En 1936, agentes franquistas ASESINARON a JOSÉ GUERRA LOZANO, presidente de la Diputación Provincial de Córdoba de la II República

Jose Guerra Lozano word pressJosé Guerra Lozano nació en Córdoba en 1880. Era perito agrícola, respetado como buen profesional y muy querido por quienes le conocieron. Fue concejal del ayuntamiento de Córdoba elegido en las elecciones del 14 de abril de 1931 por el Partido Republicano Radical, y en 1931 pasó a ser el primer presidente de la Diputación de la II República en Córdoba desde 2 mayo del mismo año al 2 de septiembre de 1932. Logró alcanzar de nuevo la presidencia de la Diputación 21 de marzo de 1936 al ser elegido concejal el 16 de febrero de 1936 por Izquierda Republicana formación liderada por Manuel Azaña, partido que participó en la coalición formada por el Frente Popular.

En su primer mandato hizo cosas de provecho para la provincia, como racionalizar las comunicaciones diseñando las primeras carreteras a la Sierra, o comenzar la más que necesaria Reforma Agraria. No era, como se dijo, ateo, sino un creyente poco amigo de jerarquías, ya fueran eclesiásticas o basadas en las fortunas heredadas. Participante de la logia masónica Turdetanía.

Mejoró el funcionamiento del Hospital Provincial estableciendo a limpiadoras y enfermeras junto a las monjas, para que éstas no tuvieran que lavar o desvestir a niños varones. Sacó a Quinito, el conocido restaurador del no menos famoso Hotel Simón, para ponerlo de cocinero del Hospital, y llevaba allí los domingos a la orquesta de Córdoba, a fin de que los enfermos pudieran oír música.

Su mandato, fue truncado el 18 de julio del mismo año como consecuencia del levantamiento militar. Intentó resistir entre los cañonazos junto a otros, entre los que se encontraban el alcalde Manuel Sánchez-Badajoz y los diputados socialistas Vicente Martín Romera y Manuel Castro Molina, en la propia sede del Gobierno Civil. Sin embargo, los sublevados pudieron reducir con relativa facilidad su resistencia, siendo detenido poco después.

El médico encargado de certificar las muertes después de los fusilamientos, era amigo personal, por lo que le propuso un plan para huir a Madrid. La respuesta de José Guerra fue que él no había hecho nada malo para tener que huir de la legalidad, y convenció a su conductor para escapar solo, lo que hizo, salvando su vida.

Fue fusilado en la noche del 18 de agosto de 1936, ignorándose la hora y el lugar. Este hecho fue un nuevo mazazo dirigido hacia la opinión pública, que siempre vio en este hombre a una persona íntegra; esto trajo como consecuencia el aumento del miedo a la delación por motivos no justificados, como por ejemplo: el simple hecho de no pensar o comulgar de igual forma que los sublevados. Sus restos mortales descansan el cementerio de San Rafael de la ciudad de Córdoba.


Documentos: Wikipedia, Diario de Córdoba (Vicente Luis Mora). Cordobapedia (incluida imagen)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ