VÍCTIMAS REPUBLICANAS del franquismo en Pontevedra. Parte 2, Sacas y Paseos

Victimas del franquismo en Pontevedra, Sacas y PaseosViene de: Crímenes sin cuento

Los franquistas no dudaron en masacrar ilegalmente a la población Republicana. El 15 de septiembre, aparecieron 7 cadáveres tirados en la curva de Puxeiros. Los falangistas y varios guardias civiles los sacaron de la prisión El Frontón y les dieron muerte uno a uno. Los asesinados tenían entre otros muchos balazos una “firma simbólica, un tiro en la barriga” para que no hubiese duda de quienes cometían los crímenes.

Las víctimas eran: El eminente médico tocólogo Eugenio Arbones Castellanzuelo, diputado socialista en las Cortes Constituyentes; Luis Bilbatúa Zubeldia, funcionario de telégrafos (mataron a 2 hermanos más, uno de ellos diputado a Cortes); Segundo Echegaray García, empresario (hijo del dueño de la isla de Toralla); El doctor Manuel Morgado, francmasón, alejado de la política. Abraham Muñoz Arconada, funcionario de prisiones; Inocencio Taboada Montoto, exportador de pescado. Marcial Araujo Conde, mecánico (asesinaron a 2 hermanos más. Uno de ellos apareció con la lengua cortada y metida en un bolsillo de la chaqueta).

El mismo día apareció en la carretera de Valladares otro grupo de 9 asesinados, simples afiliados a partidos de izquierda; – El 31 de diciembre, en Puenteareas, Teresa, capitán de la Guardia civil sacó de la cárcel a Javier Estévez Viana, sobrino de un diputado del Frente Popular, para asesinarle cerca del cementerio, habiéndole previamente golpeado de manera bestial; – Un grupo de 6 u 8 Republicanos de Lavadores estaban escondidos tras una casa. Los falangistas los localizaron pero lograron escapar. Encarcelaron al anciano de de 73 años, 2 hijas suyas y un muchacho de 14 años, e incendiaron la casa. El anciano apareció muerto en San Juan del Monte. Sus hijas siguieron encarceladas encintas, y en la prisión dieron a luz.

En Vigo fué asesinado también un hijo del diputado a Cortes Bruno Alonso. Había ido a Galicia como funcionario de la Campsa, su delito era ser hijo de su padre. Tras estar preso más de un mes los falangistas lo sacaron y lo mataron una madrugada; – De los miembros de la junta directiva de del Centro Cultural Deportivo de Lavadores no se salvó ni uno. A los que no condenaron los asesinaron de madrugada los falangistas sacándoles de las cárceles; – Enrique Blein Budiño había sido alcalde de Vigo durante la II República. Era presidente de los Amigos de la Unión Soviética y de Socorro Rojo Internacional. Republicano de raza, incapaz de acción violenta, las derechas le tenían gran inquina. Lo encarcelaron en Vigo, en un estado de salud tan precario que sus carceleros aceleraron su muerte mediante crueldades. Encarcelaron también a su esposa a la que humillaron vilmente encerrándola en inmundos retretes durante días enteros.

El pregonero de “El faro de Vigo” llamaba al periódico burlonamente “El mentideiro”, por las divulgaciones fascistas. Fue a la cárcel y tras 15 días le mataron una madrugada y lo arrojaron a la carretera de Cangas; – Jacobo Zbarsky Kuper, hijo del odontólogo pontevedrés el socialista Abraham Zbarsky Geller fue ejecutado por ser el jefe de las milicias organizadas para la defensa del Gobierno Civil pontevedrés. Abraham fue encarcelado, calificado de comunista, miembro del Socorro Rojo. Cuando era trasladado de prisión fue tiroteado a muerte con la excusa de que pretendía escaparse. Su cadáver apareció en el cementerio de San Mauro junto a otros 2 cuerpos, probablemente los de Ángel Agra Mondragón y Emilio Vilas Dávila.

Alberto Martínez Tiscar. Abogado, concejal monárquico en el ayuntamiento pontevedrés, centrista de Portela Valladares se rumoreaba que era masón. El 6 de septiembre de 1936 fue detenido en su casa de Covelo (Samieira) por un grupo de guardias civiles y falangistas y cívicos. Conducido a Pontevedra en una camioneta junto con otros detenidos, fueron torturados, paseados en las afueras de Bueu y fondeados en el mar; – Edelmiro Dios Vázquez, dirigente socialista, de la UGT y miembro del Socorro Rojo, detenido por falangistas junto a un compañero, fueron conducidos al cuartel del Campo da Feira donde los torturaron salvajemente. Su cadáver apareció en el cementerio de Bora; – José Mejuto Fernández, obrero metalúrgico, estudioso, casado y con una hija pequeñita, huyó a un pueblecito llamado Chapela. La Guardia civil se lo llevó detenido. Acusado de comunista fue fusilado en Pontevedra en julio de 1937 junto con José Meis Fernández, Francisco Varela Garrido, José Gallego Nogueira y Antonio Fernández Fernández. Su mujer y su hijita quedaron en la mayor miseria; – El teniente Santos buscaba al muchacho Domínguez, gravemente herido de un balazo en la Puerta del Sol cuando el golpe militar. Ya curado, su padre, hombre de orden, le convenció de que se entregase. Su cadáver apareció en el cementerio con los ojos saltados de 2 balazos.

Cuando iban a poner en libertad a un muchacho, el teniente Santos entraba en la cárcel: ¡Imposible¡ ¡Adentro otra vez! Lo volvieron a encarcelar y solo lo sacaron para matarlo; – Condenaron a muerte a otro muchacho de 20 años, rubio, bien plantado. Un cura le exhortó a que se pusiese a bien con Dios “porque de todas maneras lo iban a matar”. Para librarse del cruel cura el reo le dijo “Estoy dispuesto a confesarme pero sólo cuando me vayan a matar”. En el paredón le esperaba el cura esperaba al reo que le rechazó: “Déjeme morir en paz”. El cura chillaba como un energúmeno porque “le habían hecho levantarse de madrugada para nada”.

Juan Magdalena García, dirigente de la Federación Comarcal Agraria, tenía 36 años. Su cadáver apareció sobre unas zarzas en un camino que bordea la junquera de A Gándara (Lérez) tras haber sido sometido a salvajes torturas, lo mataron a machetazos, le cortaron los brazos y le metieron el pene en la boca; – Aurelio Torres Lorenzo “O Pacheco”, 35 años, dirigente del sindicato de la construcción. Delatado por un vecino, sufrió salvajes torturas, mutilación de los genitales, que estaban introducidos en su boca cuando apareció el cadáver el 23 de agosto en Carabelos (Mourente); – Faustino Gama Casalderrey, 27 años, de una familia de miembros del Partido Comunista, por lo que también sufrieron intensa represión. Propulsor del Socorro Rojo y organizador de las Juventudes deportistas. Se presentó al cura párroco y a un médico de la localidad para que lo avalase, sin embargo, al día siguiente, 29 de diciembre de 1936, Gama fue fusilado. Otros fusilados bajo esta modalidad fueron Gerardo Bao Rúa, jornalero de 28 años, y Antonio Calvar, de 22 años


Documentación original: La obra de Hernán Quijano: “Galicia Mártir, Episodios del Terror Blanco en las Provincias Gallegas“. Ediciones Neos, Buenos Aires, circa 1949. El terror fascista en Galicia. Associació per a la Memòria Històrica i Democràtica del Baix Llobregat. Cunetas sembradas de muerte. La represión extrajudicial en la comarca de Pontevedra, Xosé Álvarez Castro Historiador. Nomes e voces


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

Anuncios