MASACRE franquista en Palencia. Parte 1, La Represión

Palencia 2 word press

En Palencia la resistencia Republicana a los militares golpistas fue mínima, no hubo frentes de guerra. El historiador Pablo García Colmenares da una cifra de 1.322 víctimas mortales, de las que 867 fueron ‘paseados’, 348 fusilados y 107 muertos en prisión. La gran mayoría de los civiles asesinados fueron víctimas ‘de una represión directa y planificada’. Preguntado un capitán del ejercito sublevado si no querían “ganar la Gloriosa Cruzada”, respondió: “Queríamos Matarlos”. De ahí el título de la obra de Colmenares, “¡Queremos matarlos!”, donde figuran los nombres de muchas víctimas sepultadas en el Parque de la Carcavilla.

A los pocos días del inicio de la guerra, en Palencia, al igual que en otras capitales castellanas donde triunfaron los rebeldes, se sucedió una terrible represión. En cuestión de días fueron detenidas numerosas personas ligadas al movimiento obrero. Todo sucedió con gran celeridad pues los ejecutores de la represión ya sabían dónde ir y a quién buscar, las listas estaban redactadas de antemano, todo estaba premeditado. En cuestión de horas fueron detenidos y juzgadas en proceso sumarísimo cientos de personas de las que no se conserva su registró de entrada en prisión pero si el de su salida y depósito del cadáver. Este dato está sirviendo de gran ayuda a los arqueólogos encargados de exhumaciones de fosas, lo que junto a las cotejaciones mediante ADN puede ayudar a revelar la identidad de los represaliados.

Los mineros que lucharon por la República en el frente norte fueron las víctimas más numerosas en Palencia. Más al sur, en Carrión de los Condes, Astudillo y Osorno, se ejerció también una represión feroz. En todas las localidades de la provincia se ejecutó entre el 1,1 al 3,3% de la población. Se anunció que quien no entregara las armas en el plazo de 2 horas sería ejecutado. Quienes obedecieron la orden también acabaron fusilados. Donde había más jornaleros, y por tanto organizaciones sindicales obreras, la violencia fue mayor: Lugares donde había habido lucha sindical, Tierra de Campos y el Cerrato, aunque en Barruelo mataron hasta al sifonero, un hombre que vendía gaseosas.

Bastaba con ser un cargo electo Republicano o funcionario para ser fusilado. Los cuerpos de muchos de ellos están en la Fosa de la Carcavilla, debajo de un actual parque infantil en el centro de Palencia, ubicado en el antiguo cementerio municipal de la ciudad. Allí los técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y de la Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica de Palencia realizan trabajos de exhumación. Es la segunda intervención que se hace tras la recuperación de unos 40 cuerpos en 2009. El parque esconde víctimas procedentes además de Venta de Baños, Baltanás, Dueñas, Villaviudas y Monzón de Campos, así como algunos en 1937 y 1938. La fosa fue enterramiento para los represaliados hasta septiembre de 1945.

La fosa de la Carcavilla o Fosa de los Alcaldes es una de las fosas comunes más grandes de Castilla-León. La señal inequívoca que diferencia a los represaliados del verano de 1936 de los muertos decimonónicos es que varios individuos comparten un mismo nicho y todos ellos presentan características lesiones perimortem (un tiro en la nuca). De los cerca de 497 víctimas del franquismo allí asesinadas y enterradas en el verano de 1936, hay documentadas 250 de más de 25 municipios palentinos, el 80% estaban vinculados política o administrativamente con el gobierno de la II República o con los ayuntamientos de la zona por razón de su actividad o profesión: Alcaldes, concejales, diputados, funcionarios públicos, maestros, líderes políticos, secretarios de sindicatos y partidos políticos, presidentes de diputación.

En su inmensa mayoría las víctimas no opusieron resistencia armada. Las resoluciones de los procesos sumarísimos, cuando los hubo, atribuían a los fusilados como razón de la ejecución «ir en contra del alzamiento militar» o «auxilio a la rebelión armada», constando en sus partidas de defunción, como norma habitual, las expresiones «pasado por las armas» o «herida por arma de fuego» como causa de la muerte.

En 2018 se celebró un homenaje en el parque de la Carcavilla en memoria de fusilados, represaliados y exiliados, recordando también a los más de 30 palentinos enviados a campos de concentración nazis en Mauthausen. Sus nombres, leídos uno por uno, en el completo silencio de los asistentes, brillaron un año más en este día de celebración y memoria. Rosas y flores con los tres colores que abanderaron el corazón de los represaliados, ponían un punto y final al grito de ‘Salud, República y Memoria’.

Continúa en Parte 2, Las Víctimas


Documentos: WikipediaPúblico (Patricia Campelo). El País (Belén Hernández, ). El Norte de Castilla (Paloma Aguado, R. S. Rico). El Rincón de Pablo Saldaña. El libro de Pablo García Colmenares: Víctimas de la Guerra Civil en la provincia de Palencia (1936-1945). Imagen: © Exit Architects


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ