FUSILAMIENTOS franquistas en las tapias del cementerio del Carmen de Valladolid, Parte 1, Las FOSAS

Captura de pantalla de 2019-11-09 00-29-37La noche del 18 al 19 de julio de 1936 el general Saliquet y otros sublevados accedieron a la Capitanía General de Valladolid. En la Casa del Pueblo más de 500 hombres de la capital y provincia esperaban para recibir armas con las que defender la naciente democracia Republicana. Las armas no llegaron, fueron rodeados por fuerzas militares y detenidos más de 460 hombres y mujeres. La ciudad y la provincia fueron tomadas sin apenas resistencia.

En las antiguas cocheras de tranvías habilitadas como cárcel llegaron a hacinarse más de 2000 personas. Una sistemática de terror y muerte se inició desde los primeros días, los golpistas se lanzaron al exterminio de los Republicanos. El total de hombres y mujeres asesinados entre la capital y provincia se acerca a las 3000 personas, entre ellos 124 mujeres. No hubo guerra, fuera pura retaguardia, aunque los franquistas actuaron con una saña que dejó a la población aterrorizada durante 40 años.

En el cementerio del Carmen se ubica una de las mayores fosas comunes de la guerra civil, cerca de 1000 Republicanos que murieron de forma violenta sobre todo en el primer año. La mitad de las víctimas de la represión vallisoletana se encuentran enterradas en las fosas del Carmen. Consta de al menos 10 fosas comunes preparadas por los fascistas desde agosto de 1936 a junio de 1938: Está documentado el enterramiento de 571 cadáveres. Las fosas de las que no interesaba dejar rastros no han sido documentadas. En el libro de registro del cementerio, la ARMH de Valladolid ha encontrado los nombres de 600 víctimas, procedentes también de otras provincias cercanas a Valladolid. Las 400 restantes aparecen como personas anónimas.

En los primeros días de la sublevación los fusilados eran enterrados en sepulturas abiertas para 1, 3, 5 y hasta 11 cuerpos. Como cada había más asesinatos, en agosto se permitió que los familiares costearan los gastos en sepulturas con hasta 4 cuerpos. Desconocidos o conocidos de quienes no pudieran, o se atrevieran, a costear el entierro, acababan en fosas comunes como desconocidos. Muchas fosas albergan fundamentalmente personas asesinadas extrajudicialmente, pero a partir de octubre comenzaron los asesinados tras juicios sumarios, de muchos de los cuales se hicieron cargo cuyos los familiares, incluso los que fueron trasladados a sus poblaciones de origen.

Entre 2016 y 2017 se han recuperado los restos de más de 247 represaliados localizados en 5 fosas comunes de las que no hay referencia espacial en los archivos del cementerio. Fueron halladas por los equipos de investigación histórica y arqueológica de la ARMH. La investigación antropológica y forense está siendo realizada por miembros de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. El presidente de la ARMH, Julio del Olmo, asegura que será imposible encontrar a los más de 2500 asesinados que se encuentran documentados en la última publicación de la asociación, Todos los Nombres: Una obra que documenta el alcance humano de la represión en la provincia vallisoletana incluyendo los nombres de los más de 2.000 asesinados en la provincia y de los cerca de 3.000 encarcelados durante la Guerra de España y los primeros años de dictadura. Total, 7.000 represaliados. Hay muchas fosas que son técnicamente imposibles de encontrar. La inversión del ayuntamiento no ha superado los 25.000 euros, las donaciones han sido fundamentales porque el dinero público era insuficiente.

Las fosas exhumadas en el Carmen son grandes contenedores de víctimas, zanjas de tierra de unos 3 metros de ancho por 3 metros de profundidad. Cuando realizaban tareas de limpieza de los restos, los arqueólogos descubrieron con horror que estaban pisando otros cuerpos, por debajo de cada fosa existían otras, hasta alcanzar 5 niveles, los cuerpos están separados unos de otros por paladas de 30 centímetros de tierra y cal para perder con mayor probabilidad su rastro. Todas las zanjas se encontraban separadas entre sí por escasos centímetros.

Todos los cuerpos tienen huellas de crímenes, la mayoría heridas de bala. Las fosas del Carmen pertenecen a los momentos mas calientes de la represión, agosto y septiembre. La muerte en todos los casos fue por disparos, en unos se concentran en el tórax, en otros están dispersos por todo el cuerpo, lo que confirma que unos fueron paseados y otros fusilados tras un juicio sumarísimo con concentración de disparos. La ARMH vallisoletana llamó a la Policía Nacional para denunciar esos crímenes: «Una patrulla constató que efectivamente era la escena de un crimen y llamaron al juez. Esto fue en 2016 y todavía estamos esperando».

Continúa en Parte 2, Los ASESINATOS


Documentos: Público (Julio del Olmo, María Serrano, Alejandro Torrús). El Norte de Castilla (J. Sanz, Liliana Martínez Colodrón: 1 y 2). Diario de Valladolid


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ