ÁNGEL VERA CORONEL, gobernador civil REPUBLICANO de Cáceres, Cádiz, y Zaragoza. ASESINADO por los franquistas en Pedrola (Zaragoza) en 1937

Angel Vera Coronel word pressÁngel Vera Coronel nació circunstancialmente en Madrid en 1888. Su madre, Salud Coronel Rico, era hermana del arcipreste de la catedral de Sogorb, y del 3 veces alcalde de Elda. Ángel Vera Coronel, que fue funcionario del cuerpo técnico de Correos, creció en el ambiente cómodo de la burguesía industrial eldense, amparado por una familia con recursos. Su padre, Ángel Vera García, creó en 1898 la importante empresa de manufacturas Vera Hermanos. Casado con la hija de otro fabricante Ana Romero, Vera fundó el Comité Republicano de Elda, promotor de Izquierda Republicana.

Destacó por su esmerada formación, compromiso político e implicación social y cultural con su ciudad adoptiva. Participó en la 1ª representación del Don Juan Tenorio o Dos Tubos un Real, celebrada el 28 de diciembre de 1919, y en el que Ángel Vera daba vida a don Luis Lejías También participó durante 1926 en el nacimiento de la legendaria publicación eldense Idella, donde escribiría especializándose en crónicas deportivas.

Iniciado en Alicante como masón en la Logia Numancia 3 del Gran Oriente Español, Ángel Vera conformó la Logia Amor 9 de Elda en 1927, como primer secretario y dirigente, y con el sobrenombre de Plutarco. En la Carta Constitutiva los masones signatarios se manifestaron «deseosos de la prosperidad de la Francmasonería y de contribuir al bien de la humanidad». Llegó a contar con 44 componentes en 1930, y en sus mejores momentos, con hasta 76 iniciados, de ellos, unos 60 Republicanos de izquierdas. Eran los años dorados de la Masonería tras la victoria de la II República: Diez de los 11 diputados alicantinos en las Cortes de 1931, radicales, republicanos o socialistas, eran masones. En Alicante se concentró la Gran Logia Regional del Levante.

La Logia eldense, muy activa y muy política, en esencia estaba integrada por burguesía ilustrada, gente de la industria del calzado, económicamente acomodada, y también por viajantes de comercio, profesores o abogados. Con la República se abrió un excitante periodo de perspectivas mercantiles y sociales para las fábricas eldenses. Un ilusionante escenario que condujo a que un grupo de empresarios y comerciantes de la ciudad, aglutinados y liderados por Ángel Vera Coronel, hombre audaz, inteligente y carismático, propiciaran la creación del Banco de Elda, para disponer de una herramienta financiera que apoyase las fábricas de calzado, para auxiliar al pequeño industrial y minorista, ayudar a los hogares proletarios y promover la seguridad familiar con las cartillas de ahorro. Ángel Vera abonó de su propio bolsillo los 3 primeros premios de las Fallas de Elda de junio de 1936, origen de las fiestas veraniegas de San Pedro.

Ángel Vera fue gobernador civil de Cáceres (1932-33), Cádiz (1933), y Zaragoza tras el triunfo del Frente Popular, donde le sorprendió el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. De poco sirvió que repartiera fusiles o pistolas entre las milicias dispuestas al combate y que resistiera en el edificio de Gobernación con algunos de sus fieles armados y leales durante 2 días en un intento desesperado por evitar el triunfo del golpe de Estado. Le detuvieron los propios servicios de vigilancia que debían protegerle, y que se sumaron a la rebelión dirigida por los generales José Monasterio y Miguel Cabanellas, jefe de la Quinta Región Militar, amigo de Vera y, paradójicamente, también masón.

Encerrado 12 meses en el penal zaragozano de Torrero junto a dirigentes de la CNT y el PSOE, fue “sacado” de la celda con otros 20 presos, para supuestamente ser trasladarlos de cárcel en un camión. El 20 de julio de 1937 todos fueron fusilados a quemarropa en una cuneta de Valdemorillo próxima a Pedrola, oficialmente en aplicación de la Ley de Fugas. El oficial encargado de la ejecución justificó el crimen así: «están cayendo los de alpargata y alguna vez han de caer los de corbata». Llegaba así el trágico final a una vida digna y prometedora, lamentablemente frustrada.

Ángel Vera Coronel fue otro de esos hombres a los que su ciudad reconoció su valía y sus méritos, otro de esos eldenses no nacidos en Elda, merecedores del título de Hijo Adoptivo de Elda, aunque sea a título póstumo. Hoy, una plaza en Elda le recuerda en el barrio Fraternidad y junto a la avenida Acacias. Dos símbolos masónicos para una vida tempranamente segada.


Documentos: El Mundo (Ismael Belda). Wikipedia. Valle de Elda (Gabriel Segura)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ