TERRORISMO franquista en Segovia durante 1936. Parte 2, Los asesinatos

Segovia 2 word pressViene de Parte 1, La Represión

La II República feneció en Segovia la mañana del 19 de julio de 1936, cuando la guarnición militar de Segovia se levantó en armas. A partir de esa mañana los sublevados comenzaron las persecuciones de Republicanos, seguidas en numerosas ocasiones de fusilamientos. En Segovia ciudad, el grueso de las víctimas fueron obreros y profesionales liberales conocidos por sus opiniones progresistas, el gobernador civil, Adolfo Chacón de la Mata fue juzgado en Valladolid el 13 de octubre de 1936, acusado de «adhesión a la rebelión», sentenciado a muerte y fusilado el 5 de diciembre.

Fueron asesinados los militantes de las organizaciones republicanas, socialistas, comunistas, anarquistas, o simplemente personas que pensaban de manera distinta a las fuerzas sublevadas. Los hijos de los detenidos, también caían presos. El importante papel de los maestros Republicanos en la transformación de España les ocasionó la enemistad de los sectores conservadores segovianos, especialmente del clero: Fueron fusilados un total de 17 maestros en la provincia de Segovia.

Las sacas de presos y los fusilamientos en los pinares y frente a las tapias del cementerio salpicaron todo el verano. Las víctimas eran detenidas por falangistas, guardia civil, y tras un viaje en coche o camioneta, se producía la ejecución en descampados, cunetas, etc, sin pasar por prisión. Otras veces los detenidos eran sometidos a palizas, torturas físicas y psíquicas, beber aceite de ricino en el cuartel de falange; después de pasar por cárcel sufrían sacas “justificadas legalmente” como traslados de prisión, siendo los falangistas los verdugos. Mediante la Ley de Fugas, apeaban de los camiones a las personas en traslado entre cárceles y les decían que podían irse, para dispararles por la espalda. Fusilaron a familias enteras, y a veces mataban a los niños primero para intensificar el sufrimiento de los padres. Los cadáveres quedaban en el mismo lugar de los asesinatos, parte de la estrategia del terror.

En julio de 1936 fueron fusiladas 26 personas. En la mañana del 19 fueron detenidos en sus casas y fusilados Julio Fuster, José Peña o Antonio Hernanz, representantes de la Casa del Pueblo. El 26, en Navas de San Antonio, 2 hermanos, Republicanos asturianos que volvían de segar, fueron asesinados por falangistas. Agosto fue muy duro, se ejecutaron a unas 135 personas. Una escuadra de falangistas se llevó de Otero en una camioneta a Pedro Sebastián Vela, 27 años, jornalero, soltero, afiliado al PCE, y presidente de la Casa del Pueblo; Pedro Aparicio Bravo, 36 años, casado, ferroviario; Abel de Pablos Andrés, 27 años, jornalero, casado; Julián Martín Pascual, 23 años, soltero, de la junta de la Casa del Pueblo; Miguel Durán Prieto, 29 años, jornalero, casado con la hermana de Julián, afiliado a la Casa del Pueblo. En Cepones los ejecutaron, los regaron con gasolina y prendieron fuego.

El día 13 de Agosto fueron ejecutadas 15 personas en el cruce de las carreteras de Sepúlveda y Cantalejo. Las víctimas procedían de Fuenterrebollo, Cantalejo, Cabezuela y Sauquillo. Nadie volvió a saber de ellos. Los días 15 y 31 se produjeron 2 sacas en las cárceles segovianas; murieron 26 personas. De Sepúlveda fueron asesinados por requetés en la carretera de Riaz, el alcalde Fermín Elías Sanz, Antonio Albarrán, teniente de alcalde, Pedro Antón Morata, socialista y presidente de la Casa del Pueblo, el músico y militante socialista Luciano Esteban y el maestro Ángel Prieto Alonso. En septiembre fueron fusilados 30 Republicanos. La campaña del terror propició las muertes de individuos de escaso peso político en varios pueblos, como en Navas de Oro, donde los falangistas asesinaron a 5 personas prácticamente a dedo.

Hubo fusilamientos en la capital frente a las tapias del cementerio, en el puente de Tejadilla, en las cunetas de la carretera de La Granja, y en el pinar del puente Oñez, cerca de Anaya. En los pueblos cercanos a la sierra, afectos al régimen republicano: En El Espinar se produjeron enfrentamientos desiguales entre guardias civiles y obreros pobremente armados; de los 84 implicados, 32 fueron luego juzgados y ejecutados; hubo 15 asesinados en San Ildefonso; 8 en Segovia; 14 en Valsaín; 9 en Villacastín y Riaza; 6 en Coca; 6 en Matabuena. Un sacristán afiliado a la CNT no se marchó por miedo a dejar sola a la familia. Lo asesinaron en Navafría. Hubo 91 fusilados en la franja de la sierra que era línea de frente, desde Villacastín hasta Ayllón, casi todos los pueblos serranos fueron afectados. Cuando se tomó San Rafael ejecutaron a un grupo de prisioneros, entre los que había 2 muchachas de 17 años.

La imposición del régimen franquista se llevó a cabo a través de la violencia y el terror en todas las provincias españolas, la represión constituyó la base misma del régimen, la gran página negra del franquismo.


Referencias originales: Rediris. Foro por la memoria (léase la obra de Santiago Vega Sombría, De la esperanza a la persecución: La represión franquista en la provincia de Segovia). Hispania Nova (Santiago Vega Sombría). El Norte de Castilla (Carlos Álvaro 1 y 2, y Miguel Ángel López). Foro por la Memoria (1 y 2). El Holocausto Español, Paul Preston


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ