VÍCTIMAS REPUBLICANAS del franquismo en Pontevedra. Parte 1, Crímenes sin cuento

Victimas del franquismo en Pontevedra, crimenes sin cuento word pressTras hacerse con el control de las ciudades y pueblos de la provincia, los franquistas arrancaron con los asesinatos. El primero que fusilaron en Vigo, el 5 de agosto, fué el tranviario comunista Manuel del Río, acusado de haber visitado Rusia en vacaciones. Los representantes Republicanos más destacados de Vigo fueron fusilados el 27 de agosto de 1936 tras Consejo de Guerra: El alcalde de Vigo Emilio Martínez Garrido, Enrique Heraclio Botana, Ubaldo Gil Santóstegui, Ignacio Fernández Seoane, Apolinar López Torres, Antonio Bilbatúa Zubeldia, Demetrio Bilbatúa Zubeldia, Ramón González Brunet, José Antela Conde, Manuel Rey Gómez, Enrique Blein Budiño y Pastor Rodríguez.

El tranviario Ramón Acuña y su hermana Consuelo fueron fusilados cuando los franquistas buscaban en su casa a los fugitivos, Gómez Corbacho y Méndez Montes, que resultaron muertos. A la mujer de uno de estos, Elvira Lodeiro, embarazada, la fusilaron unos días después. Ramón dejaba mujer y 9 hijos; – También asesinaron al tranviario Cruz, al metalúrgico Alfonso Pérez por hablar mal del fascismo; – Destrozaron el humilde menaje de 2 o 3 viviendas de la barriada deTeis al no encontrar izquierdistas, y asesinaron allí mismo a una infeliz mujer; – En Pontevedra asesinaron a Diego Álvarez Limeses sólo porque era rico y gozaba de gran popularidad; – En febrero cayó un grupo de 6 u 8 presos en la playa de Cesantes, Redondela: el periodista Manuel Lustres Rivas, hombre liberal, moderado, conservador, y Fráiz Castellanos, joven funcionario de Instrucción Pública, cuyo padre Víctor Fráiz fué también fusilado; – En los pueblos y aldeas el terror se ejercía ferozmente: El interventor de Puenteareas, Abelardo Amijeira, se escondió en una aldehuela, los aldeanos le delataron y los falangistas le mataron allí mismo.

El concejal del ayuntamiento de Vigo Antonio Carvallo, de izquierda republicana, consiguió huir a Portugal, la policía portuguesa le devolvió por Extremadura, y volvió escondido a un pueblecito de Orense. Un pariente cura le convenció de volver a Vigo, “puedes presentarte sin miedo. Son hombres rectos que hacen justicia”. Le mataron pora francmasón; – En Lavadores detuvieron a un viejo de 83 años junto con todos los varones de su familia, sus 2 hijos, su nieto y un sobrino. Su hijo Cosme, trabajaba afanosamente como maestro de escuela, albeitar y gaitero, para sacar adelante a su mujer paralítica y a sus 7 u 8 hijos. Fusilaron juntos a todos, el viejo sostenido ante el piquete por sus 2 hijos. Los fascistas abatieron de un solo golpe 3 generaciones de oscuros héroes de la libertad; ; – Fusilaron en Puenteareas junto a la pared de una casa de la Plazuela al hijo de una infeliz mujer que precisamente en aquella misma casa vivía.

El maestro de Nigrán, socialista, casado con hijos, se encerró en su escuela. La guardia civil se lo llevó a la carretera, se oyeron unas detonaciones. El cadáver del maestro yacía abandonado en una cuneta. La mujer del maestro preguntaba “¿No ha visto usted por aquí a mi marido? Los chicos le están esperando en la escuela”. La infeliz lo encontró “cara al sol”, eufemismo falangista para aludir a sus asesinatos; – Rosendo era un camarero socialista, escondido en su propio domicilio. Tras una delación los falangistas fueron a su casa y le encontraron en una excavación en el muro tras del lavabo. Le sacaron de allí y en presencia de su familia, le mataron; – “La Calesa” era una alegre muchacha vendedora de periódicos, una criatura crecida en el desamparo. Era “revolucionaria” y socialista. Unos falangistas se la llevaron violentamente a un cuartelillo, la humillaron y vejaron. Luego la mataron. La encontraron con los senos cortados.

El médico de Redondela Telmo Bernárdez, fue condenado a muerte por un Consejo de Guerra. Su pobre esposa emprendió humillantes gestiones para el indulto, reunió muchas firmas, pero Bernárdez fué fusilado, un hijo suyo de 22 años fué encarcelado. La mujer y 6 o 7 hijos, enfermos, desvalidos, quedaron como apestados en la España Nazional; – Andrés C. de Castro regresaba de Portugal por negocios particulares cuando la policía portuguesa le detuvo y lo puso en la frontera española junto con otros veintitantos fugitivos. Los fascistas habían tenido un serio revés de guerra, y a todos sin excepción los mataron en el mismo puente internacional de Tuy; – A Humberto Solleiros le condenaron a muerte en Consejo de Guerra porque era presidente del Centro Cultural Deportivo de Lavadores.

El gobernador civil de Pontevedra, Gonzalo Acosta Pan, el oficial de complemento Jacobo Sbarski y el secretario del partido galleguista Alejandro Bóveda, fueron inexorablemente fusilados. Asesinado también el joven gimnasta Benigno Rey, así como Darío Álvarez Limeses, hombre conservador, acaudalado y respetado; – Manuel Amoedo Nogueira, 24 años, cantero, dirigente de las juventudes unificadas y de las milicias antifascistas fue torturado y asesinado; – Ramón Meis, aserrador, socialista y dirigente agrario, sus asesinos lo enterraron con un brazo fuera de la sepultura. Su hija Otilia, de 24 años sufrió rapado y vejaciones.

Los falangistas utilizaban puñales como arma canalla. Muchos presos asesinados aparecían acuchillados, como Villoldo, el conserje de la Casa del Pueblo; – José Pintos Quinteiro, taxista y socialista, resistente al golpe militar, fue asesinado el 27 de agosto de 1936, su cadáver apareció el cementerio de San Mauro – Genaro Puga Sánchez, propietario de un comercio de muebles, 46 años. Su cadáver, lleno de pinchazos, con un tiro en la nuca con salida por un ojo apareció el 9 de agosto de 1936 en los límites de Bora y Mourente; El 13 de agosto de 1936, el falangista “capitán Bruno”localizó a Raimundo Rodríguez Neira que trataba de huir, pero fue introducido en un coche, su cadáver en la Cruz de Maceiras (Marín) con un tiro en la nuca.

Sigue en: Sacas y Paseos


Documentación original: La obra de Hernán Quijano: “Galicia Mártir, Episodios del Terror Blanco en las Provincias Gallegas“. Ediciones Neos, Buenos Aires, circa 1949. El terror fascista en Galicia. Associació per a la Memòria Històrica i Democràtica del Baix Llobregat. Cunetas sembradas de muerte. La represión extrajudicial en la comarca de Pontevedra, Xosé Álvarez Castro Historiador. Nomes e voces



Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

Anuncios