ATILANO COCO MARTÍN, pastor protestante y masón, REPUBLICANO, FUSILADO por militares franquistas en Salamanca en diciembre de 1936

Atilano Coco word pressAtilano Coco Martín nació en (Guarrate) Zamora en 1902 en una familia de labradores acomodados, su padre era miembro de la Iglesia Reformada Episcopal. Cursó sus estudios en Inglaterra y, cuando volvió, trabajó como maestro en la Escuela Evangélica Española. En 1929 era el pastor, luego presbitero, de la pequeña congregación evangélica de Salamanca. Fue un ciudadano muy influyente y activo en la ciudad. Ingresó en la masonería en Inglaterra, y renovó esta sociedad en Salamanca, llegando a Gran Maestro Venerable. En 1936 obtuvo el título oficial de maestro. Casado con Enriqueta Carbonell Carratalá, tuvo 2 hijos, Alicia y Enrique.

Atiliano fue miembro del Partido Republicano Radical Socialista y luego de Unión Republicana, de ideario liberal avanzado y laicismo radical, desde donde promovieron la Liga Española de los Derechos del Hombre. Se presentó a las elecciones de 1936 con el Frente Popular, que en Salamanca obtuvo las actas de José Andrés y Manso y Valeriano Casanueva del PSOE y Casto Prieto Carrasco, de Izquierda Republicana. Cuanto estalló la rebelión fascista, en toda España masones y protestantes fueron especialmente reprimidos por los mandos nazionales. Franco quería un país absolutamente católico, lo que requería de un baño de sangre, y Salamanca, capital del bando nazional al comenzar la contienda, debía ser un ejemplo de contundencia y determinación.

Atiliano sabía que había que luchar contra la injusticia, la opresión, la ignorancia, también sabía que habría un castigo, sabía que pagaría por ello. Fue detenido por los sublevados el 31 de julio de 1936, acusado de «propalador de noticias falsas» y encerrado en una prisión construida para un centenar de presos donde se hacinaban más de un millar en condiciones totalmente infrahumanas, por lo que el presbiterio no tardó en enfermar. Nunca fue acusado formalmente de nada, pero fue determinante el hecho de ser protestante, maestro, republicano y masón.

La esposa de Atilano, Enriqueta Carbonell, escribió una carta a Miguel de Unamuno rogándole que lograse la liberación de su esposo. Unamuno, amigo personal de Atilano, trató infructuosamente de usar su influencia ante el gobernador civil para que liberasen a su amigo. En la otra cara de la carta que le había entregado Enriqueta Carbonell estaban escritas las palabras de Unamuno, “estamos en el templo de la inteligencia y yo soy su sumo sacerdote, venceréis, pero no convenceréis”, en respuesta a las del general de la legión José Millán Astray, “¡Muera la inteligencia!”.

Por orden del gobernador militar, el 9 de diciembre de 19036 Atilano fue “sacado” de la cárcel e introducido en un furgón. Sería la última vez que viera la ciudad por la que tanto luchó. En La Orbada, a 24 kilómetros de Valladolid, un batallón de fusileros acabó con su vida por atreverse a pensar diferente. Con él fueron fusilados Báncora (maitre del Gran Hotel) y «El Timbalero», crítico taurino de “El Adelanto”. Se desconoce dónde descansan sus restos mortales, se cree que los 3 fueron enterrados en un paraje situado en el término de El Cubo del Vino. Los gobiernos del PP, que han dedicado cero euros a la Ley de la Memoria Histórica, menosprecian, insultan y agravian a quienes intentan recuperar los restos de las víctimas del franquismo y dignificar su memoria.

En 2005 fue inaugurada en Salamanca la residencia universitaria «Centro Atilano Coco», promovida por las iglesias anglicanas como homenaje al pastor asesinado en Salamanca.


Documentos: La Pajarería del tío Poe. Wikipedia. Infolibre (Severiano Delgado Cruz). La opinión de Zamora (Irene Gómez). Imagen de La crónica de Salamanca


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios