ALEJANDRO PORTO LEIS, último alcalde REPUBLICANO de Serantes, Ferrol, ASESINADO por sicarios falangistas en Valdoviño en 1938

Alejandro Porto Leis word pressAlejandro Porto Leis nació en Serantes en 1887, hijo de Eduardo, médico, y Amalia. Estudió Artes y Oficios en Ferrol. Tuvo 2 hermanos, Leonor y Eliseo. Viajó a Cuba donde se hizo electricista; en 1917 viajó a Estados Unidos, de donde fue expulsado por enfrentarse al Ku Klux Klan. A su regreso a Ferrol ejerció como electricista en el Constructor Naval (Bazan) y en el Arsenal del Departamento Marítimo. En 1934 se casó con Gloria Santos Sánchez, tuvieron 2 hijas, María de la Encarnación y Amalia.

Inició su actividad política como militante de la Organización Republicana Galega Autónoma (ORGA). En las elecciones municipales de abril de 1931 Porto fue nombrado alcalde de Serantes. Participó en la creación del nuevo partido Izquierda Republicana en Serantes. A raíz de los acontecimientos de octubre de 1934, Alejandro fue detenido, y suspendida la corporación municipal. Fue puesto en libertad en octubre de 1935 y amnistiado en febrero de 1936. En ese momento Porto Leis volvió a hacerse cargo de la alcaldía, ejerciendo su cargo hasta declararse la Guerra de España.

Desarrolló su actividad periodística colaborando con diversos periódicos: “El Correo Gallego”, “El Gráfico” y “Renovación” de Ferrol, “El País” de A Coruña y “La Democracia” y “La Libertad” de Serantes, usando a veces seudónimos; en sus artículos reflejaba su ideario político Republicano y de izquierdas. Escribió un libro de 48 poemas escritos en gallego y en castellano titulado “Intemperancias poéticas”, dedicado a Antón Villar Ponte. En 1932, Porto Leis publicó una novela corta titulado “Cara Dura y los Gitanos”.

Persona culta y comprometida con su época, Alejandro Porto mostró su interés por temas que iban desde la formación de la juventud hasta la sanidad pública, defensa del medio ambiente, situación laboral de los trabajadores. Tenía una visión clara del futuro en aspectos como el turismo, la industria, el desarrollo sostenible y la tecnología, ya hablaba sobre la televisión en el artículo Evolution, publicado en La Libertad el 3 Agosto de 1930.

El 23 de julio un Bando del Gobernador Militar de Ferrol declaró el estado de guerra y una Comisión Gestora asumió las funciones de la alcaldía. Alejandro Porto fue el último alcalde elegido del municipio de Serantes. Huyó de su domicilio escondiéndose durante 2 años en diversos lugares de la costa, los montes de Covas y de San Jorge, en su antigua casa de Serantes, en casas de amigos, hasta que al encontrarse enfermo visitó al médico de Serantes que le delató, siendo detenido por la Guardia Civil. Con el antiguo alcalde fueron detenidos los 3 compañeros que le habían ayudado a ocultarse, Modesto del Río, Jesús Miño y Avelino Landeira.

El 2 de febrero de 1938 se celebró causa contra los 4; fueron conducidos a Valdoviño por guardia civil y falangistas para efectuar unas diligencias, siendo fusilados, sin juicio previo, en la playa de A Frouxeira de Valdoviño, sin que hasta hoy fuesen encontrados sus restos pese a las búsquedas realizadas.

Alejandro Porto Leis fue un hombre avanzado e involucrado para su tiempo. Trató de cambiar la sociedad, creía que la fuerza de la razón puede hacer todo, y lo pagó con su vida de la manera más cruel e inhumana, es decir, con tortura física y mental, tanto para él como para su familia.

El año 2009 se filmó el documental de Xosé Abad, “O segredo da Frouxeira”, donde se narraban diversos aspectos de su vida. En 2011 se levantó un monolito frente al antiguo Ayuntamiento de Serantes para honrar la memoria de Alejandro Porto y sus 3 compañeros con él asesinados. Paulino Gasalla, basándose en testimonios familiares, publicó una completa y documentada biografía, “Alejandro Porto Leis: un alcalde para o pobo en tempos escuros”.


Documentos: Muiño do Vento (Paulino Gasalla). Wikipedia. El País (Lorena Bustabad). La opinión de La Coruña (Sara Vázquez)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ