La MATANZA de vecinos REPUBLICANOS de Cogullada (Zaragoza) en 1936 por criminales franquistas

Cogullada word pressA comienzos de 1936 Cogullada era un pequeño núcleo compuesto por unas 25 familias, que dependía de San Juan de Mozarrifar. Desde 1932 los vecinos habían constituido una Junta Administrativa solicitando al ayuntamiento de Zaragoza que en el barrio se emplazase un Grupo Escolar Municipal. El 24 de noviembre de 1934, habiendo ya el Ayuntamiento hecho el presupuesto (76.918,35 ptas), el proyecto, los planos, el pliego de condiciones para la contrata y construcción y condiciones facultativas de la Escuela Unitaria, 41 vecinos se comprometieron a construir la Escuela por su cuenta, bajo el plano e inspección del Ayuntamiento, si este abonaba 46.000 pesetas.

El 27 de abril de 1936 la Asociación de Vecinos del Barrio de Cogullada solicitó nuevamente al Ayuntamiento de Zaragoza un edificio escolar. Los vecinos estuvieron permanentemente luchando por una Escuela. No lo consiguieron, no se construyó, se tuvieron que conformar con un local-escuela que fue cambiando de ubicación. En el Expediente de Responsabilidades Políticas de Miguel Escuain, alcalde de Cogullada en 1936, se le acusó de “recaudador de fondos para hacer una escuela laica”. Ese dinero recaudado podría ser una de las causas de los asesinatos.

El 29 de septiembre de 1936 guardias civiles y falangistas se llevaron a un grupo de hombres y a la maestra de Cogullada, Felisa Alcusa del Carmen, a las tapias del cementerio de Movera, donde fueron fusilados, acusados de ser miembros de la Junta Administrativa del barrio constituida para crear una Escuela Laica, contrarios al Movimiento Nacional. A otros también se les acusó de falta de creencias religiosas, ideas extremistas, haber huido, ser propagandistas o ser Alcalde o Teniente de Alcalde del Frente Popular. La maestra no murió, y fue socorrida en una torre cercana y llevada a un hospital, a donde los franquistas fueron a buscarla y la mataron.

Los Republicanos asesinados fueron: Aparicio Felices Manuel, 38 años, trabajador del campo. – Aparicio Felices Vicente, 36, trabajador del campo. – Aparicio Gonzalvo Antonio, 41, trabajador del campo. – Isidro Asín Asso, 31, Labrador. – José Baeta Almudó, 39, Jornalero. – Miguel Escuaín Larrosa, 40, trabajador del campo. – Francisco Ferrer Salvador, 54, trabajador del campo. – Amado Gil Gil, 50, carnicero. – Blas Trasobares Moreno, 45, ferroviario. – Juan Ondiviela Vela, 51. – Vicente Mora Perales, 33. – La maestra Felisa Alcusa del Carmen, 56 años. – Nazario Bueno García, 21, jornalero. – Pascual Fernández Pina. – Agustín Muñío Calvo. – Antonio Alcolea Alcolea. – Gregorio Alcolea Belinchón.

Utilizando el decreto franquista de enero de 1937, se instruyó expediente de Responsabilidad Política para declarar administrativamente la responsabilidad que se deba exigir a quienes se hayan opuesto al Movimiento, decretando el embargo de los bienes de los asesinados.

En el cementerio de Movera existen dos fosas comunes bien diferenciadas. En la mencionada aquí habrían sido inhumados los restos mortales de más de un centenar de personas asesinadas y enterradas durante la guerra por los sublevados en un campo adyacente al camposanto que a causa de estos crímenes llegaría a ser conocido como el “Campo de los Muertos”. Al menos 88 de las víctimas fueron registradas con su nombre y apellidos, si bien se sabe que los fallecidos en ese lugar fueron muchos más, y hay quien señala la cifra de hasta 300 víctimas.

Las fosas fueron exhumadas en los años 40, la presencia de los cadáveres amontonados provocaba el horror de los habitantes y se había convertido en un escándalo para el nuevo régimen. En uno de los lados habían quedado abundantes restos humanos removidos accidentalmente años después. Las zanjas en las que actualmente se conservan los restos fueron excavadas en una larga franja paralela a los bloques de nichos. En la actualidad varias placas recuerdan los nombres de una quincena de las personas que yacen allí, y el lugar recibe permanentemente la visita de personas que depositan flores en el lugar (SIPCA, Gobierno de Aragón).


Documentos: Cogullada


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ