El ASESINATO por los franquistas de Froilán Arribas Martín, alcalde REPUBLICANO de La Hiniesta (Zamora), en 1936

Froilan Arribas Martin word pressFroilán Arribas nació en Almaraz de Duero en 1896, aunque sus orígenes familiares se encontraban en la localidad de Videmala. Trabajó en las obras de construcción de los Saltos del Duero (la llamada “cazuela”, cerca de Muelas del Pan). En 1928 se casó con Plácida Rodríguez Lorenzo, natural de La Hiniesta, que en aquellos momentos trabajaba como sirvienta en Zamora. Inicialmente se instalaron en Almaraz, pero tras el fallecimiento de su primera hija, se trasladaron a La Hiniesta, donde Froilán entró a trabajar como jornalero al servicio del propietario apodado el General y en 1933 nació su segunda hija, Consuelo.

Froilán se afilió a la Sociedad Obrera, en la que pronto tuvo un papel destacado, a pesar de no ser originario del pueblo. Tras la victoria del Frente Popular en las elecciones generales del 16 de febrero, el 12 de marzo fue nombrado para presidir una gestora que sustituiría al Ayuntamiento derechista surgido de las elecciones municipales de 1931. Junto a Froilán integraban la gestora, como vocales, Jerónimo Prieto, Julio Bartolomé, Manuel Sutil, Manuel Lozano, Simón Rodríguez y Eugenio Lorenzo. Dos días después de constituirse la nueva corporación, Manuel Sutil comentaba en un artículo para el diario La Tarde la paradoja de que al verlos a él y a Julio Bartolomé escoltados por la Guardia Civil, camino de la casa consistorial, “se reían cuatro caciconas y caciques y decían que nos iban a llevar a la cárcel, pero fue todo lo contrario, fue para que desistieran de mangonear el Ayuntamiento los caciques y tomaran posesión de él los hombres honrados”. Poco podía imaginar Manuel Sutil que las intenciones que los mandos de la Guardia Civil albergaban hacia ellos –y que sus subordinados cumplirían ciegamente- eran mucho peores que las anunciadas por “caciconas y caciques”. Significativamente, una de las primeras medidas de la nueva gestora fue el acuerdo de 25 de marzo por el que se procedería a la “revisión, deslinde y marcación de los bienes comunales de este Municipio”.

Tras el triunfo del alzamiento militar, que en La Hiniesta no encontró ninguna resistencia, la gestora fue destituida y sustituida por la anterior corporación, presidida por Pedro Cabezas Prieto. La Guardia Civil detuvo a Froilán Arribas en el mes de agosto, cuando se encontraba trabajando en la era. Otros vecinos del pueblo fueron detenidos y golpeados, entre ellos Jerónimo Prieto, que permanecería en la cárcel hasta 1939, y algunas fuentes orales afirman otro vecino habría fallecido intentando alcanzar la frontera portuguesa. Froilán fue trasladado a la cárcel de Toro, donde su esposa y su hija pudieron visitarlo tres veces durante los cinco meses que duró su reclusión. En este tiempo, Consuelo solicitó avales a las autoridades de Almaraz de Duero y de La Hiniesta, para presentarlos ante la autoridad militar a cuya disposición estaba detenido y de la que dependía su destino. Según la familia, todos los informes obtenidos fueron favorables excepto los del párroco de La Hiniesta, Cayetano Alfageme, quien le reprochaba a Froilán haberle dicho que lo vería dar vivas a Rusia con el puño en alto. Años después, la familia recibiría la visita de un compañero de reclusión, el veterinario Audelino González Villa (a quien ya dedicamos un artículo en el blog del Foro por la Memoria de Zamora), que haría a Consuelo un relato de los últimos días de vida de Froilán.

El 22 de noviembre de 1936, Froilán fue entregado a Segundo Viloria con el pretexto de su traslado a la cárcel provincial de Zamora, pero nunca llegó a este destino, sin que fuera inscrito en el registro civil de Toro, ni en el de Zamora, ni en los registros de enterramientos de ninguno de los dos cementerios. Los responsables de la cárcel de Toro entregaron a Plácida la ropa y la última carta de Froilán pero no le dijeron dónde se encontraba su cadáver, por lo que nunca llegó a averiguarlo. Cuando, en 1945, Plácida tuvo que solicitar acreditación de la defunción de su esposo, obtuvo un certificado del registro civil en el que se mencionaba que falleció en “lugar ignorado” a consecuencia “del Movimiento Nazional”.


Original de Foro por la Memoria de Zamora


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ