ANTONIO TIRADO MORENO, REPUBLICANO, MASÓN, EJECUTADO extrajudicialmente por franquistas en Sevilla en 1936

Antonio Tirado Moreno word pressAntonio Tirado Moreno nació Madrid en 1897, hijo de Antonio y Josefa. Tenía 3 hermanos, Eloy, Amelia y Federico. Cuando Antonio tenía 9 años la familia emigró a México, hasta que en 1915 el padre se quedó en México definitivamente mientras que la madre y los hijos volvieron a Cazalla de la Sierra. Allí estableció su domicilio Antonio cuando, en 1920, se casó con Ana Pérez Pozo con quien tuvo 4 hijos, Antonio, Concepción, Eugenio y Mª del Carmen.

Antonio Tirado era un joven despierto, elegante, listo, atrevido y preparado; desplegó sus innatas dotes para los negocios y las relaciones personales. Se colegió como agente comercial y desarrolló una importante carrera empresarial en distintos campos de la industria y comercio: transporte, materias primas como el corcho, la madera, anisados y licores, viruta de corcho, alcoholes. Puso en marcha una fábrica aceitera e inauguró una línea de transporte entre Cazalla y la estación de ferrocarril.

En 1923 y 1926 Antonio fue concejal del Ayuntamiento de Cazalla de la Sierra. Formó parte de la Junta de Instrucción Pública para la mejora de los centros educativos públicos y privados de la localidad, que estaban en un estado lamentable. En esa época se asoció con los círculos republicanos de Cazalla; tras conocer en 1928 a Diego Martínez Barrio, se incorporó, primero al Partido Republicano Radical, y en 1934 a Unión Republicana, formando parte de su junta directiva en Cazalla de la Sierra. De sus 8 miembros, 3 serían asesinados por los franquistas, y 4 condenados a 20 años de prisión.

En marzo de 1936 fue elegido por el gobierno de la Nación, Delegado Gubernamental de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Antonio impulsó la construcción del pantano del Pintado, lo que los caciques locales no le perdonaron al poner en evidencia su incapacidad. En la actualidad su nombre sigue sin figurar en el Libro-Historia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

El 18 de julio de 1936, fue detenido por militares sublevados, con otras personalidades Republicanas, cuando celebraba un almuerzo en el hotel Majestic de Sevilla, y encerrado en la prisión de Sevilla. Días después, pistoleros requetés y falangistas saquearon el templo de la Gran Logia Simbólica Regional del Mediodía, y la imprenta y el domicilio particular de Diego Martínez Barrio. Sabían lo que buscaban. El diario fascista ultra-católico sevillano, La Unión, en su particular cruzada antimasónica, publicó papeles incautados en los saqueos con los nombres de 74 miembros de la logia «Isis y Osiris»,entre ellos el de Antonio Tirado Moreno. El ataque de la prensa arreció en este sentido los días siguientes.

Las acusaciones darían fruto. El 24 fue «entregado a la fuerza pública para su traslado a la comisaría por orden del Delegado de Orden Público», el capitán Manuel Díaz Criado, junto a los también detenidos: Laureano Talavera Martínez (concejal del Ayuntamiento de Sevilla) y Jesús Palencia Vázquez. En la madrugada del 25 de agosto de 1936 fue asesinado junto a los anteriores y arrojado a una cuneta de la antigua carretera Sevilla-Dos Hermanas. Al día siguiente sería enterrado en una fosa común del Cementerio Municipal de la localidad de Dos Hermanas.

Cuando su esposa y sus 4 hijos, Antonio, Conchita, Eugenio y Carmelina, de 9 a 15 años, llegaron a su pueblo el 27 de agosto de 1936, al día siguiente de conocer la luctuosa suerte corrida por el esposo y padre, se encontraron que su hermosa vivienda había sido arrasada por falangistas y requetés. Les robaron todo lo que tenían. En 1943 el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo procesó a Antonio por su pertenencia a la Masonería, siendo condenado “en ausencia”, para saquear los pocos bienes que le hubiesen quedado a su familia, que tuvo que hacer frente a una considerable multa económica.

En diciembre de 1936 los fascistas detuvieron en Sevilla a Amelia Tirado Moreno, hermana de Antonio. Pasó un año encarcelada en la Prisión Provincial de Sevilla acusada de haber sido secretaria en la Diputación Provincial de Sevilla entre 1932 y 1936. Concepción Pérez Pozo, hermana menor de Ana, la esposa de Antonio, fue expulsada de su empleo de auxiliar administrativa en el Instituto Elemental de Cazalla. Sus hermanos Eduardo y Manuel, afiliados a Unión Republicana pasaron varios meses en prisión, y otro hermano, Francisco, falleció en la cárcel de Cazalla en 1938.


Información original de José Antonio Jiménez Cubero (Todos los nombres), y en su libro Con nombres y apellidos. La represión franquista en Cazalla de la Sierra (1936-1950)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ