ANTONIO BLAS CANALES GONZÁLEZ, alcalde REPUBLICANO de Cáceres, FUSILADO por los franquistas el día de Navidad de 1937

Antonio Blas Canales Gonzalez word pressAntonio Blas Canales González nació en Cáceres en 1885, en una familia humilde, hermano del que fuera diputado, Juan Canales, uno de los fundadores de la Federación Local de Sociedades Obreras de Cáceres. Estaba casado con Cristina Mateos Bravo; era tipógrafo, trabajó como regente en la imprenta de Luciano Jiménez, El Noticiero. Afiliado a la Sociedad Tipográfica de Cáceres, fue fundador de la Federación Local de Sociedades Obreras en 1912 y presidente de la Casa del Pueblo.

Cuando fue elegido concejal del ayuntamiento de Cáceres desde 1917 a 1922, denunció ante el alcalde la escasez de productos básicos para la clase obrera. Se unió al PSOE en 1920 y fundador de la Federación Local de Sociedades Obreras de Cáceres. Fue miembro del Comité Nacional del PSOE, presidió la agrupación socialista de Cáceres, y fue delegado en congresos del PSOE y UGT.

En las elecciones municipales de 1931, que dieron lugar a la II República, fue candidato de la Conjunción Republicano-Socialista, siendo designado alcalde, cargo que ocupó hasta su muerte salvo por la interrupción de 1934 a 1936 de la represión radical-cedista cuando denunció los atropellos y el precario estado en el que se encontraban los obreros y jornaleros a merced de patronos y terratenientes. Fue elegido diputado a Cortes en las elecciones generales de 1931 por Cáceres formando parte de la Comisión de Trabajo.

Se encargó del problema de abastecimiento de agua, de una batería de medidas para solucionar el tremendo problema del paro obrero y las necesidades de los más necesitados, de la construcción de 5 bloques escolares y obras como la “Escuela de las Normales”. Trató de solucionar la segregación que sufrían los niños ingresados en los Hospicios. Inauguró la cárcel nueva. Promocionó las “Casas Baratas” para obreros en el barrio “Plaza Italia”. Fundó la Caja de Extremeña de Previsión Social junto a León Leal.

También promovió la realización de multitud de obras para la mejora de la ciudad, la apertura de 2 grandes vías urbanas y nuevas avenidas. En el casco viejo se realizaron pavimentaciones, saneamientos, creación de calles nuevas, acerados en barrios enteros, reparaciones de rondas y paseos, reforma de la Plaza Mayor, Paseo de las Delicias y Plaza de América con la dotación de una farola fuente, ampliación del viejo cementerio, construcción del lavadero de “Aguas Vivas” o el merendero del Paseo Alto, y construcción del nuevo mercado de abastos.

El 19 de julio, se produjo el alzamiento fascista contra la legalidad Republicana en Cáceres por el Regimiento Argel, sin que hubiese ningún episodio destacado de resistencia por las autoridades Republicanas, lo que no evitó la inmisericorde y despiadada represión que vendría después. La práctica totalidad de los concejales socialistas de la ciudad fueron ejecutados el 15 de agosto de 1936, así como el que fuera primer gobernador civil de la II República, el socialista, Juan Guillén.

Canales fue detenido por los sublevados junto a unos 200 vecinos. El 10 de agosto lo encarcelaron en prisión acusado de tramar un plan para recuperar Cáceres. Los franquistas arrestaron a numerosas personas supuestamente implicadas en el complot, los estudios históricos han demostrado que ese complot nunca existió. Canales fue sentenciado a muerte el 9 de agosto de 1937 acusado de adhesión a la rebelión y, junto a otros 33 cacereños, ejecutado el día de Navidad del mismo año tras las tapias del cuartel Infanta Isabel de Cáceres. Fue enterrado en una fosa común en el cementerio de la ciudad junto a los demás fusilados.

La orgía de sangre no había hecho más que empezar. En pocos días se asesinaron a más a 55 personas dejando muchas familias rotas para siempre. La invención del complot desató una ola represiva que desembocó en la escalofriante cifra de 196 fusilados, 182 hombres y 14 mujeres, por sus ideas, sus convicciones de izquierdas, por defender la democracia y la libertad. Los fusilamientos se sucedieron hasta el 2 de enero de 1938, pero todavía el 11 de enero fueron ejecutados 15 vecinos de Navas del Madroño y Garrovillas.

Indistintamente de la posición cultural, social o económica, todos los cacereños coinciden en decir lo mismo. “Canales fue un gran alcalde y todos los cacereños lloraron su muerte”, “Fue un terrible error”, o “Aquello fue una canallada”.


Documentos: Fundación Pablo Iglesias. Badajoz y la guerra incivil (Antonio Alfonso Hernández). Wikipedia


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ