPÚBLICA Española, fue FUSILADO por militares felones franquistas en Ferrol en 1937

Coronel medico Luis Perez Carballa word pressLuis Pérez Carballa nació en Sanxenxo, Pontevedra, en 1881, hijo de Luis y Dolores. Entró como médico en el Cuerpo de Sanidad de la Armada por oposición en 1905. Su tiempo de embarque en buques de la Armada fue superior a 5 años. En dependencias de Tierra, estación torpedista de Ferrol, arsenales, bases militares, y hospitales de marina, 23 años. Pérez Carballa recibió la cruz roja del mérito naval de primera clase, la cruz de caballero de la corona de Italia. la medalla conmemorativa de los terremotos de Sicilia y Calabria, y el pasador “Beni Bu Gafar” en la medalla de Melilla.

Pérez Carballa se casó en los primeros días de agosto de 1907 con Rosa Barbeito Cañete, de Ferrol. Tuvieron 8 hijos. Pasó al retiro a petición propia en 1934, durante el Bienio Negro. Luís Pérez Carballa tenía conciencia de ciudadano libre, era Republicano y pertenecía a varias logias masónicas. Cumplió su juramento expreso de lealtad a la II República y respetó la voluntad soberana del pueblo español, que votó libremente en las elecciones democráticas de febrero de 1936.

Pocos meses antes de la sublevación militar, Luis Pérez Carballa escribió una carta a su amigo Marcelino Domingo Sanjuán, Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, manifestándole sus temores ante una posible dictadura militar: “..los peores enemigos del régimen tienen más experiencia que antes y con pieles de cordero han de apelar a todos los medios para frustrar los mejores propósitos de los Republicanos, pero yo espero que serán defraudados en sus designios siniestros. Son los mismos de la noche de Michelet alumbrada por las hogueras de la Inquisición al servicio de la Teocracia Romana. Por de pronto ya comienzan con una campaña de bulos y engaños para producir el desasosiego, pensando en una dictadura militar..”.

El 18 de julio escribió esta carta al ministro de Marina, Don José Giral y Pedreira: “..Acabo de saber, si bien ya lo esperaba hace mucho tiempo, que estalló un movimiento revolucionario contra nuestra amada República, o por lo menos contra la situación política que el pueblo libremente supo darle. Ante esto no sólo por deber, sino respondiendo a sentimientos muy hondos, que llevo en el alma desde niño, me permito escribirle para en su persona, manifestar una vez más mi inquebrantable adhesión al régimen, al Gobierno y a la persona de Vd. Así mismo me ofrezco con el máximo espíritu de sacrificio para cuanto me estime de utilidad, por si mis servicios pudieran ser de utilidad..”.

La carta anterior fue interceptada ilegalmente, antes de llegar a su destino, por Victoriano Suanzes, capitán de la guardia civil y delegado de orden público nombrado por los rebeldes. El 3 de septiembre se le obligó a firmar un documento retractándose de pertenecer a la masonería y declarándose cristiano. Pocos días después se le desterró a Tudela (Navarra), con pérdida de los haberes, como “desafecto al movimiento salvador de España”. El 12 de diciembre, en Pamplona, se le obligó a firmar un documento declarando no estar conforme con la política del Frente Popular, no pertenecer a la secta masónica, y estar de acuerdo con el Movimiento salvador de nuestro Ejército y Armada.

Fue trasladado a Ferrol a principios de febrero siendo encarcelado en el buque prisión “Contramaestre Casado”. El 10 de febrero de 1937 en Consejo de Guerra se le acusó, entre otros delitos, de colaborar con los fines perseguidos por la insurrección rojo-separatista. Fue condenado a muerte por un delito consumado de rebelión militar. Sus auténticos “delitos” fueron ser Republicano, masón, y ponerse a disposición del ministro de Marina del gobierno legítimo para defender, en la forma que se le requiriese, a la II República. Luis Pérez Carballa, coronel médico de la Armada retirado, de 55 años de edad, fue asesinado por fusilamiento ilegal en la Punta del Martillo del Arsenal Militar de Ferrol el 15 de marzo de 1937 a los 55 años de edad. Después fue introducido en el nicho 113 del cementerio de Canido, de Ferrol.

Tuvo una conciencia solidaria y libre. Fue un buen español. La Armada no lo incluye en su historia oficial. Mantiene su verdad y su recuerdo enterrado en sus archivos.


Documentos: Nueva Tribuna (Arturo Maira Rodríguez | Capitán de Navío retirado | Portavoz del Manifiesto en contra del franquismo en las Fuerzas Armadas). Luis Pérez Carballa, un buen español. Guerra Civil. Represión en Ferrol (José María López Dafonte Sanjuán: A mi abuelo, el capitán de navío, Edmundo Sanjuán Cañete. In memoriam)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ